null: nullpx
Gerardo Ortiz

¿Abre la detención de Gerardo Ortiz la puerta a la censura en México?

Desde productores musicales hasta académicos alegan que el arresto del cantante por apología del delito lesiona la libertad de expresión en México.
19 Jul 2016 – 10:56 AM EDT

En México, el arresto del cantante Gerardo Ortiz por supuestamente hacer apología de la violencia con su música ha generado críticas de aquellos que alegan el derecho a la libertad de expresión.

Uno de los inconformes es el productor Omar Valenzuela, fundador junto a su hermano Adolfo de la firma Twiins Enterprises, que creó el llamado “movimiento alterado” en Sinaloa, cuyo principal exponente es Alfredo Ríos, El Komander.

“A nosotros no nos han dejado presentar a El Komader en algunos estados, consideramos que se ha estado violando el derecho a la libertad de expresión. Vivimos en una sociedad hipócrita, porque esos mismos funcionarios al final del día, en la borrachera, están cantando las canciones y los corridos de nuestros artistas. Y no sólo defendemos la libertad de expresión para la letra de una canción, sino para lo que sea: un discurso, en una columna… todo”, dijo Valenzuela a Univision Noticias.

Y agregó: “Hay muchos problemas en México y esto (la detención de Gerardo Ortiz) es un cortinón para desviar la atención”, aseguró el integrante de la dupla llamada Los Twiins Valenzuela, la cual ha producido a la Banda El Recodo, Thalía, Paulina Rubio, Jenni Rivera, Calle 13, entre otros.

El productor sostuvo que los narcocorridos no hacen apología de la violencia, sino que narran historias –reales o ficticias- con las cuales el público se identifica, pues en su opinión, la música y el discurso de las nuevas generaciones han cambiado. “Los jóvenes ya no identifican con los corridos de Los Tigres del Norte, a quienes también intentaron censurarlos en su tiempo”, explicó Valenzuela.

“Podría haber censura, del gobierno mexicano puedes esperar cualquier cosa. Esto no pasa en otros países. Lo que están provocando es que la gente se vaya a trabajar a otros lados. Bendito sea Dios que artistas como ellos (de narcocorridos) tienen una plataforma abierta en Estados Unidos y el mercado en Latinoamérica ya se abrió: en Nicaragua, Honduras, Colombia… La gente con el internet ha conocido este tipo de géneros y les gusta”, dijo Valenzuela a Univision Noticias.

Al ser cuestionado sobre si los corridos que produce son patrocinados por cárteles de la droga, Valenzuela negó cualquier relación, aunque dijo: “Los autores, o sea, los que escriben estos corridos, dicen tener el permiso o dicen pedir permiso con esa gente (personas del crimen organizado). Yo la verdad lo dudo, porque esa gente está ocupada en sus negocios, yo no creo que tengan tiempo de andar escuchando rolas o dando permisos”.

La polémica del video

La madrugada del pasado domingo, la Policía Federal del estado de Jalisco detuvo al cantante Gerardo Ortiz, quien tenía una orden de aprehensión en su contra por apología del delito en relación con el polémico video ‘Fuiste mía’, que contiene escenas de violencia contra la mujer. Horas después quedó en libertad tras pagar una fianza de 50,000 pesos (alrededor de 2,700 dólares).



En marzo, organizaciones civiles y usuarios de redes sociales pidieron bajar de YouTube el videclip de Ortiz, argumentando que ese tipo de contenido ‘normaliza’ la violencia contra las mujeres y propicia la aceptación de ese tipo de conductas.

La puerta para el control

Rubén Darío Vázquez, académico de la UNAM y de la Universidad Iberoamericana (UIA), y experto en tecnologías de la información, explicó a Univision Noticias que es preocupante que el gobierno haya detenido a Gerardo Ortiz por considerar que su música hace apología de la violencia, pues no sólo se trata de un tema musical, sino de libertad de expresión.

“Sabemos que hay temas sensibles en la sociedad mexicana, sabemos que existe Ecatepec, con el primer lugar homicidios de mujeres, sabemos que hay desigualdad, y estos temas en redes sociales son políticamente incorrectos; el gobierno quiso dar un ejemplo, y usó un argumento políticamente correcto para censurar el contenido de una canción que evidentemente muestra violencia. Lo grave, es que esto abre la puerta para que en un futuro, con esta bandera, se pueda censurar lo que sea: memes, literatura, periodismo”, opinó Vázquez.

“En lugar de que una persona tome la decisión de qué ver o qué no ver, el Estado es quien está decidiendo. Es un Estado que quiere tratarnos como menores de edad, donde no tenemos la responsabilidad o inteligencia para elegir. Es claro que hay un retroceso en las libertades, pues cuando hablamos de cultura, que es lo que nos da identidad, incluimos lo bueno y lo malo. En la sociedad hay muchos puntos de vista y cuando tú censuras algo, entonces impones”, detalló el catedrático, quien agregó que si el gobierno sigue en esa lógica, también debería censurar programas de televisión como El Chavo del 8, “donde hay golpes, violencia de género y bullying”.

“La violencia de género no recae en un video, el video es un resultado de cómo la gente se está viendo. En todo caso, le correspondería al Estado, por medio de programas de orientación, hacer ver que el papel de las mujeres y de los hombres no es ése que se ve en el video. Pero no corresponde educar a YouTube, ni al cantante, ni a quien hizo el video”, puntualizó Rubén Darío Vázquez.

Publicidad