null: nullpx
Incendios

Deliberaciones del caso ‘Ghost Ship’ comenzarán desde cero tras el reemplazo de tres jurados

Derick Almena, director creativo del almacén convertido en vivienda, y Max Harris, administrador del inmueble, enfrentan 36 cargos de homicidio en segundo grado, uno por cada uno de los fallecidos en el siniestro.
19 Ago 2019 – 6:27 PM EDT

OAKLAND, California. – La jueza encargada del juicio por el incendio ‘Ghost Ship’ de Oakland reemplazó este lunes a tres miembros del jurado y ordenó que las deliberaciones, que entraban en su décimo día, volvieran a empezar desde cero, evitando así que se declarara un juicio nulo.

La magistrada Trina Thompson no ofreció los motivos del reemplazo, pero medios locales reportan que se trata de tres mujeres que aparentemente incurrieron en mala conducta. Desde el pasado 31 de julio, un jurado compuesto por nueve mujeres y tres hombres intentaba determinar si los acusados incurrieron en negligencia criminal.

Derick Almena, director creativo del almacén convertido en vivienda, y Max Harris, administrador del mismo, enfrentan cargos de homicidio involuntario -uno por cada víctima- por el fallecimiento de 36 personas durante el incendio en la bodega ‘Ghost Ship’ de Oakland.

Desde esta mañana, los miembros del jurado fueron llamados uno a uno para sostener reuniones a puerta cerrada con la jueza Thompson, quien este lunes emitió una orden judicial para que los involucrados en el caso no hablen con los medios de comunicación. Recordó además que el panel que conforma el jurado tiene prohibido usar sus teléfonos celulares o tener acceso a internet durante las deliberaciones.

El incendio más letal en la historia de Oakland se originó el 2 de diciembre de 2016 alrededor de las 11:20 pm. Al momento del fuego, unas 100 personas se encontraban dentro de la estructura de dos niveles que había sido convertida en un colectivo artístico, y en la que no eran raras las fiestas o eventos musicales. La gran mayoría de los asistentes lograron escapar ilesos, pero un total de 36 personas fallecieron debido a la inhalación de humo, según detalla un reporte de las agencias que investigaron el siniestro.

Las causas del incendio jamás se pudieron determinar debido a los daños que dejaron las llamas, pero los Fiscales del condado de Alameda señalaron a Almena y Harris como los responsables de crear “una situación peligrosa” por incurrir en múltiples violaciones a los códigos de construcción de Oakland, incluidas instalaciones eléctricas deficientes y no contar con permisos para realizar eventos.

El día de la tragedia, unos 50 bomberos de distintas brigadas lucharon contra las llamas por casi 5 horas hasta lograr sofocar el incendio, pero no fue sino hasta dos días después cuando las autoridades consiguieron recuperar los cuerpos de las 36 víctimas mortales, la mayoría residentes de Oakland y el este de la Bahía. Posteriormente se informó que entre los fallecidos había un menor de 17 años.

En fotos: así era por dentro la bodega 'Ghost Ship' antes del incendio que cobró la vida de 36 personas

Loading
Cargando galería

Historia de irregularidades

Ubicada en el 1305 de la Avenida 31, justo en el corazón del barrio latino de Oakland conocido como Fruitvale, la bodega ‘Ghost Ship’ no era ajena a las autoridades de la ciudad. Varias investigaciones periodísticas publicadas en los días posteriores al incendio dieron cuenta las múltiples irregularidades que habían sido encontradas en el almacén, así como de la inacción de la Municipalidad.

Desde 1998, el Ayuntamiento había recibido por lo menos 10 quejas formales sobre la estructura a cerca de desechos peligrosos y escombros en sus alrededores, mientras que el Director de Planeación de la ciudad aceptó que el almacén no había sido sujeto a una inspección formal desde hace tres décadas. La falta de supervisión permitió que Derick Almena, el principal arrendatario desde el 2013, convirtiera el ‘Ghost Ship’ en un colectivo artístico sin regulación alguna.

Los registros de propiedad no permitían que la estructura fuera utilizada como vivienda. Sin embargo, Almena no solo vivía en el lugar con su esposa y sus tres hijos en el segundo piso de la bodega, sino que rentaba cuartos improvisados a entre 18 y 25 personas que habitaban el primer nivel. Varios de los residentes describieron el lugar como “un verdadero laberinto”.

El oficial de la policía de Oakland, Moises Palanco, respondió a una queja en el ‘Ghost Ship’ en el 2015. En el video de la cámara de seguridad montada en su uniforme -obtenido por la organización Bay Area News Group- se le escucha hablar con otro oficial sobre cableado eléctrico expuesto y escaleras mal construidas. “Esto parece una chimenea gigante”, dijo en referencia a los múltiples riesgos de incendio que encontró en el lugar.

El espacio no contaba con detectores de humo ni alarmas contra incendios y las escaleras que llevaban al segundo piso violaban todos los códigos de construcción, pero todo indica que esos reportes llegaron a oídos sordos, porque los administradores siguieron adelante acondicionando la bodega como un espacio de vivienda improvisado, con instalaciones eléctricas deficientes y realizando múltiples fiestas sin contar con los permisos correspondientes.

Más del tema:


RELACIONADOS:IncendiosCalifornia

Más contenido de tu interés