Pederastia

A juicio canónico sacerdote culpable por agresión sexual

El sacerdote Rosalí Fernández Pola fue encontrado culpable de agresión sexual contra una niña de 14 años.
16 Jun 2016 – 2:35 PM EDT

GUAYNABO, Puerto Rico. La Iglesia Episcopal Puertorriqueña, parte de la Iglesia Episcopal y de la Comunión Anglicana, informó este jueves que el reverendo Rosalí Fernández Pola, quien fue declarado culpable de agresión sexual en contra de una menor de edad, afrontará ahora un proceso canónico por el caso.

El obispo Wilfrido Ramos Orench, de la Diócesis de Puerto Rico, indicó que la Iglesia Episcopal “siempre ha sido consistente en repudiar y condenar tales actuaciones y en esforzarse por proteger y salvaguardar el bienestar y seguridad de nuestros niños y jóvenes. A la misma vez como parte del Cuerpo de Cristo mantiene un espíritu de caridad y compasión hacia todas las partes afectadas en situaciones de esta índole”.

Al respecto, sostuvo que la iglesia “promueve los valores conducentes a la justicia social en nuestra sociedad, el amor y el respeto a todos los seres humanos, como hijos e hijas de Dios. De igual forma repudia todo tipo de conducta que atente contra la dignidad del ser humano”.

El religioso comentó que al iniciarse el proceso judicial del caso, “nuestra Iglesia procedió a inhibir de sus funciones sacerdotales a la referida persona según disposiciones canónicas vigentes. Una vez concluido el proceso jurídico legal se ha de proceder con el debido proceso canónico según el Título IV”.

Fernández Pola pasa sus días en prisión después de que un jurado lo declarara culpable de dos cargos relacionados con actos lascivos y otro por agresión sexual.

El sacerdote estaba acusado por hechos cometidos entre los años 2012 y 2013, cuando tenía 70 años de edad, contra una niña de 14 años en la Iglesia Episcopal de San Mateo, en Peñuelas, al sur de Puerto Rico.

El individuo esperará en prisión a conocer la sentencia, que será dictada por la jueza Sylkia Caraballo del Tribunal de Ponce, sin que de momento se haya fijado una fecha para ello.

El caso fue investigado por la fiscal Alexandra Aulet, quien trabajó junto a la agente Rosario Machado, de la División de Delitos Sexuales del Cuerpo de Investigaciones Criminales de la Policía de Ponce.

Más contenido de tu interés