null: nullpx
Junta de Control Fiscal

Junta de Supervisión Fiscal propone reducción de la jornada laboral de empleados públicos

Serían dos días de trabajo menos al mes para los empleados públicos y por ahora no se tocará su bono de Navidad.
2 Ago 2017 – 9:34 AM EDT

La Junta de Supervisión Fiscal (JSF) recomendó este viernes reducir la jornada laboral de los empleados de Gobierno dos días al mes, o menos de 20 días al año, a partir del próximo 1 de septiembre.

Por el momento no se tocarán los bonos de navidad de los empleados públicos y el tema se volverá a discutir el próximo mes de septiembre, dijo la directora ejecutiva de la JSF, Natalie Jaresko, en la novena reunión del organismo que se lleva a cabo este viernes en la ciudad de Fajardo.

La reducción, que podría extenderse hasta el próximo año fiscal, no afectará a los policías y estarán en vigor hasta que el Gobierno ahorre 218 millones de dólares.

La agenda de la reunión incluye, además de la reforma de las pensiones, la aprobación de minutas de la reunión del 30 de junio de 2017, analizar el informe del presidente de la entidad y asuntos administrativos.


Otros temas previstos para el encuentro son la presentación, comentario público y consideración para certificación del Plan Fiscal Propuesto para la Corporación Pública para la Supervisión y Seguro de Cooperativas de Puerto Rico (Cossec) y la discusión de medidas de ajuste del Gobierno en el Plan Fiscal de Puerto Rico.


La Junta de Supervisión Fiscal es una entidad establecida por la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (Promesa, por sus siglas en inglés).

Promesa fue aprobada al comienzo del verano de 2016 por el Congreso de EEUU después de que el Gobierno de Puerto Rico diera a conocer que no tenía liquidez para hacer frente al pago de vencimientos a los acreedores de una deuda que ronda los 70,000 millones de dólares.

La imposibilidad de Puerto Rico de acogerse al Capítulo 9 de la Ley de Quiebras federal de EE.UU. favoreció la aprobación por el Congreso en Washington de Promesa, cuyo título III permitió la puesta en marcha de un proceso de reestructuración de la deuda.

Más contenido de tu interés