null: nullpx
Corrupción

‘Primo’, el corrupto secretario de una corte que borró más de 1,000 casos judiciales y multas

Los fiscales federales alegan que José López se dio una vida de lujos e incluso adquirió un restaurante de comida mexicana con los más de 250,000 dólares que recibió de sobornos por alterar cientos de casos.
8 Abr 2017 – 3:21 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Los gastos excesivos que realizaba José López (a quien apodaban “Primo”, “Joe” y “Junior”) no correspondían al de un secretario de medio nivel en la Corte Superior del condado de Orange, en el sur de California, que devengaba un salario que rondaba los 50,000 dólares al año.

Los fiscales federales alegan que López, de 36 años y vecino de Anaheim, solía viajar al extranjero, iba con frecuencia a los casinos en Las Vegas (en el estado de Nevada) e incluso llegó a ser propietario de un restaurante de comida mexicana en la ciudad de Garden Grove.

¿La razón? López era el último eslabón de una cadena de corrupción que ilegalmente resolvía casos criminales y multas de tránsito a cambio de sobornos de hasta 8,000 dólares, según una acusación.

Las autoridades creen que “Primo”, quien hace unos días se declaró culpable de múltiples cargos de corrupción como parte de un esquema en el cual participaron otros once acusados, obtuvo más 250,000 dólares en dádivas ilícitas por modificar procesos judiciales y administrativos en beneficio de cientos de personas.


“En total, el acusado resolvió indebidamente 1,034 casos, incluyendo 69 acusaciones por manejar ebrio, otros 160 casos por delitos menores y 805 casos relacionados con infracciones de tránsito”, admitió López en un acuerdo de culpabilidad publicado por el Distrito Central de California del Departamento de Justicia (DOJ).

Los otros once acusados, según los fiscales, eran intermediarios que se encargaban de convencer a personas con casos pendientes para que pagaran cientos y miles de dólares a “Primo” para que este los resolviera sin la autorización del tribunal. Para él, este proceso no era complicado. Solo ingresaba a la base de datos de la corte y registraba que los acusados se habían declarado culpables, que habían pagado sus multas o que ya habían cumplido con sus servicios comunitarios. Así “limpió” sus historiales.

Las autoridades señalan que López se prestó para esta actividad ilícita durante al menos cinco años, hasta la primavera de 2015, cuando la corte se enteró de la conducta inapropiada y tomó medidas para reabrir los casos que este alteró. Él y sus 11 compinches fueron arrestados en septiembre pasado.

“El acusado ignoró la ley y potencialmente socavó la seguridad pública actuando básicamente como juez y jurado en decenas de casos para enriquecerse”, indicó Deirdre Fike, director asistente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en Los Ángeles, que realizó las pesquisas.

Modus operandi

Ante un juez federal, López se declaró culpable el pasado 29 de marzo. Su sentencia se ha programado para el 22 de septiembre. Como resultado de su aceptación del delito él enfrenta una sentencia máxima de 20 años en una prisión federal.

Uno de los casos alterados por “Primo” es el de David Hernández, quien aceptó que pagó 8,000 dólares a un intermediario para que le ayudaran a resolver una segunda acusación de manejar bajo los efectos del alcohol o las drogas (DUI).

También resolvió casos por conducir con licencias suspendidas, manejar en exceso de velocidad, por no pararse en una señal de alto, por ingerir alcohol en la vía pública, por no portar una licencia de manejo válida, por manejar de manera imprudente, por doblar ilegalmente a la derecha y por varios de DUI, según la acusación contra López obtenida por Univision Noticias.


“Tengo un cuate que trabaja en la Corte Superior de OC (condado de Orange). Puedo encargarme de la multa por exceso de velocidad. Muy simple y mejor que pagar en la corte”, escribió en un mensaje de texto uno de los intermediarios, Jeff “Lean” Fernández, a uno de sus tantos “clientes”, cita la acusación. “Es como si nunca hubieras recibido la infracción”, continuó el acusado.

López recibió unos 400 dólares de una persona identificada con las iniciales W.A. en mayo de 2013, indican los fiscales.

Una vez que los acusados supieron que el FBI estaba a cargo de la investigación trataron de convencer a sus “clientes” para que no hicieran declaraciones a los detectives y López pidió a familiares de sus intermediarios para que afirmaran que eran inversionistas de su restaurante, expuso el DOJ.

A la fecha, 10 personas han sido acusadas formalmente en este caso, otro sospechoso podría declararse culpable este mes y un duodécimo acusado está pendiente de juicio.

En fotos: el Corruptour, un paseo gratis por la corrupción en México

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:CorrupciónSobornosCaliforniaFBILocal
Publicidad