null: nullpx

Hispana evita ser deportada tras pasar 554 días en una iglesia

La hondureña Suyapa Reyes perdió un caso de asilo en 2018, desde entonces cada quince días recibía visitas por parte del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas en las que amenazaban con separarla de sus hijos, pero ahora puede salir y caminar en libertad.
13 Mar 2020 – 12:34 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Cargando Video...

GERMANTOWN- Poder caminar por las calles de Filadelfia, disfrutar de sus espacios verdes y descubrir las bondades de una urbe que goza del apodo “Ciudad del Amor Fraterno”, era lo que Suyapa Reyes más anhelaba.

Reyes, de 38 años, y su familia, ahora pueden salir públicamente de la iglesia en el barrio Germantown, donde habían estado viviendo en un santuario durante más de 500 días.

El nuevo capítulo en la vida de la familia hondureña es precedido por una historia que miles de inmigrantes conocen; incertidumbre y un deseo superlativo de salir adelante en un país que representa oportunidades.

En agosto de 2018, Reyes y sus cuatro hijos más pequeños se mudaron silenciosamente a la Primera Iglesia Unida de Germantown para evitar ser deportados.

Los agentes federales de inmigración tienen una larga práctica de evitar arrestos en "lugares sensibles", como escuelas, hospitales y lugares de culto. Eso permite a las iglesias albergar inmigrantes sin interferencia de las autoridades, a menudo mientras las familias esperan que se procesen las solicitudes de visa u otras formas de estatus legal.

Es una forma de desobediencia civil que gana tiempo en un sistema de inmigración que puede moverse a un ritmo glacial. Un caso que en el corto plazo probablemente conduciría a la deportación, puede convertirse en uno que lleve a una tarjeta verde con el beneficio del tiempo para más presentaciones legales y desarrollos.

En el caso de Reyes, se le negó el asilo y cada apelación posterior de esa denegación. Sus dos hijos más pequeños, Junior, de 2 años, y Jeison, de 4, son ciudadanos estadounidenses. Su hija mayor calificó para asilo.

Reyes dijo a Noticias Univision 65 que tenía que elegir entre dejar atrás a sus hijos o llevarlos de regreso a Honduras, donde temía la muerte.

"Si no hubiese emprendido este viaje de santuario, habría sido deportada y podría no estar viva en este momento", dijo.

Al final, pasó 18 meses viviendo en el segundo piso de una gran iglesia de piedra antes de recibir un aviso de que estaría libre de arresto o deportación.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos declinó hacer comentarios sobre su caso.

En junio de 2018, Reyes solicitó una visa U. Este programa está disponible para víctimas de delitos, en su caso violencia doméstica, que ayudan a las fuerzas del orden en una investigación.

En febrero, se enteró de que había sido aprobada.

Aunque la visa de Reyes ha sido aprobada, es probable que aún espere varios años hasta que la tenga en la mano. Hay un límite de 10,000 personas por año en visas tipo U y más de 200,000 personas con visas aprobadas esperando que se abra una por debajo de la cuota.

Aún así, fue un desarrollo significativo.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU., la agencia que otorga estas visas se negó a comentar debido a una regulación que prohíbe revelar información sobre las personas que han solicitado este tipo de documento.

Con esa luz verde en la distancia, USCIS le otorgó un aplazamiento de la deportación el 19 de febrero y la oportunidad de solicitar un permiso de trabajo.

A su salida, Suyapa dijo que espera mudarse a un apartamento, cuidar a sus hijos y apoyar a las otras familias en el santuario.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
Publicidad

TELEVISIÓN DE PRIMERA SIN LÍMITES, GRATIS Y EN ESPAÑOL