null: nullpx
Brooklyn

Jugadores de Pokémon Go hallaron más que criaturas en los bares de Brooklyn

La temperatura sobrepasaba los 90 grados Fahrenheith por lo que muchos llegaron, pidieron su cerveza fría y aún no tomaban el primer sorbo cuando la vida les había cambiado.
25 Jul 2016 – 10:02 PM EDT

Por Angie Avendaño / ¡Al Despertar!

BROOKLYN, Nueva York. - Cuando el estratega digital Jeff Ramos comenzó a jugar Pokémon Go, hace unas semanas, se dio cuenta de cómo su mundo, a diario, cambiaba. Y no sólo el suyo.

“El primer fin de semana que lo jugué… recuerdo que de camino a casa le di información como a tres grupos (que buscaban monstruos, gimnasios y paradas en la zona)”, contó sobre la nueva dinámica que se vive en las calles de la ciudad de Nueva York.

Jugando Pokémon Go, notó, por primera vez las historias trascienden al mundo real, generando a su vez otras y otras entre los 8.5 millones de residentes en la ciudad de Nueva York y también los turistas. “Seas niño o adulto, te permite explorar un vecindario y conocer a otras personas con los mismos intereses” destacó Ramos.

En estos días, lo más común es buscar conversación y preguntar, “¿ya encontraste este PokeGym?” o “¿por aquí está el PokeStop?” y en casos más extremos sobre una extraña criatura en particular, sin temor a que la otra persona ni siquiera sepa que por ahí se encuentra.

Después de todo, la competencia en Pokémon Go no termina al encontrar las 142 criaturas disponibles en Estados Unidos. Luego hay que entrenarlas para la batalla y ganará quién más fuerte y mejor entrenado esté. Así que es una meta a largo plazo.

Consignando cómo los juegos han sido parte de la historia cultural de las distintas sociedades, Ramos quiso congregar en un mismo sitio a aquéllos jugadores que tienen más de 20 y casi 40 años, que hoy día pueden disfrutar lo que tal vez añoraron cuando jugaban en la escuela intermedia y superior, hace más de 15 años. La tecnología, finalmente, lo hizo posible.

Tomando en cuenta que Pokémon Go es mayor de edad -se inventó hace 21 años aunque el primer juego se lanzó en el 1996- Ramos organizó una búsqueda de criaturas, recorriendo distintos bares en Brooklyn.

La respuesta fue asombrosa.

Atrás quedó la imagen de una persona sola, mirando a su celular mientras terminaba su trago. Los amantes de Pokémon comenzaron a llegar al Brooklyn Bowl, punto de encuentro, y la dinámica permitió conocer lo que no muchos promueven sobre el juego. ¿Cómo qué? Como el inicio de amistades, el deseo de descubrir lugares nuevos, la forma en que se recauda dinero a través para entidades sin fines de lucro que ayudan a la sociedad y sobre todo la alegría que genera compartir bajo un mismo techo con personas que al igual que uno, sólo quieren vivir en paz.

Dice el refrán que para muestra con un botón basta. A continuación, les compartimos varios:


“RECORDAR ES VIVIR”

La sonrisa de Milton refuerza sus palabras cuando responde por qué juega Pokémon Go. “Sé que dicen que es algo de niños, pero trae memorias” contó:



Sobre la noticia de que Nick Johnson, residente en Brooklyn, se convirtió en el primero en completar las 142 criaturas disponibles en los Estados Unidos, Milton respondió como santo Tomás, “ver para creer”. Y nos mostró su Pokedex, en el cual los monstruos de bolsillo ya sobrepasan los 100.



NUEVAS EXPERIENCIAS

Para Benjamín, el evento del sábado fue algo “muy rico”. ¿Por qué? Hizo del fin de semana uno diferente:



Hasta el momento, Benjamín ha capturado decenas de criaturas, pero en una pausa que hizo compartió que de todos, dos son sus favoritos:


EL SECRETO SE COMPARTE

Jeff Ramos escuchó que supuestamente mientras más personas juegan en el mismo lugar, van apareciendo monstruos potentes. Cierto o no, sí confesó que logró atrapar un Poliwarth, frente a la tienda de Nintendo en Manhattan.


UNA APORTACIÓN EN CADA PASO

Seth y Adam llamaron la atención el sábado por los carteles que lucían en sus pechos. Ofrecían energía a los jugadores, a los que también informaban sobre la aplicación “Charity Miles”. Se trata de un compromiso hecho por grandes corporaciones para donar a entidades sin fines de lucro cierta cantidad de dinero, por cada milla que caminen los jugadores.


RELACIONADOS:BrooklynAppsSociedadAmistadBares

Más contenido de tu interés