Paul McCartney tocó ‘Give Peace a Chance’ con Neil Young y el mundo ya es un lugar mejor

He aquí el momento más mágico de Desert Trip.
9 Oct 2016 – 7:32 AM EDT

Sin duda, este será el evento más significativo del Desert Trip.

Sir Paul McCartney apareció encantado de la vida de regresar a Coachella después de siete años. Con su mítico bajo, dos guitarras a sus costados y un baterista bestial que le ayudaba con los coros, el Beatle hizo sonar ‘A Hard Day’s Night’. Es increíble la felicidad que le causa a la gente escuchar ese corte. Todos los asistentes se agitaban y se despegaban de suelo en un éxtasis casi inocente.

Muy carismático, McCartney bromeó con el público entre ‘Jet’, ‘Can’t Buy Me Love’, ‘Letting Go’ y ‘Day Tripper’. El único cambio de vestuario en su show fue cuando elegantemente aventó su saco al brazo de su asistente y se colgó una guitarra colorida para interpretar ‘Purple Haze’, un clásico de Jimmy Hendrix, nomás porque puede.


Después de haber cantado hasta su colaboración con Rihanna y Kanye West, ‘FourFiveSeconds’, Paul se detuvo a invitar a un chico que quiere mucho y que compuso la siguiente canción. “Hola baby”, saludó a Neil Young mientras el hombre de la guitarra más poderosa de Desert Trip se acomodaba a su lado.

Juntos, en una apología por la paz y superando cualquier expectativa de los momentos mágicos que imaginábamos, tocaron ‘A Day In the Life’, ‘Give Peace a Chance’ y una versión de ‘Why Don’t We Do It On The Road?’.

Este gesto del ex Beatle no solo fue un acto de alcurnia escénica, sino un recordatorio de que lo que él hace es repartir amor.

Tienes que ver las fotos de Paul McCartney y Neil Young en el segundo día de Desert Trip

Loading
Cargando galería
Publicidad