Huracán María

Un huracán "bestial" golpea a San Juan y el ruido es estremecedor

Los ciudadanos están impresionados y temerosos con el ciclón que entró a la isla por el sureste con vientos de 155 mph mostrando toda su fuerza destructiva.
20 Sep 2017 – 9:07 AM EDT

Residentes en la capital de Puerto Rico dijeron estar impresionados con la potencia del huracán María, que el miércoles por la mañana tocó tierra por el sureste de la isla y sus vientos ya azotan el área metropolitana de San Juan, un área bajo advertencia de vientos extremos.

“Bestial, descomunal”, fue el escenario que describió Abelardo Colón, un estudiante que convalece en un hospital de Bayamón, municipio aledaño a San Juan, tras haberse sometido a una operación de emergencia el miércoles, en la víspera del huracán.

“Se escuchan la planchas de zinc saliéndose y chocando”, dijo Colón, quien aclaró que el hospital está funcionando normalmente y se siente seguro.

Colón dijo que evacuaron un piso del hospital y que hay ventanas averiadas como la de su cuarto que filtra agua.

Por su parte, el abogado Manuel Rodríguez Banchs, residente en un piso 19 de un edificio en Hato Rey, barrio de San Juan, describió una escena insoportable en su apartamento que aunque está cubierto con protectores de tormentas, deja filtrar agua por las planchas de aluminio y las ventanas de vidrio.

En fotos: Así golpeó el poderoso huracán María a Puerto Rico

Loading
Cargando galería


"Se escucha el viento triturar los vidrios de las ventanas de otros pisos que se han ido rompiendo. Nunca antes había visto cosa igual”, dijo Rodríguez Banchs.

“El edificio se estremece y la presión en los oídos es insoportable. El ruido constante del viento da la impresión de que despegan aviones ultrasónicos. Las ventanas de la sala del apartamento se despegaron, están a punto de caerse. El apartamento está inundado de rabo a cabo. No hay energía eléctrica y el agua acaba de irse”, agregó el abogado, quien permanece en su apartamento aguantando la tormenta.

Puerto Rico no vive algo así desde hace décadas. El propio gobernador Ricardo Roselló, aseguró que se trata de la tormenta del siglo. Sus poderosos vientos de 155 millas por hora solo igualan al huracán San Felipe de 1928.

La isla está en estos momentos en un estado de trance. Todos sus habitantes están bajo una estructura, sea su propia vivienda o refugios habilitados.

Llega pocos días después de que Irma diera el primer aviso de una temporada de huracanes extremadamente activa. Aunque no tocó tierra en Puerto Rico su paso por el norte dejó inundaciones y a cientos de miles sin elñectricidad.

El escenario que se espera tras el paso de María luce mucho peor.

Más contenido de tu interés