null: nullpx
Represa de agua

Recuerdan la tragedia del Ironman 70.3 en su primer aniversario

El fisiatra Miguel "Kiko" Arroyo vive agradecido de quienes lo ayudaron a conseguir una segunda oportunidad de vida y repetirá el triatlón.
15 Mar 2016 – 3:54 PM EDT

El doctor Miguel “Kiko” Arroyo Ramos lo recuerda clarito y aunque ha pasado un año de la mortal balacera en el Ironman 70.3 que le dejó muchas cicatrices físicas, no guarda resentimientos.

“Tengo el cuerpo lleno de cicatrices, pero mi corazón está lleno de sentimientos”, contó el fisiatra en entrevista con Grenda Rivera para Una Buena Tarde en el primer aniversario de aquella trágica mañana. Dice que ha experimentado mucho crecimiento espiritual y muchas cosas positivas, entre las que resalta la madurez que ha adquirido su hijo tras el evento y que los unió más.

William Medina, la persona que lo socorrió al llevarlo en su motora Vespa al Centro Médico de Río Piedra, recordó aquellos minutos en los que no dudó en ofrecerle ayuda al doctor herido. “No titubé en ningún momento”, dijo muy seguro.

La producción de Una Buena Tarde reconoció al dúo con sendas placas conmemorativas que leían: “Hoy celebramos un año de que Kiko haya vuelto a nacer y de que William se haya convertido en héroe. Cada uno es un Iron Man boricua”.


Ya recuperado, Arroyo pudo completar el tramo varios meses después. “William me llevó (en la motora) hasta el punto donde yo fui herido, ahí me monté en la bicicleta y completé el evento. Cuando terminamos, fue la celebración de haberlo terminado y estar vivos”, recordó el galeno de 49 años.


Este domingo, se celebrará nuevamente el Ironman 70.3 y Arroyo estará allí, sin falta. También William en su motora. “Yo voy a estar allí y lo voy a completar. El domingo la calle será nuestra nuevamente”, aseguró.

El suceso

Era la mañana del domingo, 15 de marzo de 2015 y unos 1,800 atletas de 50 países participaban del evento Ironman 70.3 que se celebraba en las calles de la soleada ciudad de San Juan.

Los atletas participantes y los espectadores madrugaron ese día para participar de un evento sano y familiar, sin imaginar que los tocaría la tragedia.


Una balacera de carro a carro muy cerca del evento no solo desató el pánico, sino que dejó el saldo de una persona muerta y dos heridas. La víctima, que no participaba del triatlón, fue identificada como José Ramos Tapia alias ‘Arcángel’, de 25 años y con expediente criminal.
Los heridos, sin embargo, eran dos deportistas, un médico puertorriqueño (Arroyo) y una corredora estadounidense, identificada como Liz Boivin, de 26 años.


El responsable de los hechos, Abdiel Moreau Dones, alias ‘Osama’, fue arrestado días después de los hechos e ingresado en prisión. Resultó ser el implicado en el sonado asesinato del exprocurador de menores Antonio Barceló Jiménez y dos de sus hijas, Laura Barceló Rosario, de 15 años, y Yahaira Barceló Segarra, de 24 años en el 2004.


Más contenido de tu interés