null: nullpx
Rock Clásico

Dos años después, el padre de un estudiante de Ayotzinapa recuerda a su hijo con Queen y John Lennon

Antonio Tizapa nos cuenta sobre la relación especial que él y su hijo tenían gracias a la música.
26 Sep 2016 – 2:30 PM EDT

Antonio Tizapa recuerda con dolor un día de noviembre de 1999, cuando su familia lo acompañó a tomar un camión en Tixtla, Guerrero. Este era el primer paso que tomaría para cruzar la frontera con Estados Unidos. Su meta, como la de la mayoría de los inmigrantes latinos, era ganar dinero de una manera honrada para sacar a sus hijos adelante.

Durante los años que habían estado separados, Antonio y su familia se mantuvieron en contacto a través de fotografías y cartas. Pero con su hijo Jorge, quien tenía cinco años cuando Antonio emigró a Nueva York, era diferente: “Recuerdo cuando él tenía unos siete años; me ponía música en una grabadora”, me contó Tizapa en una entrevista en Nueva York. “Le gustaba mucho la canción que dice ‘ Quiero ser como mi papá’, [de Topo Gigio]. Es música infantil”.

Antonio escuchó a su hijo crecer a través del teléfono conforme pasaron los años. Ya de adolescente, Jorge escuchaba música banda y grupera, de cantantes como la Banda MS y Espinoza Paz. Se mantenía en contacto con su papá por celular y Whatsapp.

Mientras que Antonio trabajaba de plomero en Brooklyn y enviaba dinero a su familia en Tixla, Guerrero, su hijo Jorge Antonio había terminado la preparatoria y, tras ser conductor de camiones por un tiempo, acababa de entrar a estudiar para ser maestro en la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en el estado de Guerrero.

Sin embargo, todo cambió la noche del 26 de septiembre de 2014: un mes después de entrar a clases, su hijo había desaparecido junto con 42 compañeros más. La policía se los había llevado y, dos años después, todavía no se sabe qué le pasó a los estudiantes.


Horas antes de asistir a la marcha que conmemorará el segundo aniversario de la desaparición de su hijo, el 26 de septiembre, Antonio habló de las canciones que le hacían recordar a Jorge. Una de ellas es ‘We Are The Champions’, de Queen. “Me tocó vivir esa época cuando estaba la música disco. Tenía unos primos que estudiaron en Ayotzinapa y a veces íbamos al comedor y escuchábamos esa música”, dijo. “Yo sé que no le guste quizás, pero en lo personal así me acuerdo de él [Jorge Antonio]”, explicó, pues a su hijo no le gustaba mucho el rock.

También resuena en Antonio uno de los himnos más grandes de John Lennon: ‘Imagine’. Cuenta que una vez, caminando en Central Park, llegó al círculo que conmemora al cantante de los Beatles y, conmovido por un músico que estaba tocando ahí, grabó la canción en su celular y dijo unas palabras. “Estaba cantando un señor con una guitarra y te sientes mal con todo esto. Te pone a pensar en todo lo que está pasando en el mundo: las injusticias, las guerras... De cierta forma, esa canción manda ahora. Te acuerdas mucho”, dijo.


Los ojos cafés de Antonio suelen tener una mirada sombría. El padre de familia dedica la mayor parte de su tiempo en actividades para encontrar a su hijo, ya sea en protestas, entrevistas, reuniones con la comunidad mexicana de Nueva York y, sobre todo, corriendo maratones con un grupo que él fundó llamado Running for Ayotzinapa. Este año, correrá por segunda ocasión el Maratón de Nueva York, para difundir el caso de manera internacional y pedir justicia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Más contenido de tu interés