null: nullpx
Nueva York

"Yo vivo en la calle por elección": así sobrevive un mexicano en Nueva York

Armando Espósito, de 46 años, duerme en los techos de los edificios, en algunos parques y cementerios. Tiene un trabajo, paga impuestos, le gusta nadar e incluso encuentra tiempo para ver Netflix, pero no paga una renta porque prefiere ahorrar ese dinero e invertirlo en México.
26 Jul 2019 – 3:24 PM EDT

Este es el rostro de la crisis de los desamparados en la ciudad de Nueva York

Loading
Cargando galería

Armando Espósito, de 46 años de edad, afirma que el costo de rentar un cuarto en Nueva York sobrepasa los 1.500 dólares mensuales."Es un dinero que yo no gasto porque vivo en la calle", asegura sonriente este inmigrante hispano.

"Decidí vivir en las calles por cuatro años para ahorrar ese dinero e invertirlo en propiedades para mi plan de retiro", declara Espósito al New York Post. En ese tiempo ha podido construir dos apartamentos y cinco lofts en Xalapa, México.

Espósito tiene un trabajo, paga impuestos, le gusta nadar, hacer senderismo e incluso encuentra tiempo para ver películas y series de Netflix."El mayor error sobre los indigentes, que no aplica en mi caso, es que no hacemos nada", explica.

Asegura que gasta 360 dólares en alimentación, pagar un gimnasio en el que además de hacer ejercicio se puede bañar y en la suscripción a Netflix. En las noches, descansa en los techos de edificios, parques y cementerios dentro de una bolsa para dormir. "Busco un lugar confortable y discreto", expresa.

El mayor problema es cuando llueve, cae nieve o hace mucho calor. "En verano tengo que cuidarme de los mosquitos y no puedo dormir en mi sleeping bag porque es muy caliente", indica.

"El 70% de la comida que ingiero es del resturante donde trabajo. El resto lo compro en supermercados en los que en oportunidades me compro una botella de vino en 6 dólares", asevera.

Algunos amigos le expresan a Espósito su admiración por la decisión que ha tomado y le ha permitido invertir el dinero en su país natal, pero otros lo cuestionan y le preguntan cuándo tendrá una vida normal. "Es una pregunta que me hago a diario, pero hay momentos en los que Dios da una respuesta para el problema que viene".


Las bibliotecas públicas de Nueva York generan historias a diario

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Nueva YorkIndigentes

Más contenido de tu interés