null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Simpatizantes de Trump pierden por primera vez una batalla contra las leyes santuario de California

El Concilio de West Covina decidió no unirse al movimiento que se opone a las leyes que protegen a los indocumentados. El tema, que sigue dividiendo condados y ciudades, está siendo discutido en varios municipios del sur de California.
4 Abr 2018 – 08:09 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.– Se daba casi por hecho que West Covina sería la primera ciudad del condado de Los Ángeles en sumarse a la batalla legal contra las leyes santuario de California, pero el plan se vino abajo la noche de este martes en un acalorado debate público en el que llovieron insultos racistas, como llamar a los indocumentados "espaldas mojadas" y comparar su comunidad con "un refugio de perros".

West Covina, donde casi la mitad de su población es hispana, pretendía unirse a la rebelión contra la ley SB54, que prohíbe a los policías locales aplicar las leyes federales de inmigración, sumándose a la demanda que busca interponer la ciudad de Huntington Beach. El año pasado, el ayuntamiento de West Covina aprobó una resolución en contra de dicha norma; sin embargo, la mayoría de sus concejales decidió este martes no secundar la polémica moción que presentó el alcalde Mike Spence.

"¡Nos avergüenzan! ¡Cobardes!", gritaron simpatizantes del presidente Donald Trump que acudieron al Concilio para respaldar el movimiento antisantuario que ha cobrado fuerza en los condados de Orange y San Diego. "¿Desde cuando los ilegales se volvieron una prioridad?", cuestionó un hombre.

Durante cinco horas, detractores y partidarios de la SB54, incluido su autor, el senador Kevin de León, expresaron sus opiniones ante los concejales de West Covina. La reunión fue interrumpida varias veces por los gritos de ambos bandos, que se escucharon incluso afuera del recinto.

"Esta es una ley constitucional. Yo la escribí con la ayuda del exfiscal general Eric Holder", dijo De León en su intervención. "Si los policías locales colaboran con agentes de ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) eso afectará a las víctimas y testigos de crímenes. Ellos no le llamarán a la Policía y el crimen aumentará", advirtió el legislador estatal.

Al terminar su discurso, De León salió escoltado por policías. "¡Sí se puede! ¡Sí se puede!", gritaban unos en la sala del Concilio; "¡Enciérrenlo! ¡Enciérrenlo!", pedían los otros.

En una entrevista con Univision 34, De León calificó los comentarios del alcalde de West Covina de "grotescos e inhumanos" y dijo que hará todo lo posible para defender a los inmigrantes y "contrarrestar todo el veneno, toda la retórica que se sigue fomentando en la Casa Blanca".

Antes de la votación, el debate subió de tono desde que el alcalde Mike Spence pidió darle la espalda a la SB54. Para ello, tomó como referencia el caso criminal de Haissam Massalkhy, un residente permanente que fue sentenciado a cuatro años en una prisión estatal por conducir en estado de ebriedad y atropellar fatalmente a un corredor en Walnut en febrero de 2016.

Ariana Medina, una estudiante de preparatoria, contó en el período de comentarios públicos que sus padres son indocumentados y temía que fueran deportados y la dejaran sola en este país. "¡Qué vergüenza!", la interrumpió un activista antiinmigrante. "¡Esos son ‘mojados’!", gritó otro.

Los defensores de los indocumentados portaban pancartas en las cuales se leía "Alto a las deportaciones, mantengan unidas a las familias", "ICE fuera de West Covina", "Protejan a los inmigrantes" y "No más abuso de poder".

Por su parte, los simpatizantes de Trump agitaban banderas estadounidenses, llevaban gorras rojas con la frase "Hagamos a EEUU grande de nuevo" y mostraban carteles con las frases "No SB54", "Construyan el muro" y "Más estadounidenses han muerto por ilegales que por todos los tiroteos masivos".

Ambos bandos se liaron en una batalla a gritos afuera del Concilio de West Covina. "Ilegales!" y "¡USA!" se escuchaba entre el incesante "¡Sí se puede! ¡Sí se puede!". A pesar de la tensión que se vivió, la Policía no reportó incidentes mayores.

Pero el debate aún no concluye en el condado de Los Ángeles. Un concejal de San Dimas propuso revisar el lenguaje de la SB54. Aún no se ha fijado fecha para ello. "Si sostienes que la ley federal es la ley suprema del país, entonces –en última instancia– la ciudad entra en conflicto con el gobierno federal a través de la decisión del estado, lo cual no apoyo", dijo el concejal Ryan Vienna al diario San Gabriel Valley Tribune.

En tanto, la ciudad de Escondido decidirá este miércoles si respalda la demanda que el gobierno federal interpuso contra las leyes santuario de California. Su alcalde, Sam Abed, dijo que espera que el asunto sea respaldado por sus colegas. En su cuenta de Twitter, el funcionario expresó: "Estamos comprometidos en mantener segura a Escondido. Siempre seremos una ciudad gobernada por las leyes".


Vea también:


Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés