null: nullpx
Estafa y Fraude

Robó la identidad de una abogada de Nueva York para defraudar a indocumentados en California

Jessica Godoy Ramos, una frustrada estudiante de leyes, usó las credenciales de una abogada de Nueva York para fingir que realizaba trámites migratorios y cobrar miles de dólares a personas sin papeles. En algunos casos les aseguró incluso que sus tarjetas de residente permanente habían sido aprobadas.
28 Sep 2017 – 4:18 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Una investigación federal descubrió que una mujer de Los Ángeles, California, robó la identidad de una abogada en Nueva York para defraudar a por lo menos 80 personas en distintos estados, quienes pagaron miles de dólares por trámites migratorios que ni siquiera se realizaron.

Jessica Godoy Ramos, de 36 años y residente de Lynwood, se entregó el martes a las autoridades para enfrentar cargos federales que la acusan de tramitar documentos de inmigración o fingir que lo hacía en nombre de personas a quienes les dijo que portaba una licencia para ejercer la abogacía.

La acusada, quien abandonó en 2010 la Escuela de Leyes de la Universidad del Sur de California (USC), confesó a las autoridades que falsificó en su computadora la licencia de una litigante con un nombre similar al de ella y que trabaja en Nueva York (Jessica Elena Ramos-Guifarro).

La acusación cita a cinco clientes de Ramos, inmigrantes del sur de California que se le acercaron con la esperanza de regularizar su estatus migratorio o el de sus parientes. Ellos le habrían pagado entre 1,000 y 2,000 dólares. Incluso, ellos acudieron a oficinas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) creyendo que finalmente recogerían sus residencias permanentes, pero ahí les aclararon que no tenían citas pendientes. Así, las autoridades se enteraron del engaño.


De acuerdo a la Fiscalía federal, Ramos incluso falsificaba documentos migratorios para hacerles creer a sus víctimas que sus casos habían sido aprobados. Pero en otros procesos solo fingió que se enfocaba en estos, sin molestarse siquiera en ocultar su farsa. Ella supo de antemano que los trámites no prosperarían; sin embargo, los retuvo para cobrar.

"Al menos uno de sus clientes entró a Estados Unidos usando uno de esos documentos falsos", señala la acusación.

Eso es lo que le ocurrió a María Bejar-Mejía, una indocumentada. Ella se reunió con Ramos en un café Starbucks en Lynwood para plantearle su caso y aceptó pagarle 2,000 dólares. Según su relato, en enero de 2015 Ramos le dijo que le tramitaría un permiso especial para viajar a México (advance parole), el cual le entregó en julio de ese año. Era un documento falso.

A su regreso a EEUU, un agente de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) envió a Bejar-Mejía a una segunda revisión por el falso advance parole, sin embargo "exitosamente ingresó al país con este". Dos años después, la mujer continuó usando los servicios de Ramos para ajustar su estatus migratorio. Todo se aclaró en una visita a la oficina de USCIS en Santa Ana, en el condado de Orange. La supuesta abogada la dejó sola antes de que un oficial le aclarara a la mujer que no tenía una cita. Jamás la volvió a ver.


El pasado 15 de marzo de 2017, Ramos fue interrogada por investigadores federales, a quienes les confesó: "No soy una abogada de inmigración. Hay una abogada con licencia en Nueva York, pero no la conozco. He estado usando su licencia".

Ramos les contó que su mentira comenzó tras su decepción de no concluir la Escuela de Leyes de USC. Ni sus familiares supieron de su fracaso escolar. Ella relató que de junio de 2014 a marzo de 2016 laboró como asistente en la oficina del abogado Alfonso Morales en Lynwood. Este la habría presionado para que obtuviera su licencia en la Barra de Abogados, pero ella optó por lo más fácil: buscó en internet a una abogada que se llamara como ella y usando su computadora portátil creó una tarjeta falsa de la Barra de Abogados de Nueva York.

También tramitó un número de identificación en la Oficina Ejecutiva para Revisiones Migratorias (EOIR), que le permitió actuar como abogada en nombre de los clientes de Morales y los suyos. Sus presuntos defraudados radican en varios estados, incluyendo California, Nueva York, Georgia y Carolina del Norte.

Las autoridades catearon una bodega pública en la ciudad de Paramount, donde encontraron dos contenedores con documentos de al menos 80 casos migratorios que llevó Ramos.

"Los crímenes señalados en este caso victimizaron a decenas de inmigrantes que intentaban realizar el sueño americano pagando a alguien que creían era un abogado", dijo la fiscal federal Sandra R. Brown en un comunicado.

"Este tipo de estafa, que desafortunadamente ataca a los nuevos inmigrantes con frecuencia, socava nuestro sistema de inmigración y puede estropear los sueños de obtener un estatus legal", agregó la funcionaria.

Una comparecencia de Ramos en un tribunal federal se programó para la tarde de este jueves. Si es encontrada culpable, se enfrentaría a una pena de hasta 20 años en una prisión federal por fraude postal y una sentencia consecutiva de dos años por el cargo de robo de identidad agravado.

Vea también:


En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés