null: nullpx
Urbanismo

Las peores carreteras del país, por baches y mala pavimentación, se encuentran en California

San Francisco y Los Ángeles están a la cabeza de la lista nacional de zonas urbanas con las peores carreteras, según los datos presentados en un nuevo estudio.
2 Nov 2016 – 9:03 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Las carreteras de las zonas urbanas de Los Ángeles y San Francisco se encuentran entre las peores del país y a consecuencia de su estado de deterioro, los conductores de ambas ciudades californianas se ven obligados a desembolsar más dinero por el mantenimiento de sus automóviles, señala un nuevo estudio.

La investigación fue encabezada por el grupo TRIP, una organización sin fines de lucro que estudia y distribuye datos económicos y técnicos sobre cuestiones de transporte vial, la cual evaluó las condiciones carreteras de 25 regiones urbanas con al menos 500,000 habitantes.

El informe analiza factores como la condición del pavimento y el número de baches en las calles, puentes y autopistas, e incorpora información reunida por la Administración Federal de Carreteras (FHWA) en 2014.

El análisis posicionó a San Francisco (incluido Oakland) y Los Ángeles (incluyendo Long Beach y Santa Ana) en el primer y segundo lugar, respectivamente, en la lista de las urbes estadounidenses donde las carreteras y caminos se encuentran en estado 'pobre'. San José, en el norte del estado ocupó el tercer lugar, mientras que San Diego se llevó la decimoquinta posición.

El documento expone las carencias en la infraestructura vial de EEUU y sugiere que casi una tercera parte (32 por ciento) de los principales caminos urbanos del país –incluyendo autopistas locales e interestatales, puentes y otras rutas circulatorias—tienen pavimentos que están en condiciones 'pobres' y proporcionan un paseo 'inaceptable y escabroso' a los automovilistas.

Estas malas condiciones, según TRIP, también tienen secuelas económicas para los dueños de los vehículos que se ven obligados a gastar más en reparaciones y mantenimiento.

Cada automovilista en EEUU pierde un promedio anual de 523 dólares en gastos de reparación (a consecuencia de las condiciones en las vías), según las cifras del análisis.

“Conducir en carreteras en mal estado aumenta los costos del consumidor porque acelera el deterioro y la desvalorización del vehículo, aumenta la frecuencia de reparaciones y requiere un consumo de combustible adicional”, destaca el informe.



A nivel nacional los costos asociados con reparaciones por culpa de baches u otras características de las carreteras en mal estado alcanzan una cifra de 112,000 millones de dólares.

Los conductores en Los Ángeles y San Francisco desembolsan un promedio de 892 y 978 dólares (respectivamente) al año en reparaciones adicionales debido a las rutas de circulación en mal estado. La ciudad de Oklahoma City, donde los gastos anuales alcanzan una cifra de 1,025 dólares, ocupa el primer lugar en la lista de costos anuales.

Los expertos proyectan un aumento, en los próximos años, en la circulación del transporte comercial y privado a lo largo de las carreteras de la nación. Alertan que esta tendencia podría elevar el nivel de deterioro en las autopistas y rutas más transitadas.

Un informe de la Asociación Americana de Oficiales de Carreteras y Transportes Estatales (AASHTO) publicado en 2015 encontró que EEUU necesita invertir aproximadamente 740,000 millones de dólares para desempeñar las mejoras a las carreteras, autopistas y puentes que sirven para satisfacer las demandas de transporte del país.

El gobierno federal, uno de los principales partidarios financieros del mantenimiento del sistema vial, aprobó una medida en 2015 para abordar el tema de las carreteras deterioradas. La llamada ley FAST, incluye un fondo de 305,000 millones de dólares para llevar a cabo una serie de mejoras a la red de transporte nacional en los próximos cinco años.


Más contenido de tu interés