null: nullpx
Elecciones 2016

Mujeres levantan un muro de indignación frente a la Torre Trump en Manhattan

Un grupo protesta a viva voz contra la retórica agresiva y sexista del candidato republicano frente a uno de sus icónicos edificios, la Torre Trump de la Quinta Avenida.
4 Nov 2016 – 8:38 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. - Un "muro" de mujeres -y algunos hombres solidarios- se plantó este jueves en la tarde frente al Trump Tower, uno de los emblemas del nombre Trump, en la Quinta Avenida de Manhattan, para enviar un mensaje de unión entre ellas y de rechazo a las expresiones misóginas del aspirante republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump.

Un puñado de manifestantes pro-Trump se encontraba en el área donde ellas protestarían. "Una vez estemos frente a la torre, vamos a crear del mejor modo posible una barrera humana para impedir que ellos se inserten entre nosotras", les dijo una de las organizadoras del movimiento #GOPHandsOffMe, Brigid Flaherty, minutos antes de comenzar.

"Puede que nos empujen, puede que nos digan cosas terribles, pero no les sigan la corriente", pidió Flaherty.

Fue así como al filo de las 5:30 p.m. (hora este), más de 50 manifestantes hicieron su entrada a la acera frente a la torre con un coro que resumió desde el inicio su voz colectiva de protesta a cinco días de las elecciones del 8 de noviembre: "Back up, back up, we want freedom, freedom, tell the sexist GOP we don't need ‘em, need'em".


Con consignas como esa y carteles como "las mujeres rechazan a Donald Trump", "Voy a detener a Trump", y en español, “¡Vivan las mujeres!”, las manifestantes dieron voz a la indignación que les ha provocado cómo el republicano se ha referido a las minorías y a las mujeres, incluida su rival, la candidata demócrata Hillary Clinton.

Esta manifestación tiene sus raíces en la difusión a inicios de octubre de una grabación de 2005 en la que mediante lenguaje obsceno, Trump hizo alarde de manosear a las mujeres: "Y cuando eres una estrella, te dejan hacerlo. Puedes hacer cualquier cosa. Lo que quieras. Agarrarlas del pussy. Lo que sea".

Pussy es una manera vulgar de referirse a la vagina y como secuela de la divulgación de esa conversación surgieron denuncias de al menos 10 mujeres que afirman que fueron acosadas por el candidato republicano.

Otro de los carteles leía frases como “Nasty woman”, en alusión a la manera despectiva en que Trump se refirió a Clinton en el tercer debate presidencial, y "Pussy grabs back": era una suerte de venganza festiva.

Las manifestantes cantaron, bailaron y ofrecieron testimonios en oposición a ideas anquilosadas del patriarcado y la propagación del sexismo.

"Mi inspiración para formar parte de esta protesta es unir a las mujeres de color, las mujeres migrantes, hispanas, negras y musulmanas para protestar esta retórica, este discurso de odio que hemos estado escuchando por largo tiempo", sostuvo la dominicana Renata Pumarol.

Pumarol expresó que estar en la protesta era un modo de estar en la calle como mujer y como hispana "porque nuestro voto cuenta".

El grupo tras el movimiento #GOPHandsOffMe está compuesto de activistas de distintas organizaciones de justicia social que, como explicó Pumarol, busca "decir 'no' no solo a la retórica de Trump sino a las políticas antimujer del Partido Republicano".

Las mujeres tras el movimiento #GOPHandsOffMe se han manifestado anteriormente a través de distintas ciudades. La última vez que lo hicieron en Nueva York fue el pasado 18 de octubre cuando hubo expresiones como esta:

Fanny Luque, inmigrante ecuatoriana de 67 años, contó que respondió al llamado del grupo en esta ocasión porque más que oponerse a Trump, se opone a sus ideas.

"Esto no es de ahora; el ego de él es desde hace 40 años, (estoy aquí) por la forma en que nos trata", expresó Luque.

“Durante 50 años he sido inmigrante y nunca he hecho nada malo, tengo cuatro hijos profesionales, he trabajado y así es como nos trata. Trump está no solo en contra del color, sino en contra todo lo establecido”.

A medida transcurría la protesta, policías del NYPD pedían continuamente que las mujeres despejaran la acera para no impedir el paso de los transeúntes. La dinámica se complicaba mientras el grupo crecía y los seguidores de Trump se les acercaban.

Luque y otra manifestante a su lado aseguraron que un policía les pidió que se mantuvieran donde estaban porque si no, las esposarían.

Después de alrededor de 25 minutos, las manifestantes se movieron hacia el lateral de la torre Trump para evitar cualquier dinámica de confrontación y ya hacia las 6:00 la protesta había concluido.

"Como sobreviviente de asalto sexual, para mí es muy importante protestar contra las políticas de odio, de miedo y de misoginia que Trump y el GOP perpetúan y de estar de lado de la democracia”, afirmó a viva voz una de las manifestantes durante su alocución, Vicky Barrios.

Las mujeres, aparte de unirse en ese muro simbólico pero de paz, llevaron, además, palas como metáfora de su poder para "enterrar" y vencer a Trump así como los ideales conservadores del Partido Republicano en los comicios este próximo martes.

A días de esta elección, mujeres como estas con su grito de protesta no muestran visos de disimular sus ganas de un país que las tome en cuenta y que adelante los reclamos de igualdad.

Lea también:


Más contenido de tu interés