Asesinatos

Padre ofrece 1,000 dólares a quien denuncie a los asesinos de su hijo en El Bronx

Para Edwin Coste no hay consuelo, pero si hoy pudiera recibir un regalo, el mejor sería el arresto de quienes mataron el sábado a su primogénito.
19 Jun 2016 – 4:31 PM EDT

NUEVA JERSEY. - ¿Cómo aliviar el dolor de Edwin Coste este domingo, Día del Padre? No hay forma. Hace poco más de 24 horas que asesinaron a balazos a su primogénito, de 17 años e igual nombre, mientras estaba en El Bronx, visitando a su abuelo enfermo.

“El no era ni de esa zona. No sé por qué razón o qué motivo llegó esa gente a hacer lo que hicieron con mi hijo”, expresa Edwin Coste, padre, a María Vargas Pión, de Univision Nueva York.

Desde su residencia en Perth Amboy, Nueva Jersey, utiliza las pocas fuerzas que tiene para reclamar justicia, porque no encuentra ni una sola explicación para entender por qué, a las 3:30 de la mañana del sábado, le dispararon a su hijo en el estómago, un brazo y una pierna.

Coste hijo hablaba con un amigo de 21 años, frente al edificio 1041 de la calle Tiffany en El Bronx, cuando “supuestamente vinieron los asesinos de mi hijo se apearon del carro y s in hablar nada, ningún detalle, le entraron a tiros a los dos”, cuenta el hombre.

Sabe Coste padre que su hijo no tenía problemas con nadie. Lo conocía como la palma de su mano pues desde que tenía dos años estuvo a cargo de criarlo ya que la justicia le concedió la custodia primaria del menor.

“Siempre alegre, siempre muerto de la risa y loco con la música, le encantaba mucho la música, quería ser rapero”, describe al mayor de sus tres hijos, recién graduado de la Academia militar New Jersey Youth Challenge.

En estos días, el joven Edwin Coste pasaba dos semanas de vacaciones junto a su madre, que reside en Pensilvania. El viernes, visitaron juntos al abuelo materno del joven, que se encuentra enfermo. Al caer la noche, el adolescente se quedó hablando con un amigo cuando ocurrió la tragedia.

Ese amigo también recibió varios balazos, en el torso y los brazos, y se encuentra en estado crítico en el hospital. Hasta que no se recupere, no habría quién pudiera ofrecer detalles sobre lo ocurrido.


Sin embargo, Coste padre confía en que no habrá que esperar tanto: “Si alguien sabe de algo que por favor lo diga, que ocultar un crimen es ser culpable al igual que la persona que lo hizo”, ruega.

La familia ofrece una recompensa de 1,000 dólares a quien entregue a los culpables.

Si alguien sabe algo, por favor, recuerde que la verdad libera y esa paz no hay dinero que la compre. Llame ahora y denuncie a los responsables. El número es el 1-888-577-4782. Su identidad será protegida y le responderán en español.

Más contenido de tu interés