Inmigración

Dos inmigrantes fueron mordidos por murciélagos en un centro de detención de ICE en Texas

Una de las víctimas, Yonathan Morales, contó a su abogada que el sitio está lleno de murciélagos y que los guardias han llegado a decirles a los detenidos que maten a los animales para botarlos inmediatamente. No está claro si el que mordió a Morales estaba infectado con rabia o no.
11 Mar 2018 – 6:45 PM EDT

Dos inmigrantes recluidos un centro de detención del sur de Texas sufrieron mordeduras de murciélagos a principios de esta semana. Ambos están recibiendo tratamiento "por si acaso el murciélago estaba infectado con rabia", dijo Laura Figueroa, abogada de uno de los inmigrantes.

Figueroa relató que su cliente Yonathan Eduardo Morales Galviz, fue mordido por el murciélago alrededor de la 1:00 am del domingo en el Centro de Detención Río Grande en el condado de Webb. Dijo que el hombre fue llevado al hospital la madrugada de ese mismo día, y luego regresó al retén.

Sobre el segundo caso, Figueroa dijo que habló con los familiares y confirmó lo que sucedió.

El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) también confirmó el incidente a Univision Noticias en un comunicado: "Dos detenidos de ICE en el complejo de detención Río Grande en Laredo, Texas, fueron mordidos por un murciélago que habían capturado en la instalación. Los detenidos fueron evaluados y tratados por proveedores médicos autorizados. El área donde se encontró el murciélago fue evacuada temporalmente, y la instalación se encuentra actualmente en un plan de inspección y reducción completo que es consistente con las protecciones estatales y federales".

Morales, quien es originario de Venezuela, fue detenido en Texas después de buscar asilo en el puerto de entrada de Laredo, y permanece en ese centro desde diciembre.

Según la declaración de Figueroa, Morales contó que hay varios murciélagos en el centro de detención y que los guardias han llegado a decirles a los detenidos que maten a los animales, y les avisen cuando lo hagan para botar inmediatamente los murciélagos muertos. Por esta razón, no está claro si el que mordió a Morales estaba infectado o no.

"El animal fue tirado y cuando fueron a buscarlo, ya era demasiado tarde para analizarlo en busca de la rabia", dijo Figueroa.


El tratamiento de Morales estaba previsto para comenzar el jueves, pero se retrasó varios días porque le faltaba una vacuna. La otra víctima sí recibió tratamiento preventivo desde jueves.

El único síntoma que ha tenido Morales es dolor de cabeza, pero de acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) los signos de rabia pueden tardar semanas, o incluso meses, en manifestarse en una persona que haya sido mordida por un animal infectado.

La abogada dijo Morales asegura que el problema con los murciélagos existía años antes de que fuera mordido. Declaró que otro cliente le explicó que hay un hueco en el techo por donde entran los murciélagos y otras criaturas.

Sin embargo, la abogada dijo que el centro de ICE insiste en que la mordedura a su cliente era un incidente aislado y que había "un murciélago".

El Grupo GEO, operador de las instalaciones de la cárcel, reconoció el incidente y dijo que la compañía estaba trabajando en las mejoras necesarias. "El fin de semana pasado un murciélago entró a una de las unidades de vivienda en el Centro de Detención de Río Grande", dijo en un correo electrónico Pablo E. Páez, vicepresidente ejecutivo de relaciones corporativas del Grupo GEO.

"Se ha proporcionado tratamiento médico a dos detenidos que recibieron picaduras de murciélago, y ya se están haciendo mejoras en los aleros de todos los edificios para garantizar que no ocurran en el futuro", prosiguió.

La abogada de Morales dijo que su cliente temía que la denuncia de los murciélagos afectara negativamente su caso migratorio. "Yo le aseguré que una cosa no tenía que ver con la otra, son asuntos separados, pero varios detenidos tienen temor y no denuncian la situación de los animales", explicó Figueroa.

Las muertes por rabia en EEUU son raras, según los CDC. Entre 2008 y 2017, solo se han reportado 23 casos, y el número de muertes atribuidas a la enfermedad ha disminuido desde la década de 1970, según la agencia. La mayoría de los hospedadores de rabia son carnívoros salvajes y murciélagos.

El CDC también señala que se han reportado casos previos de rabia en la parte específica del sur de Texas donde se encuentra este centro de detención.

En fotos: La vida en el centro de detención de inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónLocal

Más contenido de tu interés