null: nullpx
Huracán Irma

Esta es la historia de Mac’s Club Deuce el bar que después del Huracán Andrew tuvo que desocupar la policía

Fundado en 1964, el emblemático bar aún sigue abierto y 25 años después de aquella anécdota después del huracán que devastó la Florida sigue en pie para afrontar Irma, aunque esta vez hará caso de las autoridades y abrirá solo hasta que sea legal operar. Sus puertas este viernes cierran a las 7 de la noche.
8 Sep 2017 – 4:51 PM EDT

El lunes 24 de agosto de 1992 cuando los habitantes de Miami y todo el sur de la Florida se levantaron con un cielo que apenas parecía clarear se toparon con una devastación que había dejado casi completamente arrasado Key Biscayne, Coral Gables y Kendall después de los vientos de 140 millas por horas que había traído el huracán Andrew ( Algún milagro había logrado que los vientos de 150 millas cesaran un poco).

En Miami Beach, una de las zonas que se habían demarcado como más vulnerables, había sí algunas inundaciones y una que otra calle obstruida por los árboles. Pero entre el paisaje art decó algo afectado y los colores pasteles humedecidos de las edificaciones, el emblemático bar Mac´s Club Deuce ubicado en la 222 Fourteenth St., parecía haber sobrevivido indemne a la catástrofe.

Fundado en 1964 por Mac Klein, el emblemático bar se ufanaba de nunca cerrar, de trabajar 21 de las 24 horas del día y de no contar ni si quiera con una cerradura para ajustar la puerta. “Siempre que hemos tenido un huracán hemos puesto a dormir en la puerta a uno de nuestros gorilas”, se cuenta con gracia en una crónica sobre el lugar que publicó el Miami New Times. Los semáforos colgantes a punto de caer al suelo, el cableado eléctrico hecho un enredo en las calles, los escombros que hacían el paisaje urbano irreconocible no iban a hacer que el viejo desistiera de abrir su bar. No sabía sin embargo que su intuición, su atrevimiento, no se equivocaba: el martes a pesar de los destrozos de Andrew el bar estaría lleno como en sus mejores días.

Mientras Estados Unidos lidiaba con el que para entonces se convertiría en la tragedia más cara de su historia (luego solo superada por Katrina) y mientras algunos en edad mayor no podían más que recordar los estragos que había traído la ráfaga de huranes que en 1964 azotaron a todo el país, otros más escasos de años se dirigían a Mac´s Club Deuce a perseguir quizás el último cigarrillo sobreviviente de Miami.

Sin luz, por supuesto, y con casi todo en la zona de Miami Beach cerrado (más valdría decir devastado) el bar fue llenándose y la multitud fue haciéndose tan escandalosa que hasta la guardia nacional tuvo que intervenir. "Alrededor de las ocho, después del atardecer, la Guardia Nacional entró con sus M-16 atados al cuerpo y empezó a gritar:" Todo el mundo en este bar está en violación del toque de queda ", le contó uno de los trabajadores del bar al Miami New Times quien aseguró además que la gente salió tan despavorida que terminó por olvidar carteras y dinero.

El Mac´s Club Deuce sigue en pie 25 años después y aunque su fundador falleció hace un par de años a la edad de 101, el lugar sigue siendo una referencia en la ciudad y sigue manteniendo esa cierta desobediencia una vez que aunque la mayoría de establecimiento de esa área están cerrados, con páneles anti huracanes, hoy viernes -a un día de que Irma finalmente aterrice en las tierras de la Florida- estará abierto hasta las 7 de la noche (no hasta las 5 am como acostumbra).

La esposa de Klein, quien ha seguido manteniendo en pie el recinto, sin embargo ha querido mostrar un poco más de cordura y ha declarado públicamente que el bar va a operar hasta que las autoridades se lo permitan. Incluso en el Twitter del bar ha querido alentar a sus seguidores que se mantengan seguros.


Habrá que ver si después de que Irma pase, de nuevo muchos van a querer encontrar un bar abierto en Miami Beach para celebrar de manera colectiva que la tormenta por fin se ha ido. Quizás Mac´s Club Deuce esta vez no esté abierto.


RELACIONADOS:Huracán IrmaTrendingLocal

Más contenido de tu interés