Incendios

Incendio en el condado de Los Ángeles destruye rancho y deja calcinados 29 caballos

Las llamas del fuego Creek que avanza en la zona de Sylmar, en el Valle de San Fernando, continúan su racha de devastación. Este miércoles se dio a conocer que han calcinado 12,605 acres de terreno y destruyeron un centro ecuestre donde murieron quemados 29 equinos.

LOS ÁNGELES, California. – Autoridades del Departamento de Bomberos del condado de Los Ángeles continúan sus esfuerzos para sofocar el incendio Creek, que ha obligado a la evacuación de 110,000 personas y ha consumido 12,605 acres de terreno en la zona de Sylmar. El gobernador Jerry Brown declaró en la tarde del martes el estado de emergencia en este condado para movilizar los recursos.

El llamado fuego Creek se reportó la madrugada del martes y se propagó rápidamente, impulsado por los fuertes vientos de Santa Ana. Pese a los esfuerzos de los bomberos que llevan tres días combatiendo el voraz siniestro, su nivel de contención alcanza el 10%.

Esta región del Valle de San Fernando ha estado bajo alerta de bandera roja desde el lunes por los estragos que pueden ocasionar las fuertes ráfagas de viento.

El miércoles el saldo de daños materiales registró un lamentable aumento con la noticia de que las llamas alcanzaron las instalaciones del Rancho Padilla, un centro ecuestre que albergaba 60 caballos. Los dueños del lugar fueron obligados a evacuar en la madrugada y a consecuencia del veloz avance del fuego tuvieron que dejar a los equinos es sus puestos. Al retornar al sitio encontraron daños en sus terrenos y el triste hallazgo de los restos carbonizados de 29 caballos.

"Las estructuras pueden ser reconstruidas, pero la vida de los caballos no. Esa es mi mayor angustia", expresó Patricia Padilla, miembro de la familia que ha administrado el rancho por más de 20 años, en una entrevista con Los Ángeles Times.

De acuerdo con las autoridades, las llamas han consumido 12,605 acres y han destruido 30 estructuras. Además, siguen en pie las órdenes de evacuación obligatorias que han impactado a 110,000 residentes de Sylmar, una vecindad situada 29 millas al norte de la ciudad de Los Ángeles.

El miércoles también se suspendió el cierre de la autopista 210, que se mantuvo clausurada durante la jornada del martes. Oficiales de Caltrans y la Patrulla de Carreteras de California (CPH) advirtieron que aunque la ruta está abierta, no todas las salidas están disponibles.


Seis albergues han sido habilitados para hospedar a los evacuados, incluyendo centros que reciben mascotas y otros animales. Oficiales del Departamento de Bomberos de Los Ángeles (LAFD) verificaron que 30 estructuras han sido dañadas por el fuego. La línea teléfonica (626) 574-5208 está disponible para asistir a los afectados por el fuego Creek.

Asimismo, la dependencia precisó que tres bomberos sufrieron lesiones y tuvieron que ser hospitalizados. Todos se encuentran en condición estable y se anticipa que sean dados de alta esta tarde o el jueves.

Por su parte, Mike Feuer, el fiscal de la ciudad de Los Ángeles, recordó a los dueños de negocios que es un delito aumentar los precios de comestibles, gasolina y otros productos durante una catástrofe como la que azota el sur de California.


Debido al rápido avance de las llamas y las inclemencias del clima, las autoridades han indicado que las evacuaciones podrían extenderse hasta la tarde del jueves y solicitaron a los habitantes mantenerse atentos a nuevos avisos.

El operativo para controlar el incendio Creek cuenta con el apoyo de varias agencias del orden incluyendo agentes de la Policía de Los Ángeles (LAPD) y miembros del Departamento del Sheriff (LASD).

El alcalde Eric Garcetti señaló que se anticipan fuertes vientos y poca humedad en lo que resta de la semana, lo cual podría complicar los esfuerzos para sofocar las llamas de los incendios en la región. Dichas condiciones también dificultan los operativos aéreos por parte de los equipos de bomberos.

"Es extremadamente difícil. Estamos persiguiendo el fuego", resaltó un portavoz de los bomberos en torno a los retos que enfrentan debido a las fuertes ráfagas, que a su vez dispersan brasas y pueden aumentar el tamaño del fuego.


El incendio en Sylmar es tan solo uno de los varios que combaten los bomberos en el sur de California.

Centenares de rescatistas luchan desde el lunes en la noche contra el fuego Thomas en el condado de Ventura. En lo que va de la jornada, las llamas han calcinado 96,000 acres y destruido 150 estructuras.

En fotos: Voraces incendios en el sur de California amenazan al condado de Los Ángeles

Loading
Cargando galería