null: nullpx
Embarazo

La congelación de óvulos: una alternativa para mujeres que deciden esperar para ser madres

Cada día las mujeres esperan más tiempo para tener hijos y gracias aa la ciencia ahora tienen una ventana más amplia a la maternidad.
3 Jul 2019 – 1:08 PM EDT

Cada día las mujeres esperan más tiempo para tener hijos. La generación de los millennials, en especial, quiere planificar su futuro familiar. Muchas jóvenes quieren enfocarse en sus estudios y en sus metas profesionales, antes de ser madres, o simplemente no tienen una pareja estable. Según el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), por primera vez en tres décadas, más mujeres en sus 30 están teniendo más hijos que en sus 20.

Pero posponer la maternidad tiene sus riesgos. Las mujeres nacen con una cantidad determinada de óvulos que puede ser entre 1 y 2 millones. A diferencia de otras células, estos no se reproducen. Las mujeres de menos de 30 años tienen un 25% de probabilidad de quedar embarazadas en cada ciclo menstrual, luego de los 30 se reduce a 20% y al llegar a los 40 la probabilidad es de 5%.

Es ahí donde entra la ciencia. Los avances en el campo reproductivo le han dado una ventana más amplia a la maternidad. Noticias Univision 41 entró a un laboratorio de fertilidad en Manhattan para conocer el proceso de congelación de óvulos. La doctora Leslie Ramírez, directora del laboratorio de embriología, nos explica que luego de una evaluación inicial, el proceso comienza con inyecciones de hormonas para que el cuerpo produzca múltiples óvulos en un mismo ciclo menstrual.

Luego de removerlos del útero y de que un embriólogo los estudie pasan a tanques de nitrógeno para ser congelados a una temperatura de negativo 320 grados Fahrenheit para evitar que envejezcan. Pueden permanecer congelados por tiempo indefinido. Muchos bebés saludables han nacido de óvulos descongelados luego de 5 a 10 años. Incluso, hubo un caso exitoso 14 años después. Mientras más joven es la mujer, más saludables serán sus óvulos y por ende su embarazo.

Sin embargo, la doctora Ramírez explica que no hay garantías de que todos los óvulos puedan ser fecundados y lleguen a ser un embarazo. En algunos casos la mujer decide no usar sus óvulos, porque cambió de opinión o porque se embarazó naturalmente y entonces tiene la alternativa de donarlos a alguien para propósitos reproductivos o pedir que sean descartados adecuadamente.


Te podría interesar:

Riesgos y beneficios de un embarazo tardío

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:Embarazo

Más contenido de tu interés