null: nullpx
Medio Ambiente

Residentes de la frontera texana se oponen a basurero para desechos industriales

Temen que el depósito, que podría recibir unas 750 toneladas diarias de desperdicios, convierta a su comunidad en un vertedero de residuos tóxicos de todo el país y México.
3 Ago 2016 – 11:45 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Fotografía con fines ilustrativos. Crédito: Getty Images

Cientos de residentes de la comunidad fronteriza de Laredo, Texas, han firmado una petición en contra de la propuesta para construir, 30 kilómetros al este de esa ciudad, uno de los mayores basureros de residuos industriales del estado.

Organizados en el grupo Citizens Against Laredo Landfill (Ciudadanos contra el basurero de Laredo), los opositores al depósito reunieron miles de firmas de residentes y obtuvieron el apoyo del gobierno de la ciudad y de la Junta de Comisionados del condado de Webb.

Los miembros del grupo temen que el depósito, que podría recibir unas 750 toneladas diarias de desperdicios, convierta a su comunidad en un vertedero de residuos tóxicos de todo el país y México.

El empresario Carlos “CY” Benavides III ha solicitado, a través de la compañía R ancho Viejo Waste Management LLC, a la Comisión de Calidad Ambiental de Texas (TCEQ) un permiso para construir un basurero industrial en una superficie de 270 hectáreas.

La solicitud pide se le autorice la construcción de un basurero Clase 1 de Residuos Industriales, que el estado considera tóxicos, pero no peligrosos.

Este tipo de residuos incluye cenizas de carbón de las centrales eléctricas, la arena residual y los desechos líquidos de la producción de petróleo y gas, incluyendo la fractura hidráulica.

De acuerdo con la TCEQ, los tóxicos en estos materiales podrían resultar peligrosos en los niveles superiores, pero en una escala más pequeña no suponen una amenaza para la salud pública o el medio ambiente.

El depósito, que se denominaría Pescadito Environmental Resource Center (Centro de Recurso Ambiental Pescadito), sería uno de los siete basureros de mayor capacidad en Texas y tendría capacidad para aceptar residuos y desechos tóxicos de todo Texas, otras entidades y México.

La instalación tendría tres veces el tamaño promedio de un basurero de Texas, según un informe de la TCEQ.

La Comisión de Calidad Ambiental de Texas ya otorgó una aprobación provisional al proyecto y está considerando realizar una serie de audiencias públicas, antes de emitir una consideración final.

Una petición de opositores al proyecto, colocada en el sitio “Moveon.org”, había sido firmada hasta este martes por dos mil 444 residentes de Laredo.

“El propuesto basurero Pescadito, traerá al condado de Webb residuos industriales, de demolición y otros que son tóxicos, por ferrocarril y camión, de las industrias dentro de un radio de 800 millas (mil 280 kilómetros)”, advierte la petición.

“Pescadito también aceptará residuos industriales de maquiladoras, que serán transportadas por ferrocarril desde México, que ni siquiera serán inspeccionados hasta que ya hayan cruzado el Río Bravo”, agregó.

El regidor en el ayuntamiento de Laredo, George Altgelt, quien en mayo pasado promovió la aprobación de una resolución en contra del basurero, calificó el proyecto como un caso de racismo institucional y ambiental.

El desarrollador Carlos “CY” Benavides ha reiterado a las autoridades municipales que el depósito será seguro y ha señalado que un número de geólogos han certificado que la piedra y la arcilla que componen la zona lo convierten en un sitio ideal para albergar de forma segura los residuos durante décadas.

Férrea oposición

Según el TexasTribune.com oponentes al relleno sanitario afirman que propone su construcción cerca de una comunidad pobre, hispana en su mayoría no es una coincidencia.

"Si hubiera gente blanca aquí, no se opondrían a su construcción", dijo Jaime Obregón, promotor comunitario contra el basurero.

Pero Carlos “CY” Benavides III dice que esos argumentos de racismo carecen de fundamento, porque él tambien es hispano.

El empresario afirma que dos de sus basureros que ha construido en el condado Weeb están mucho más cerca de zonas residenciales y no hay ningún tipo de problema. ''La ciudad ni siquiera se ve desde el sitio donde planeamos construir este vertedero'', especificó Benavides.

Pero Elva Jordan, un miembro del grupo comunitario Citizens Against Laredo Landfill dijo: "No es lo mismo. Vertederos que están más cerca de la ciudad sirven a las necesidades de la ciudad, y no toman residuos industriales como este que están proponiendo".

''Incluso si los residuos no se almacenan en Laredo, pasará a través de carreteras y vías férreas. Los derrames y accidentes podrían liberar los desechos tóxicos dentro de límites de la ciudad'' precisó Jordan.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés