null: nullpx
Salud

Padres de niños intoxicados por hongos que les dieron en clase reclaman a la escuela

Denuncian que varios estudiantes de una primaria de Los Ángeles enfermaron tras comer hongos que cultivaron en el jardín comunitario de la escuela.
24 Sep 2016 – 10:53 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Luego de que el pasado miércoles varios estudiantes enfermaron por comer hongos que les dieron en clase, una andanada de quejas cayeron sobre las autoridades escolares por permitir que los niños probaran tales vegetales sin el consentimiento de los padres

Algunas mamás e los estudiantes que enfermaron se mostraron enfadadas también porque dijeron que no fueron informadas de manera adecuada sobre la situación.

Los niños que enfermaron son estudiantes de la primaria Micheltorena y los hongos que consumieron fueron cultivados en un jardín comunitario contiguo al plantel ubicado en el vecindario de Silver Lake.

En un comunicado, el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) confirmó que alumnos de esa escuela enfermaron por comer hongos de un jardín comunitario.

La institución refirió que autoridades del Departamento de Salud Pública investigan el jardín, mientras que se ha ordenado el cierre de espacios similares en otros centros educativos para hacer un análisis.

Griselda Rentería, madre y voluntaria de un taller de danza folklórica de la escuela, declaró a Univision Noticias que llevó a su hija al hospital para ser atendida debido a que temía que tuviera complicaciones médicas tras probar los hongos que les ofrecieron a los alumnos de quinto grado durante una clase constructiva.

“Yo llevé a mi hija al hospital porque tenía mucho dolor de estómago, dolor de cabeza, vómito, sudaba mucho. Al día siguiente (del incidente) asistieron alrededor de 10 estudiantes de los 35 que son porque estaban enfermos”, refirió.

Griselda y su hija estuvieron en el hospital desde la tarde del miércoles hasta las 2:00 de la madrugada del jueves, cuando la niña fue dada de alta.

“La escuela nos prohibe llevar hasta un pastel a la escuela y nunca nos han pedido permiso para permitir que nuestros hijos coman los vegetales del jardín al que asisten cada miércoles como parte de una clase constructiva. Ya en otras ocasiones habían tomado jugo o comido una ensalda de lo que se cosecha ahí y no les había pasado algo, es la primera vez”, recriminó.

El pequeño jardín comunitario, recordó, empezó a operar desde 2010 y no es parte de la escuela. Sin embargo, los estudiantes tienen acceso y se les enseña sobre el cuidado ambiental.

Catalina Martínez, otra madre de familia, reclamó que el personal de la escuela le pidió que recogiera a su hijo a la escuela porque estaba enfermo sin decirle que había ingerido hongos.

“En la escuela nada más me dijeron que fuera por mi hijo porque estaba enfermo y de camino a casa me contó que se sentía mal porque les habían dado a probar un hongo en la escuela”, dijo.

Martínez dijo que la persona que cuida el jardín y le dio los hongos a los niños no es trabajador de la escuela y es parte de las personas que cuidan el espacio comunitario.

Lea también:


Más contenido de tu interés