null: nullpx
Elecciones 2016

"El problema de Puerto Rico no es uno de deuda" dice el gobernador electo Ricardo Rosselló

El político del Partido Nuevo Progresista, de 37 años, alega que la grave crisis económica que sufre la isla es por falta de liquidez y de credibilidad.
10 Nov 2016 – 3:53 PM EST

NUEVA YORK. - El gobernador electo de Puerto Rico, Ricardo Rosselló Nevares, aseguró en entrevista con Univision Nueva York que su administración le dictará las pautas a la Junta de Supervisión Fiscal que el gobierno federal asignó a la isla para auxiliarla a salir de su crisis económica.

“Hemos planificado lo que va a ser un plan de política pública, que es cónsono con nuestra realidad fiscal. Por lo tanto, la Junta de Control Fiscal lo que va a tener que hacer es validar nuestra propuesta y nosotros como gobierno tomar las decisiones y ejecutarlas”, apuntó Rosselló Nevares, de 37 años, ocho de los cuales (del 1993 al 2001) residió en la Fortaleza, casa del gobernador del la isla, cuando su padre Pedro Rosselló González estuvo al mando del gobierno puertorriqueño.

Rosselló Nevares, quien el martes derrotó a otros cinco aspirantes a la gobernación de la isla, destacó que la crisis económica en la que está sumida la isla, con una deuda aproximada a 70,000 millones de dólares, se resuelve con credibilidad y liquidez.

“El problema de Puerto Rico no es uno de deuda”, enfatizó 24 horas después de su triunfo. Y añadió: “Estados Unidos tiene una deuda ‘por cápita’ (sic) que es tres veces mayor que la de Puerto Rico, por lo tanto lo que es, es un problema de liquidez y de credibilidad. Al ser electo gobernador ahora, reestablecemos la credibilidad. De hecho, hoy (el miércoles) el valor de bonos en Puerto Rico, solamente con la elección que tuvimos, subió a su niveles más altos en 17 meses. Esa es la ruta que queremos trabajar para tener liquidez”.

Si bien es cierto que la deuda de Estados Unidos es de 19.7 billones de dólares (casi tres veces la de Puerto Rico), la diferencia en términos de población es que la isla sólo cuenta con 3.4 millones de habitantes mientras que la nación norteamericana tiene 322 millones de residentes activando la economía.

En Puerto Rico, la tasa de desempleo roza el 11%, mientras que en Estados Unidos se acerca al 5%.

Las declaraciones de Rosselló Nervares ponen sobre la mesa uno de sus primeros grandes retos, pues precisamente al presidente electo de Estados Unidos, Donald J. Trump, sí cree que el problema de Puerto Rico es su enorme deuda.

En mayo, Trump había adelantado que no favorecía un rescate financiero para la isla. “No creo que Estados Unidos deba rescatar a Puerto Rico”, espetó cuando se le preguntó sobre la situación de la isla.


El magnate, que presumió de su experiencia en los negocios, detalló que “el problema con Puerto Rico es que su deuda es muy alta. Soy el rey de la deuda, amo la deuda (…) pero Puerto Rico tiene demasiada deuda, tienes que recortarla significativamente”, dijo Trump en entrevista con la cadena CNN.

Y ese no será el único reto que Rosselló Nevares enfrentará con el presidente Trump. Al igual que su padre, el recién electo gobernador representa al Partido Nuevo Progresista, cuyo objetivo es la lucha por la estadidad para el país.

Con la derrotada demócrata Hillary Clinton, dijo, “había trazado una ruta” para lograr que Puerto Rico se convirtiera en el estado 51 de la nación americana. Sin embargo, ahora confía en la propuesta del programa republicano, que según afirmó “establece que le quieren ofrecer a Puerto Rico lo que es una ruta hacia la estadidad. Nosotros esperamos que eso se cumpla y vamos a luchar junto a nuestra comisionada residente ( Jennifer González) para que se le ofrezca a Puerto Rico esa estadidad”.

En ese sentido, Trump ha señalado que apoyará la voluntad del pueblo, “ya que persiguen la estadidad”, estatus que a través de diversas consultas no ha logrado obtener la mayoría del respaldo de los residentes de la isla.

De todos modos, Rosselló Nevares apuntó que ya es tiempo de que Puerto Rico se convierta en el primer estado hispano. “Yo entiendo que la nación no puede estar hablando de democracia y libertad en Cuba o en Venezuela cuando tiene en su propia nación una jurisdicción que es prácticamente completa de hispanos que no tienen los derechos iguales. Le compete a la nación americana dar los pasos afirmativos para validar la voluntad del pueblo de Puerto Rico para lograr que la nación sea más grande”.

Vea también:

Más contenido de tu interés