null: nullpx
Crímenes

Tres mujeres mueren asesinadas de manera “sangrienta” en menos de 15 días en Miami

Rosa Hilda Martínez de 44 años, Carolyn Espinosa de 34 años y Marays Morejón de 49 años, perdieron la vida a mano de sus parejas en circunstancias similares pero en distintos lugares de la ciudad. Sus agresores también murieron perturbando a vecinos, familiares y amigos de las víctimas quienes dejan huérfanos a varios niños.
16 May 2019 – 4:58 PM EDT

La víctima más reciente fue Rosa Hilda Martínez quien murió de una puñalada que le propinó Ronny Santana Rodríguez de 43 años, según dijo la policía de Broward.

Jonathan Barbosa, el padre de la novia de uno de los hijos de la víctima contó que el ex novio de Rosa Hilda Martínez llegó a su vivienda cerca de las 6:00 am de este miércoles 15 de mayo y un familiar le abrió la puerta.

“Supuestamente quería hablar con ella, subió al cuarto y la encerró. Fue ahí cuando la mató con el cuchillo que traía en su bolsillo”, dijo Barbosa.

Los hijos de Hilda estaban con su abuela en el apartamento de al lado y escucharon sus gritos de auxilio. El hijo mayor llamó a la pareja actual de la víctima y al llegar, el hombre confrontó al sujeto armado con el cuchillo y este lo hirió.

Veda Coleman-Wright, vocera de la oficina del sheriff de Broward informó que tres oficiales llegaron a la escena, “pero al ver que el hombre se negaba a soltar el cuchillo y actuaba violentamente, unos de los policías le disparó".

El hombre falleció más tarde en el hospital”. “Se salvaron más vidas gracias al valor y la acción de un sargento con más de 20 años de experiencia”, explicó Rod Skirvin, presidente del sindicato de la policía de Broward.

Rosa Hilda Martínez tenía tres hijos menores de edad de diferentes hijos y un allegado teme que sean separados luego de su muerte.

“Estoy destrozado, eso no se lo deseo a nadie, pero son cosas que no sé por qué pasan”, dijo Barbosa.


“Aparentemente el marido mató a su esposa porque estarían en materia de divorcio”

Oficiales de la policía de Broward, investigaban el pasado primero de mayo la muerte de Carolyn Espinosa de 34 años de edad y de nacionalidad colombiana, cuyo cadáver fue localizado en el lugar donde vivía, ubicado en el 3673 San Simeon Circle en Weston.

Las autoridades informaron que recibieron un llamada que reportó la muerte de Carolyn quien era madre de tres hijos. Uno de ellos, de nueve años de edad, quien al llegar del colegio ve que su madre no le abre la puerta por lo que busca ayuda de una vecina y es cuando se consiguen con el cuerpo sin vida.

Un día después su esposo Angel García Sánchez, un cubano de 39 años, era el principal sospechoso del asesinato de Carolyn García.

La oficina del alguacil de Broward informó el dos de mayo que Angel García Sánchez se atrincheró dentro de su vivienda ubicada en el 558 Sheppard Road de Venus en el condado Highlands, cuando llegaron para arrestarlo.

Los detectives de homicidio de Broward habían emitido una orden de arresto en contra de Sánchez, después de realizar las investigaciones dentro de la vivienda en donde ocurrió el homicidio.

Al parecer, una cámara de seguridad registró el momento cuando la pareja de la víctima entró y salió varias veces de la residencia, ubicada en el 3673 San Simeon Circle de Weston.

El equipo SWAT de la oficina del alguacil del condado Highlands, agentes especiales del U.S. Marshal y los detectives de la oficina del alguacil de Broward, intentaron detener a García Sánchez , pero el hombre no respondió al llamado de la puerta. Fue entonces cuando el sujeto disparó contra el vehículo blindado del grupo de tareas especiales en donde venían los agentes para arrestarlo.

Luego del enfrentamiento que duró más de horas, las autoridades encontraron a Angel García Sánchez sin vida dentro de la vivienda, según informó la policía. Los detectives del caso confirmaron que la pareja se había separado y la víctima había comenzado recientemente el proceso de solicitud de divorcio.

“Aparentemente el marido mató a su esposa porque estarían en materia de divorcio”, dijo Alejo Aguirre un vecino de la víctima. Carolyn y Angel tenían tres hijos, una niña de tres a˜ños y dos varones de 9 y 12 años de edad.

Los menores que quedan huérfanos están con su abuela materna, dijeron los vecinos de Carolyn Espinosa. “La comunión de unos de los niños era el sábado”, confirmó esa semana Alyssa Cochinero una joven amiga de la familia.


“Pensé que era un perro dando a luz pero al oír gritos supe que mataban a una persona”

Marays Morejón y Reinaldo González eran una pareja de cubanos residentes de un condominio en el suroeste de Miami, perdieron la vida luego de una disputa doméstica dentro de su vivienda ubicada en la avenida 157 y la calle 34 en Kendall.

Una amiga de Marays contó conmocionada el momento cuando escuchaba a Reinaldo González asesinando a su pareja. "¡Fue horrible!", dijo Ingrid Horta quien vio a la hija de la víctima llena de sangre.

La vecina de la mujer asesinada por su esposo, dijo que no quería pasar la noche en su casa luego de haber escuchado los gritos y el llanto desesperado de su amiga mientras fue asesinada.

“Pensé que era un perro dando a luz, pero después dije que era una persona. Vi a su hija llena de sangre por todos lados y el niño estaba bien ¡Fue horrible!", contó conmocionada Irma.

El hijo de la pareja fue quien llamo al 911 diciendo que su padre estaba asesinando a su mamá. El director de la policía de Miami-Dade Juan Pérez aseguró que la escena que encontró el oficial que atendió la emergencia será "bastante difícil de olvidar”.

Cuando la policía llegó encontraron a Marays Morejón con traumas en todo su cuerpo, luego un agente tuvo que forcejear con Reinaldo González y finalmente se vio obligado a desenfundar su arma y dispararle al hombre, quien murió en la escena.

El oficial que actuó en este incidente tiene 17 años trabajando en la policía de Miami-Dade y es un veterano, aseguró el director del departamento Juan Pérez.

Otra vecina que se enteró del asesinato ocurrido dentro de su condominio dijo que el hombre tenía que estar muy mal de los nervios. “No es humano que alguien le haga eso a otro, pero lo que más tristeza me da es esos niños ahora sin padre ni madre”, contó Lucía residente de Caribe Lakes”.

En fotos: la pareja de Florida que adoptó a siete hermanos

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CrímenesAsesinatosParejas

Más contenido de tu interés