Huracán María

El huracán María alcanza la máxima categoría y se aproxima a Puerto Rico con vientos de 160 mph

Podría atravesar la isla el miércoles, justo dos semanas después de que Irma la rozara dejando 27 municipios en estado de desastre.
18 Sep 2017 – 8:21 AM EDT

El huracán María avanza hacia Puerto Rico como un ciclón de máximo potencial catastrófico con vientos de 160 mph y llegará a la isla este miércoles, justo dos semanas después de que Irma rozara el país dejando a 27 municipios como zonas de desastre.

La isla se encuentra en estado de emergencia y el ciclón “se proyecta como el peor del siglo en Puerto Rico”, dijo este lunes en una conferencia de prensa el gobernador Ricardo Rosselló.

Según el último reporte del Centro Nacional de Huracanes (CNH), María se encontraba el lunes por la tarde a 35 millas al este de la isla de Martinica y viajaba hacia el oeste-noroeste a 9 mph, con vientos máximos sostenidos de 160 millas por hora y ráfagas más potentes.

“Esto va a ser una tormenta feroz, una tormenta con mucha lluvia…y por lo tanto ahora es el momento para actuar y para salvar vidas y para evitar sucesos que lamentar”, agregó Roselló, quien insistió que en Puerto Rico “nunca antes se había visto un evento como este”.

“Si no tomamos precauciones, habrá situaciones de pérdidas de vidas”, advirtió, “si usted está en una zona inundable, su vida peligra. Si está en una vivienda de madera, su vida peligra”.

Tan violenta como San Felipe

La última vez que Puerto Rico sufrió un huracán de tal intensidad fue el ciclón San Felipe de 1928, el más violento y devastador que haya azotado a la isla jamás.


María es “sumamente peligroso. No hemos tenido amenaza tan grande probablemente desde 1928, con San Felipe, este se aproxima a esa intensidad”, dijo, por su parte, el el director del Servicio Nacional de Meteorología (SNM), Roberto García.

Según el experto, “eso es catastrófico en todos los sentidos: vientos, lluvias, marejada ciclónicas. No podemos esperar un milagro de que cambie. Pérdidas materiales van a haber. Pero no tiene que haber pérdidas de vidas, si tomamos las acciones correctas”.

San Felipe, cuyo recuerdo aún evoca horror en los ancianos que estaban vivos en esa época, mató a unas 312 personas en Puerto Rico, dejó medio millón de damnificados, barrió toda edificación a su paso, incluyendo casi 25,000 viviendas, y generó pérdidas por 50 millones de dólares.

El último gran huracán que pasó por Puerto Rico fue Georges, en 1998, y llegó a la isla como un huracán de categoría 3 que dejó pérdidas de más de 2,000 millones de dólares, tres muertes directas y nueve indirectas, 33,000 residencias destruidas y 3.8 millones de personas sin electricidad.

Rosselló dijo que todos los pronósticos indican que María atravesará a Puerto Rico entre miércoles y jueves, entrando en algún punto por el sureste de la isla y saliendo por el noroeste, tal como San Felipe.

“Lo s pronósticos tienen una incertidumbre bien baja y la confiabilidad es muy alta: luego del mediodía del martes las condiciones comenzarán a deteriorarse”, advirtió Rosselló.

María “promete ser mucho más devastador que Irma para nosotros”, sentenció el ejecutivo.

“Este no es el momento de albergar esperanza, sino para prepararse, para buscar albergue quienes tengan propiedades vulnerables. Esencialmente azotará a todo Puerto Rico', agregó

Puerto Rico y sus islas de Vieques y Culebra, las más afectadas por Irma, se encuentran desde el lunes por la mañana bajo vigilancia de huracán, lo que significa que sentirán la fuerza del ciclón dentro de las próximas 48 horas.

"Aquí se esperan unas inundaciones severas", dijo Rosselló, y severos daños a la infraestructura eléctrica y de acueductos de la isla, con miles de personas que podrían dejar de tener el servicio durante meses.

Esperan gran devastación al servicio eléctrico


“Podemos esperar gran deterioro y devastación a la infraestructura de energía eléctrica. ¿Cuál es la expectativa? Que aquí no va a haber luz, no va a haber energía. ¿Cómo va a ser, cuánto tiempo tomará restaurarlo? Eso no podemos saberlo”, explicó el ejecutivo.

Como parte de los preparativos, el Gobierno suspendió este lunes las clases en las escuelas públicas y la Universidad de Puerto Rico, y los empleados públicos trabajarán hasta el mediodía.'

Rosselló también pidió al presidente Donald Trump que emita una declaración preliminar de desastre para toda la isla, para agilizar las tareas de recuperación una vez pase el ciclón.

La Guardia Costera estadounidense ordenó asegurar las lanchas que dan servicio a las islas de Vieques y Culebra, y se espera que los últimos viajes a estas islas salgan de Fajardo (este) el lunes al mediodía.

También se habilitaron 499 refugios con capacidad para unas 70,000 personas y el Departamento de Educación indicó que cuenta con comida enlatada para atender cerca de 240,000 refugiados por 20 días.

María sería el segundo huracán en afectar a Puerto Rico en solo dos semanas, luego de Irma (categoría 5) el pasado miércoles 6, que dejó daños que ascienden a los mil millones de dólares. Entre ellos, pueblos aislados por la caída de árboles y del tendido eléctrico, y más de un millón de personas sin electricidad, de las cuales más de 60,000 siguen a oscuras este lunes.

Las autoridades también reparten agua en varios oasis ubicados alrededor de la isla para las personas que aún no tienen servicio de agua por el azote de Irma.

Rosselló pidió a los ciudadanos volver a prepararse aunque aún se estén recuperando por Irma.

“Sabemos que muchas familias están en etapa de recuperación tras el paso del huracán Irma y queremos asegurarles que recibirán nuestro apoyo. Aquellas familias que no fueron afectadas significativamente deben reactivar sus planes de contingencia", dijo el gobernador.

El ejecutivo agregó que durante esta emergencia, Puerto Rico seguirá recibiendo a damnificados del ciclón Irma desde las Antillas Menores, como viene haciendo desde hace dos semanas.

Un total de 2,074 personas han llegado a Puerto Rico desde las islas de St. Martin y St. Thomas por vía aérea y otras 1,689 en cruceros, la mayoría ciudadanos estadounidenses y turistas varados por Irma que intentaban regresar a sus países de origen.

“Mientras nos preparamos para el paso del fenómeno atmosférico, Puerto Rico continuará proveyendo refugio a nuestros hermanos y hermanas de las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y de las demás naciones y territorios afectados por el huracán Irma”, dijo Rosselló.

Los destrozos que dejó el huracán Irma en Puerto Rico (FOTOS)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés