null: nullpx
Asesinatos

Vigilia en Long Island por el dúo de amigas asesinadas supuestamente por una pandilla

Las autoridades no han confirmado las versiones de algunas personas vinculadas a Nisa Mickens y Kayla Cuevas, que alegan que esta última había tenido una diferencia con miembros de la pandilla M-13.
16 Sep 2016 – 2:30 PM EDT

NUEVA JERSEY. - Con un encendido de velas a las 6:00 de la tarde del viernes, la comunidad de Brentwood, en Long Island, recordará a Nisa Mickens y Kayla Cuevas, dos estudiantes adolescentes asesinadas a golpes el pasado martes.

El martes, a las 6:30 de la tarde, el papá de Nisa Mickens la llevó a la casa de su amiga Kayla Cuevas, donde parecía que harían planes, pues Mickens cumplía 16 años el miércoles.

El papá de Cuevas, Freddy, salió un momento a la tienda, periodo que las autoridades presumen utilizaron las adolescentes para ir, sin sospecharlo, al encuentro con la muerte.

Cuando Rob Mickens regresó a buscar a su hija, Freddy Cuevas fue a buscarlas a la habitación y ambos se dieron cuenta de que las jóvenes no estaban. Mientras ellos buscaban a las estudiantes de la escuela superior de Brentwood, a las 8:36 de la noche un hombre llamó al servicio de emergencias 911 para denunciar que había un cuerpo sin vida cerca de la escuela elemental.

En horas de la madrugada del miércoles, se confirmó que ese cuerpo era el de Nisa Mickens, jugadora de baloncesto y quien según versiones no confirmadas por la policía, quiso ayudar a su amiga Kayla Cuevas, pues había sido amenazada por supuestos pandilleros del M-13.

A las 5:15 de la tarde del miércoles, en una zona boscosa a 200 pies de distancia de donde fue recuperado el cadáver de Nisa, las autoridades recuperaron el cuerpo de Kayla Cuevas.


Cacería de pandilleros "conocidos"

En una conferencia de prensa el jueves, el comisionado del Departamento de Policía del condado Suffolk, Tim Sini, dijo que habían realizado “un listado estratégico” de los pandilleros conocidos en el área a fin de confrontarlos a ver qué saben sobre estas muertes.

Sini no confirmó las versiones que apuntan a que Kayla Cuevas había sido amenazada por miembros de la pandilla M-13, aunque especificó que por “la naturaleza de los golpes que recibieron las adolescentes” tienen fuertes sospechas de que hay pandilleros vinculados.

Pidió a quien conozca algo sobre estos crímenes que haga lo correcto y coopere con las autoridades. Ofreció los números de teléfono del Escuadrón de Homicidios, 631-852-6392 y de Crime Stoppers, 1-800-220-8477.


Nada sobre los hispanos García y Acosta

En esa conferencia de prensa, el comisionado Sini no habló sobre las desapariciones de dos jóvenes hispanos, estudiantes de la misma escuela superior en Brentwood y que se teme hayan sido víctimas de pandilleros.

Desde el pasado 20 de febrero, Carlota Mora, madre del ecuatoriano Miguel García, desconoce su paradero. El joven estudiante del noveno grado salió de su hogar a reunirse con unos amigos y seis meses después su familia sigue sin conocer qué le pasó.

A finales de abril, el 29, fue el salvadoreño Oscar Josué Acosta quien salió de su hogar a encontrarse con un amigo y no regresó. Su madre, María Arias, dijo a Univision Nueva York que hacía como un año y medio que a su hijo lo habían invitado a formar parte de una pandilla, pero él no aceptó. No quería que viniéramos para Brentwood, no sé si fue porque no se metió en la pandilla” y quería evitar problemas.

¿Dónde están estos dos jóvenes? La policía de Long Island tiene que encontrar la respuesta.

Vea también:


Más contenido de tu interés