null: nullpx
Demandas

Nueva York pagará $2.7 millones a la familia de Avonte y nada a la de Briana

En el caso sobre la muerte de Avonte Oquendo, la ciudad llegó a un acuerdo con la familia; en el de Briana Ojeda, una jueza decidió que la demanda no procede.
29 Jul 2016 – 1:06 PM EDT

TEANECK, Nueva Jersey. – La ciudad de Nueva York indemnizará con 2.7 millones de dólares a la familia del adolescente autista Avonte Oquendo, que en el 2014 demandó por negligencia.

En octubre de 2013, Avonte Oquendo salió de su escuela en Long Island City, Queens, y fue hallado muerto, tres meses después, a la orilla del río en el mismo condado. Su cuerpo estaba tan descompuesto que no fue posible determinar la causa exacta de su muerte.

Su madre, Vanessa Fontaine, demandó por 25 millones de dólares a la ciudad de Nueva York, alegando que la seguridad de la escuela fue negligente, al no supervisar las salidas de la institución y tampoco prestarle atención especial a Avonte, quien no podía comunicarse verbalmente, pero sí le gustaba explorar, por lo que había que estar pendiente a él en todo momento.

Al informar que llegaron a un acuerdo con la familia de Avonte, el portavoz del Departamento Legal de la ciudad, Nicholas Paolucci, dijo que la pérdida de un hijo es un sufrimiento que nadie debe enfrentar. Por tal razón, aseguró, “el Departamento de Educación está enfocado en tomar todas las medidas para prevenir que una situación similar se repita”.

Es lo que espera también la madre de Avonte. “No hay dinero que pueda sanar el dolor de la pérdida de un hijo”, expresó Fontaine, en declaraciones escritas, tras darse a conocer el acuerdo.

“Mi única esperanza es que el Departamento de Educación de la ciudad de Nueva York tome los pasos para cuidar de forma apropiada a todos los estudiantes, especialmente aquéllos con necesidades especiales”, confió en las únicas expresiones que dará públicamente, especificó su portavoz legal.



FALLO ADVERSO SOBRE BRIANA OJEDA

La noche del jueves, el diario NY Daily News publicó en exclusiva la decisión de la jueza Dawn Jiménez-Salta, quien desestimó la demanda que habían sometido los padres de la niña Briana Ojeda contra la ciudad de Nueva York y el policía que no supo aplicarle la técnica de resucitación pulmonar (CPR) que ellos entienden la habría salvado la vida.

María Torres, madre de Briana, fue detenida por el oficial Alfonso Méndez el 27 de agosto de 2010, cuando ella manejaba en dirección contraria al tránsito buscando llegar rápido al hospital, pues la menor -paciente de asma- no respiraba.

El oficial testificó que él no le aplicó CPR a la menor porque lo único que sabía del procedimiento era lo que había leído; nunca lo había practicado y no se sentía seguro. Lo que sí hizo fue escoltar a Torres hasta el hospital Long Island College.

Los padres de Briana Ojeda alegaron en su demanda que la ciudad y el oficial fueron negligentes pues no es posible que sean incapaces de ayudar en una situación de emergencia.

En su determinación, la jueza Jiménez-Salta expone que la demanda no procede porque a los oficiales del NYPD no se les exige “que sepan y practiquen” técnicas de resucitación. Sólo en casos de arrestados, estarían obligados por ley a hacerlo.

RELACIONADOS:DemandasLatinosTragediasBrooklynQueens

Más contenido de tu interés