null: nullpx
Criminalidad y Justicia

El conductor que atropelló a un niño hispano en Brooklyn enfrenta seis cargos criminales

El mexicano Armando Mino fue acusado el jueves y se le impuso una fianza de 50,000 dólares, de la cual tendría que pagar la mitad en efectivo si quiere estar en libertad mientras se realiza el juicio en su contra.
8 Sep 2016 – 5:38 PM EDT

MANHATTAN, Nueva York. – El conductor mexicano Armando Mino, de 53 años, conoció este jueves a qué se expone por haber atropellado a un niño en Brooklyn y no haberlo reportado.

Las autoridades estaban tras los pasos de Mino desde el 24 de agosto, cuando se reportó el accidente entre las calles 41 y Fort Hamilton Parkway. El pasado lunes, 12 días después del accidente, el conductor acudió a la policía para responder por lo ocurrido.

Este jueves, en la corte criminal del condado Kings, Mino fue acusado de seis delitos: asalto en segundo y tercer grado, abandono de la escena de un accidente sin reportarlo, ignorar una señal de control del tránsito, conducir de manera peligrosa y operar un vehículo de motor sin la licencia correspondiente. Se le fijó una fianza de 50,000 dólares, de la cual debe pagar la mitad en efectivo si quiere disfrutar de ese beneficio mientras transcurre el proceso judicial en su contra.

De acuerdo con los datos recopilados por el detective Salah Ali, luego de entrevistar a testigos y revisar los videos de cámaras de seguridad en la zona, el 24 de agosto, a las 4:05 de la tarde, Armando Mino conducía una camioneta Toyota Sienna, de 2014, cuando presuntamente no respetó la luz roja del semáforo. Fue así como impactó al pequeño Christopher Amendaño, de seis años, y quien en ese momento cruzaba la calle junto a su padre José Alberto y su hermano menor.

En video quedó registrado cuando el padre de Christopher corre a socorrerlo. El menor sufrió golpes y cortaduras en el rostro y el cuerpo. Se le dislocó una cadera, sufrió una laceración cercana al hígado y la fractura de la clavícula.

Mino bajó de la camioneta, pero no intercambió palabras con sus víctimas. Según dijo José Alberto Amendaño a Univision Nueva York, al hombre “más le importó el carro, que estuviera bien”. Lo mismo dijeron otros testigos a la policía y fueron algunos de ellos los que al ver que el conductor abandonaba el lugar, escribieron su número de placa y la dieron a las autoridades: T624887C.

Al hacer una búsqueda de esa placa, las autoridades detectaron que la licencia del conductor había sido suspendida hacía un tiempo, pues incumplió con presentarse a una citación para el pago de unas multas.

Se alega que Mino desconocía esa información, pues la citación le había sido enviada a una residencia que no es la actual.

Por qué no reportó el accidente y esperó 12 días para entregarse a las autoridades será algo que responderá ante un juez.

Mientras tanto, la familia de Christopher Amendaño espera que el seguro de Armando Mino les cubra los gastos hospitalarios y sobre todo las terapias de rehabilitación que necesita el menor.

Christopher estuvo recluido una semana en el centro médico Maimonides, donde le ofrecieron el tratamiento de emergencia, pero le negaron las terapias en su vivienda.

Afligida, su madre, María Quinche, dijo que en el hospital “no quisieron entender, porque yo no hablo inglés. Yo hablo español, se me hace difícil”.

Los padres de Christopher son de origen indígena en Ecuador, por lo que la madrina del niño, Elsa Samaniego, solicitó en el hospital un traductor, que les ayudara a comprender a ambas partes. Sin embargo, “decían que no había”, aseguró la mujer.

Vea también:


Más contenido de tu interés