null: nullpx
Abuso Infantil

Hispanas enfrentan cargos por liderar una red de tráfico sexual de menores en Nueva York

En una corte federal en Manhattan se acusó a cinco mujeres y un hombre de delitos vinculados a abuso de menores y pornografía infantil. Una sexta acusada no ha podido ser capturada.
13 Sep 2016 – 7:54 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. - En la historia de la acusación contra seis personas por tráfico sexual en Nueva York, los papeles, así como en una película o telenovela, están delineados para cada actor.

El caso “Estados Unidos vs. María Soly Almonte, Vetthya Alcius, Dawitt Dykes, María Magdalena Almonte, Darlene de León y Gabriely M. José” establece los cargos que los acusados enfrentan por tráfico sexual de menores, conspiración de tráfico sexual de menores, uso de comercio interestatal para promover actividad ilegal, incitación de un menor y recibo y posesión de pornografía infantil.

La demanda dice que cuatro de las mujeres acusadas y el hombre -Dawitt Dykes- eran responsables de varios burdeles en Nueva York, entre los que estaban apartamentos en El Bronx y Harlem, y en los que se explotaban tanto a prostitutas como a menores de edad, como contó EFE.

Cinco de los acusados se presentaron el lunes en una corte federal ante el juez James L. Cott y fueron arrestados. Pero a la sexta acusada, Vetthya Alcius, la justicia no la ha podido encontrar.

Desde al menos el 2015, María Soly Almonte, Alcius, Dykes, De León y José habían operado un burdel donde se traficaba a menores, tan jóvenes como de 13 años.

La acusación sostiene que María Soly Almonte (alias “Soly Almonte”, “Soly La Fuerte”, “SoSo”, “SoSo Wavy” y “Soly Montana"), de 32 años, era la propietaria del burdel.

Alcius (alias “Theiya Cole”), de 22 años, María Magdalena Almonte, de 51 años, De León, de 29 años, y José (alias “Gabriela Vuitton” y “Gabby”), de 20 años, eran trabajadoras y Dykes (alias “Daweezy” y “Dawezzy”), de 24 años, tenía a cargo la seguridad.


Coordinaban las citas con menores a través de las redes sociales

El burdel no se escondía dado que anunciaba sus servicios en el portal Backpage.com. Se comunicaban con sus clientes, además, vía telefónica.

"Dominican bbw looking for fun", leía uno de los anuncios publicados en el verano de 2014 en la mencionada página web con la foto de María Soly Almonte y la "víctima 5", según uno de los relatos de la demanda.

'Bbw' es una abreviación para "big, beautiful woman".

Según la acusación, las prostitutas del burdel debían pagarle una comisión a María Soly Almonte por los servicios que ofrecían.

La demanda, asimismo, hace referencia a cinco víctimas menores que brindaron servicios en una o más de las localidades del burdel.

Alcius y José, por su parte, se comunicaban con varias de las víctimas, menores de edad, sobre las actividades del burdel a través de redes sociales. Eso incluía coordinar citas.

La fiscalía determinó que Alcius enfrentaría un mínimo de cinco años de prisión por recibir y poseer pornografía infantil y un máximo de diez años por seducir menores de edad.

Los demás acusados se expondrían a 15 años de cárcel por conspirar para el tráfico sexual y por tráfico sexual de menores y el uso del comercio interestatal para promover actividades ilegales.

Si tiene información relevante a esta investigación debe contactar al FBI al 212-384-1000 o a través de este enlace https://tips.fbi.gov/.

Vea también:


Más contenido de tu interés