null: nullpx
Huracán María

Las claves del contrato dado a la diminuta empresa Whitefish para reconstruir las líneas eléctricas de Puerto Rico

El acuerdo por un monto máximo de 300 millones de dólares es el mayor que ha concedido la Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico para volver a alumbrar a la isla tras el azote del huracán Irma.
26 Oct 2017 – 1:01 PM EDT

¿Cómo es posible que Puerto Rico haya dado un contrato millonario para reconstruir las líneas eléctricas de la isla a Whitefish Energy, una diminuta empresa con solo dos empleados? La compañía da una respuesta sencilla: estaba dispuesta a ir rápido desde el lejano estado de Montana hasta Puerto Rico sin pedir un desembolso a la empresa eléctrica puertorriqueña, que tiene una precaria liquidez. Sin embargo, esta explicación no convence a muchos, tanto en la isla como en Washington, que cuestionan la concesión de un contrato así.

Por un lado algunos se preguntan por qué la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) no recurrió a otras empresas públicas de electricidad, que forman parte de la American Public Power Association (APPA), y suelen prestar su ayuda en catástrofes naturales.

Por otro, también quieren saber por qué se inclinó por conceder un contrato de 300 millones de dólares a Whitefish Energy, una compañía que en el pasado había ganado subastas por montos significativamente menores y que se teme no cuente con los recursos de mano de obra suficientes para afrontar la magnitud de los daños en Puerto Rico.

Por su parte, la gerencia de la AEE aseguró a Univision Noticias que la empresa les presentó una propuesta "satisfactoria" para comenzar de inmediato a restablecer el servicio de electricidad luego de que el huracán María dejó a Puerto Rico completo a oscuras.

Tras estallar la polémica, un comité del Congreso federal dijo que revisará el contrato, mientras que el gobernador Ricardo Rosselló pidió en la noche del miércoles a la oficina del inspector general de Estados Unidos que verifique el acuerdo, el de mayor cuantía que ha firmado hasta el momento la AEE para levantar el sistema eléctrico. En medio de la controversia, la junta que controla las finanzas de la isla también designó a un funcionario que en la práctica estará desde ahora al mando de la AEE.

La empresa pública suscribió el 17 de octubre el contrato con Whitefish, que afirma tener 300 personas trabajando para alumbrar a Puerto Rico y capacidad para seguir contatando. Habiendo pasado más de un mes del embate de María, la isla ha podido restablecer apenas el 26 por ciento de su capacidad de generación eléctrica (cerca de 700 megavatios).

"Las cualificaciones que el equipo de trabajo nos envió, la experiencia en la cual ellos trabajaron era satisfactoria para PREPA para poder iniciar los trabajos de reconstrucción", dijo a Univision Noticias Fernando Padilla, gerente de proyectos de la AEE.

Ante la magnitud del impacto del ciclón "aquí tenías que comenzar inmediatamente estos trabajos. Whitefish se pudo acomodar a traernos el peritaje que necesitábamos, la experiencia que necesitábamos y a poder trabajar dentro de los marcos topográficos y los marcos de destruccion que PREPA tenía", agregó al ser consultado sobre la experiencia de la empresa fundada hace dos años.

En ese breve período, la firma había ganado licitaciones por montos mucho más bajos aunque su presidente ejecutivo, Andrew Techmanski asegura tener amplia experiencia en terrenos difíciles como las montañas de Puerto Rico. El Departamento de Energía, por ejemplo, le concedió un contrato 172,000 dólares y otro por 1.3 millones de dólares para trabajos en Arizona, reportó The Washington Post.

Sobre por qué no se pidió ayuda a otras empresas homólogas, Padilla explicó que no se concretó un acuerdo con la American Public Power Association porque la gerencia de la AEE les llamó antes del embate de María y ellos repondieron que aún estaban inmersos en los trabajos de reconstrucción por el impacto del huracán Irma en Florida.

Sin embargo, la APPA ha dicho que no se le dio seguimiento para que colaborara, como ocurrió en septiembre en Florida, donde unos 20,000 trabajadores de empresas públicas de todo Estados Unidos ayudaron a la firma FPL para encarar los estragos dejados por ese ciclón.



Cerca de 225 dólares por hora

La empresa eléctrica de Puerto Rico ha tenido que buscar mano de obra externa porque los cerca de 2,000 empleados que tiene en terreno no son suficientes para poner nuevamente de pie una red energética que colapsó por completo. Sus empleados se han ido acogiendo a ofertas de retiro en medio de los problemas económicos de la isla y de la misma compañía, que tiene a cuestas una pesada deuda de 9,000 millones de dólares.

El presidente de uno de los sindicatos de la AEE reconoció que necesitan el doble de manos para restablecer el sistema eléctrico. Sin embargo enfatizó en uno de los puntos del contrato que más críticas ha levantado: Whitefish está facturando al menos 225 dólares por la hora de labor que realiza cada celador o técnico de línea que lleva a la isla. Eso significa que quienes se trepan a reparar los postes y torres de transmisión y distribución de electricidad cobra 11 veces más que un empleado local que desempeña esas mismas tareas y recibe 21 dólares por hora.

"Necesitamos una gran cantidad de gente que venga a darnos la mano, pero darnos la mano no quiere decir que nos van a robar la otra mano. Hay que ser mesurados en esto", dijo a Univision Noticias Héctor Reyes, presidente de la Unión Insular de Trabajadores Industriales y Construcciones Eléctricas, uno de los sindicatos que acoge a empleados de la AEE.

A Puerto Rico también deben llegar unos 400 trabajadores del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para sumarse a las faenas eléctricas.

Whitefish, por su parte, asegura en sus redes sociales que cada día traslada más mano de obra a la isla y que espera alcanzar el millar. Diariamente publica videos de hombres enganchados arreglando postes y torres, e incluso responde a las críticas de líderes locales como la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, amenazando con retirar a los trabajadores de la capital.

"Tenemos a 44 hombres reparando las líneas en tu ciudad y ya llegaron otros 40. ¿Quieres que los devolvamos o que los dejemos trabajando", escribió la empresa. Horas más tarde, ofreció a través de su cuenta de Twitter una disculpa a la edil.

La funcionaria se había hecho eco de los cuestionamientos a la concesión del contrato a Whitefish y en torno a su presidente ejecutivo Techmanski y uno de sus inversores.

Algunos se han preguntado si Techmanski, oriundo de Montana, tiene algún vínculo con el secretario del Interior de Estados Unidos, Ryan Zinke, quien también procede de allí. También salió a relucir el hecho de que Joe Colonnato, uno de los financistas de Whitefish a través de HBC Investments, donó dinero a la campaña del presidente Donald Trump.

Una fuente del gobierno de Puerto Rico con conocimiento del tema dijo que no recibieron ninguna llamada ni "ningún tipo de presión" para otorgar el contrato a Whitefish, que es mayor que el de 240 millones de dólares suscrito por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército con la empresa Fluor, basada en Texas, para colaborar con las reparaciones.

La empresa también ha rechazado que haya usado algún tipo de influencia para lograr el contrato. "Mientras a otras empresas eléctricas le preocupa cómo nos van a pagar, Whitefish Energy fue la compañía que realmente confió y pudo llegar hasta aquí", dijo Techmanski citado por la agencia Bloomberg.

Una fuente del gobierno de Puerto Rico confirmó que esa el no pedir un desembolso fue una de las razones para adjudicar el contrato teniendo en cuenta la liquidez precaria de la Autoridad de Energía Eléctrica.


En fotos: Así sobrevive Utuado, uno de los municipios más afectados por el huracán María en Puerto Rico

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés