null: nullpx
Donald Trump

Trump limitará el acceso de beneficios del Seguro Social a personas con discapacidad que no hablan inglés

Las normas actuales indican que el hecho de que una persona no hable inglés es una causa adicional de imposibilidad de trabajo para que el Seguro Social acepte un caso de discapacidad laboral. Ahora se eliminará la categoría "incapaz de hablar inglés", lo que limitaría el acceso de solicitantes que no son angloparlantes a estos beneficios.
25 Feb 2020 – 06:34 PM EST

Una nueva ley de la administración de Donald Trump limitaría el acceso a los beneficios por discapacidad del Seguro Social para aquellas personas que no hablan inglés.

Para aplicar a este tipo de beneficios, el solicitante --con una discapacidad que se espera que dure más de un año--, debe someterse a una evaluación que incluye la educación de la persona, que tiene en cuenta si el aplicante habla inglés con el objetivo de saber si puede encontrar trabajo con su condición médica. La categoría de educación divide a los solicitantes en cuatro subcategorías: educación secundaria y superior, educación marginal, educación limitada y "analfabeto o incapaz de comunicarse en inglés".

Con esta medida que entraría en vigor el próximo 27 de abril se eliminaría el inglés como un factor de logro educativo, por lo que a aquellos que no son angloparlantes les costaría más calificar para la ayuda. Es decir, la Administración del Seguridad Social (SSA) ya no consideraría la "incapacidad de una persona para comunicarse en inglés" en las solicitudes, tanto para el Seguro de Discapacidad del Seguro Social (SSDI) como para los beneficios del Ingreso de Seguridad Suplementario (SSI).

Actualmente, las normas existentes especifican que la SSA solo tiene en cuenta la capacidad de una persona para comunicarse en inglés cuando el solicitante tiene 45 años o más, suponiendo que es más difícil que personas mayores lleguen a dominar el inglés y, por tanto, puedan conseguir un empleo.

Sin embargo, ahora la SSA indica que las categorías "analfabeto" e "incapaz de comunicarse en inglés" nunca deben estar juntas. A pesar de que la mayoría de las personas que corren el riesgo de quedar discapacitados por una lesión laboral son inmigrantes no educados, la SSA argumenta que hay personas que aunque no dominan el inglés sí han recibido un alto nivel de educación en sus países de origen.

Además, señalan que la fuerza de trabajo hoy es más diversa y que ahora es más fácil para las personas mayores aprender inglés y mejorar así sus perspectivas de empleo.

"Un programa de discapacidad exitoso debe evolucionar y apoyar la toma de la decisión correcta tan pronto como sea posible. Para ayudarnos a hacer eso, debemos modernizar las reglas y normas que usamos para evaluar cómo determinamos los beneficios por discapacidad", puntualiza la SSA en su sitio oficial, y añade: "Las investigaciones muestran ahora que la incapacidad de comunicarse en inglés ya no es una buena medida del nivel de educación de una persona o de su capacidad para trabajar".

Unas 10,000 personas se verían afectadas con esta nueva regla, estima la SSA, sobre todo los puertorriqueños. Según un artículo del Huff Post, aunque solo el 1% de todas las indemnizaciones por discapacidad se destinaron a residentes de Puerto Rico en 2016, ese porciento representó casi un tercio de los beneficios concedidos en parte por la incapacidad de hablar inglés, una cantidad que a la administración Trump le parece "aparentemente desproporcionada".

El gobierno federal añade que la mayoría de los puertorriqueños hablan español, por lo que el factor de no poder hablar inglés no debería importar en la isla.

Mira también


Inmigrantes de bajos ingresos estarían en mayor riesgo con la nueva regla de carga pública

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.