null: nullpx
Desfiles

Escoceses celebraron su cultura desfilando en falda por Nueva York

Algunos asistieron para festejar sus raíces, otros fueron por pura curiosidad.
9 Abr 2016 – 06:29 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

La lluvia, el granizo y el frío no fueron suficientes para detener a las miles de personas que se congregaron el sábado en el Desfile de Tartanes de Nueva York que celebra la cultura y la herencia escocesa.

En su edición 18, el desfile se llevó a cabo en la 6ta avenida, entre las calles 42 y 55, reuniendo a familias escocesas y a neoyorquinos de otros países que por distintos motivos se sienten atraídos a esta cultura.
“¡Amo ver a los hombres con falda!”, dijo entre risas la puertorriqueña María Rivera. “Tengo una afinidad muy fuerte por Escocia y su gente, me encantan sus costumbres y la música de gaita”.

Mientras que algunos de los participantes eran escoceses residentes de Nueva York, New Jersey y Connecticut, otros viajaron especialmente desde Escocia para estar en este evento organizado por el Comité del Día Nacional de Tartanes en Nueva York.

“Estoy aquí para celebrar que soy escocés”, dijo Grant Hoskin. “Me siento orgulloso de pertener a esta cultura y de poder finalizar la Semana de Tartanes junto a esta esta multitud. Es una forma de estar cerca de casa .


El Gran Mariscal que desfiló este año fue el actor escocés Sam Heughan, conocido por la popular serie de época Outlander.

“Para cada desfile escogen a alguien que atraiga a muchas personas para representar el evento. Por ejemplo, el actor Sean Connery fue Gran Mariscal hace unos años”, explicó Rivera. “Estoy segura de que muchas de las mujeres vinieron solo para ver a Sam Heughan… Es muy sexy”.

Los escoces marchaban por el centro de la calle y personas de otras nacionalidades se dedicaban a observar y disfrutar el desfile desde la acera en un ambiente festivo. “Lo que más me gusta de vivir en Nueva York es poder disfrutar de otras culturas”, dijo la mexicana Elisabeth Quirós.


“Estaba por la zona y decidí quedarme un rato”, contó Florencio De Jesús, neoyorquino de padres puertorriqueños. “Me encantan los desfiles de esta ciudad, especialmente éste porque es tranquilo, no hay nadie matándose”.

El tradicional estampado tartán se veía no solo en las faldas de quienes representaban las diversas casas de linaje escocés, sino también en vestidos, bufandas, botas, medias, gorras, paraguas, e incluso abrigos de perros.

“Me siento como si estuviera en Escocia con este cielo gris y lluvioso”, confesó Brian Smith. “Es bueno que nos reunamos de esta forma, que recordemos de dónde venimos”.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés