null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Revelan resultados de pruebas de ADN postsentencia en el caso de mujer asesinada junto a sus hijos en Trujillo Alto en 1989

Este es el segundo caso de convictos que piden pruebas de ADN. El resultado confirma que no se halló presencia genética de un tercero en la escena que pudiera favorecer la teoría de los imputados, de que fueron otros los asesinos de la mujer.
28 Sep 2016 – 5:09 PM EDT

SAN JUAN, Puerto Rico.- El jefe de los fiscales, José B. Capó Rivera, anunció que los resultados de las pruebas de ADN mitocondrial realizadas a los vellos que se hallaron en el cuerpo de Haydée Maymí Rodríguez, asesinada junto a sus hijos en Trujillo Alto el pasado 26 de junio de 1989, confirmaron que le pertenecían a la mujer.

Los resultados fueron entregados a las partes en la tarde del miércoles por personal del laboratorio de ADN del Instituto de Ciencias Forenses (ICF).

A pesar de que el Ministerio Público no utilizó esa prueba durante el juicio para inculpar a los imputados, la fiscalía accedió a la realización de las pruebas tras la solicitud de la defensa en mayo del presente año.

El resultado confirma que no se halló presencia genética de un tercero en la escena que pudiera favorecer la teoría de los imputados, de que fueron otros los asesinos de la mujer. Durante el juicio se ventiló el testimonio directo de dos personas que al momento no se han retractado y le merecieron credibilidad al jurado durante el juicio. Esos testimonios, de quienes presenciaron el ataque que deparó en la muerte de estas tres personas, constituyen prueba directa e independiente a los análisis científicos realizados.

El proceso de análisis consistió en la comparación de los vellos púbicos de Haydeé Maymí con las muestras de sangre de la mujer que se encontraban en el ICF, las cuales contienen su perfil genético, a los fines de determinar si éstos le pertenecían o no.

Antonio Ramos Cruz, representado por el Proyecto Inocencia y Juan Carlos Meléndez Serrano, por derecho propio, solicitaron la realización de una prueba de ADN al amparo de la Ley Núm. 246 del 29 de diciembre de 2015, conocida como la “Ley de Análisis de ADN Post Sentencia”.

Para el año 2011 los convictos solicitaron la celebración de un nuevo juicio basado en supuesta prueba pericial (ADN) que no estaba disponible al momento del juicio en el 1992. Éstos alegaron que un pelo que fue encontrado en un abrigo en uno de los cuartos de la residencia y tres vellos púbicos levantado de la ropa interior de Maymí no eran de ellos y le podría pertenecer a una tercera persona.

Durante la celebración de la vista de solicitud de un nuevo juicio en 2011, la defensa presentó prueba que en efecto confirmaba que los referidos pelos no le pertenecían a los convictos. Sin embargo, a preguntas del Ministerio Público se estableció que esa prueba por sí sola no cumplía con la norma de derecho para autorizar la celebración de un nuevo juicio. Así lo estableció el Tribunal Supremo de Puerto Rico cuando resolvió el caso Pueblo v. Marcano Parrilla II. Además, el Tribunal de Primera Instancia de Carolina en 2011 no pudo concluir pero sí inferir que los vellos púbicos encontrados eran de la misma occisa, pues en aquel entonces los pelos encontrados no fueron comparados con los de las víctimas para conocer si les pertenecían. La solicitud de nuevo juicio fue declarada no ha lugar y esa determinación no fue apelada.

Por otro lado, el Tribunal Supremo Federal, en el caso District Attorney’s Office v. Osborne en 2009, estableció que en casos donde exista otra evidencia incriminatoria y una explicación para el resultado de la prueba de ADN, la ciencia por sí sola no podrá probar la inocencia del convicto. De igual manera, estableció que por el hecho de existir nuevas tecnologías no disponibles al momento del juicio, esto no significa que la convicción criminal sea puesta en duda.

Hay vista de estatus señalada para el próximo 13 de octubre a las 2:00 p. m. en el Tribunal de Primera Instancia de Carolina.

Otro caso similar

Según explicó la licenciada Vanessa Mullet del Proyecto Inocencia, ley que tiene como propósito identificar casos de personas que se encuentran injustamente condenadas en Puerto Rico y darles la oportunidad de demostrar su inocencia, este caso es muy similar al de los '3 inocentes de Aguada' cuyo caso fue archivado el martes.

Los tres hombres pasaron más de 20 años en la cárcel tras ser acusados por el asesinato de la modelo Glorimar Pérez Santiago. Ayer se archivt el caso devolviéndole la libertad.

El asesinato de Pérez Santiago fue el 30 de julio de 1988 y Nelson Ortiz, Nelson Ruiz y José Caro acusados del asesinato de la joven, alcanzaron a cumplir 22 años de la pena: cadena perpetua por el asesinato, sentencia a la que habían apelado tras solicitar en dos oportunidades la celebración de un nuevo juicio, lo que ocurrió tras las pruebas de ADN que exculparon al trío.

Mullet explica que este caso es uno histórico para Puerto Rico por ser el primero en Puerto Rico en el cual “se revoca la sentencia basado en la ciencia” por los resultados de pruebas de ADN y porque “abre la puerta para tantas personas más que están sufriendo” (presas siendo inocentes).

El Proyecto Inocencia se dedica a analizar y revisar las condenas cuyos convictos llevan sobre 15 y 20 años en prisión tras ser encontrados culpable mediante evidencia biológica que no fue sometida a pruebas de ADN, tecnología que no estaban disponibles en aquél momento. Ahora, con los avances en la tecnología y la ciencia, pueden llegar a probar su inocencia a través de pruebas de ácido desoxirribonucleico (ADN).



Vea también:


Más contenido de tu interés