Asesinatos

Sentencian a exmilitar de EEUU que descuartizó a su novia en Panamá

Integrante de los Marines orquestó un plan para despistar a los detectives que durante tres años buscaron a su novia hasta encontrar los restos en una isla panameña.
26 May 2016 – 7:05 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Un exmilitar de Estados Unidos que asesinó a su novia y descuartizó el cuerpo para enterrarlo en una isla de Panamá, fue sentenciado este jueves a 26 años de prisión en una corte federal de San Diego, California.

En febrero pasado Brian Karl Brimager, de 40 años de edad, se había declarado culpable de asesinato en segundo gradio en agravio de quien fuera su novia, Yvonne Lee Baldelli, así como de desmembrar su cuerpo y deshacerse de los restos en una isla panameña en 2011.

La investigación del caso determinó que el 26 de noviembre de 2011 Brimager mató a la que era su pareja, Yvonne Lee Baldelli, posteriormente la descuartizó y por último se deshizo de los restos en una zona selvática de la isla Carenero, en el archipiélago panameño de Bocas del Toro.

Desde entonces la mujer fue reportada como desaparecida por su familia y Brimager, quien pertenecía a los Marines, declaró que su novia se había mudado a Costa Rica con otro hombre.

Brimager orquestó una elaborada coartada para engañar a las autoridades que incluyó mandar correos electrónicos haciéndose pasar por la víctima.

También viajó a Costa Rica en varias ocasiones para retirar dinero de la cuenta bancaria de Baldelli y tratar de despistar a los investigadores.

Dos años después de la desaparición de Badelli, en la isla Carenero de Bocas del Toro fueron encontrados restos humanos que tras pruebas de ADN se determinó que correspondían a los de la mujer desaparecida.

Brimager y Baldelli habían comenzado su relación sentimental en 2009 cuando residían en Dana Point, en el sur de California, y en septiembre de 2011 decidieron mudarse a Panamá.

De acuerdo con la investigación, Brimager mantenía contacto vía correo electrónico desde Panamá con otra mujer identificada sólo como "K.W.", con quien planeaba establecerse en Estados Unidos.

En esos correos electrónicos nunca mencionó a su novia, que por entonces ya sufría maltrato físico por parte del exmilitar.

Tras asesinar a Baldelli y hacer todo lo posible para encubrir el crimen, Brimager regresó en diciembre a California para casarse con K.W., pero en marzo de 2012 el FBI comenzó a interrogarle para averiguar qué había sucedido con su novia.

Más contenido de tu interés