null: nullpx
Planeta

¿Volcanes en California? Sí, son una amenaza real para el estado

Científicos del Servicio Geológico de EEUU advierten sobre la actividad de ocho regiones volcánicas dentro de California, que podrían llegar a ser el epicentro de una poderosa erupción.
22 Ago 2017 – 6:20 PM EDT

LOS ÁNGELES, California. - California es una de las zonas sísmicas más activas del mundo y sus habitantes conocen de primera mano que las espectaculares vistas de playas, urbes, bosques y montañas coexisten con la advertencia de que la zona podría ser azotada por un terremoto de magnitud catastrófica. Sin embargo, el temido 'Big One' no es el único fenómeno natural que podría afectar al estado dorado. Los científicos del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) aseguran que la región del oeste del país, incluyendo Oregón, Washington y California, son susceptibles a otra amenaza de la madre naturaleza: los volcanes.

En California los científicos han identificado ocho zonas volcánicas que podrían, algún día, convertirse en el epicentro de una fuerte erupción. En particular los vulcanólogos y sismólogos destacan la peligrosidad de los volcanes que forman parte de la cordillera de las Cascadas (Cascade Range), una formación de montañas que cruza varias regiones occidentales del continente norteamericano desde Canadá hasta el norte de California.

Dichas cordilleras además forman parte del llamado 'Cinturón de Fuego del Pacifico', una de las zonas sísmicas más activas del planeta Tierra.

Los expertos agregan que las erupciones volcánicas más conocidas y recientes en Estados Unidos –incluyendo la gran erupción del Monte Santa Elena en 1980– se atribuyen a la actividad de los volcanes de la cordillera de las Cascadas. Advierten que esta cadena de montañas está poblada por volcanes "jóvenes, repletos de magma" y con "altas probabilidades de estallar".

Monte Shasta, ubicado en el norte del estado, dentro del condado de Siskiyou, ocupa el primer lugar en la lista de volcanes activos que están en la mira de los científicos de USGS. Este monte alcanza una altura de 14,179 pies (4,321 metros), y es el segundo pico más alto de la cordillera de las Cascadas.

Shasta está calificado como un estratovolcán, cuyas características incluyen una apariencia cónica de gran altura y cuyas erupciones son periódicas y explosivas. El Nevado del Ruiz en Colombia, Monte Pinatubo en Filipinas y el volcán de Colima en México son otros ejemplos de los estratovolcanes.


Las zonas más peligrosas

Margaret Mangan, la directora del Observatorio Volcánico de California (CVO), explicó en una entrevista con el San Francisco Gate que las ocho regiones volcánicas en California comprenden una lista de los "volcanes que deben ser monitoreados".

El grupo que dirige Mangan además ha divido dichas regiones de acuerdo con su nivel peligrosidad. Monte Shasta y las regiones volcánicas Lassen y Long Valley representan una " amenaza muy alta", según la tabla de calificación del CVO.

Bajo la categoría de "amenaza alta", se encuentran el campo volcánico Clear Lake, el volcán Medicine Lake y la zona de Salton Buttes. El cráter Ubehebe y el campo volcánico Coso representan una "amenaza moderada", según la organización científica.

En el país, Monte Shasta al igual que las regiones de Lassen y Long Valley, también han sido calificadas como zonas volcánicas peligrosas y que deben permanecer bajo observación por parte de las autoridades ambientales.

John Ewert, un vulcanólogo de USGS, estableció en 2005 un sistema para identificar los volcanes en EEUU que representan una amenaza. Ewert y sus colegas evaluaron las zonas volcánicas de acuerdo con 25 factores, incluyendo el número de erupciones, la cantidad de habitantes alrededor del volcán y la cercanía a plantas de energía, aeropuertos y otros lugares de servicios públicos.

La evaluación tuvo como resultado la identificación de 57 volcanes prioritarios en el país. El equipo de Ewert además señaló 18 "volcanes de muy alta amenaza" y de estos, según el científico, 11 están en la cordillera de las Cascadas y tres en California.

"Vivimos en un planeta fascinante. Tenemos grandes terremotos. Tenemos erupciones volcánicas, tsunamis. Todas estas cosas pasan", observó Ewert en el informe del San Francisco Gate.


Michael Clynne, otro experto en el tema y miembro del Centro de Ciencias Volcánicas de USGS, también ha destacado la importancia de observar la actividad en la zona de Lassen.

La región, situada en el norte de California, fue el epicentro de una poderosa erupción en 1915 y según advirtió Clynne durante un discurso presentado en 2015 "la zona volcánica Lassen sigue activa y estallará otra vez. Es solamente una cuestión del tiempo".

¿Qué podemos hacer ante estas amenazas?

Los científicos de USGS coinciden en la importancia de mejorar el sistema de monitoreo de estas regiones con la finalidad de poder alertar a la población y llevar a cabo evacuaciones en caso de una erupción.

"Las erupciones volcánicas son uno de los agentes de cambio más dramáticos y violentos de la Tierra", observa USGS en su portal digital sobre los volcanes.

"Afortunadamente, los volcanes presentan disturbios iniciales que, cuando se detectan y analizan a tiempo, permiten prever las erupciones y advertir a las comunidades en riesgo. El tiempo de alerta que precede a los eventos volcánicos típicamente permite espacio suficiente para que las comunidades afectadas implementen planes y medidas de respuesta", añade USGS.

Vea también:


Tsunami, olas de la destrucción

Loading
Cargando galería



Más contenido de tu interés