null: nullpx
Terremotos

"Las autoridades no nos informan bien": la zozobra que invade las operaciones de rescate en México

El tiempo empieza a jugar en contra de quienes aún mantienen las esperanzas de encontrar con vida a sus familiares que quedaron atrapados en los escombros tras el terremoto y a esa angustia se suma la frustración de recibir información contradictoria. La desesperación de no saber nada es "lo que más nos mata", insisten.
22 Sep 2017 – 10:22 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Es el tercer día después del fuerte terremoto de magnitud 7.1 que azotó a México y el reloj empieza a ser el enemigo número uno de los rescatistas que buscan sin descanso sobrevivientes entre los escombros de decenas de edificios y estructuras colapsados, la mayoría en la capital mexicana. La desesperación se incrementa entre familiares que hasta hace poco albergaban la esperanza, pero que hoy están llenos de incertidumbre.

Y es que a lo que muchos se habían aferrado como un ejemplo de un posible triunfo de la vida sobre la muerte, el rescate de 'Frida Sofía', resultó un caso de completa desinformación: la Secretaría de Marina anunció este jueves que no había ninguna niña atrapada entre los restos de una escuela colapsada en el sur de la capital, pese a que por dos días las autoridades se afanaron en una búsqueda desesperada por la supuesta menor que atrajo la atención dentro y fuera de México.

Sin embargo, situaciones como la de esta niña se viven en diferentes zonas, donde la angustia y la frustración de las personas que aún no saben de sus familiares se repite en cada esquina.

Fuera de un edificio de oficinas colapsado en la colonia Roma Norte, en el centro de la capital, una lista de los rescatados colgaba entre dos árboles. Los familiares de los desaparecidos cotejaban los nombres con sus propias listas de quienes estaban ahí el día del sismo, más de dos docenas.

Patricia Fernández Romero buscaba a su hijo, Iván Colín Fenández, de 27 años, quien trabajaba como contador en el edificio de siete pisos, el cual quedó completamente destruido.

"Lo último que supimos es que están con vida, pero ayer nada más en la noche como a las 9:00 - 9:30 salieron las últimas tres personas y ya no han salido más", dice con sus ojos llorosos esta madre.


Su hermana, María del Carmen Fernández, también se quejó de que la última vez que la familia tuvo una actualización sobre las labores de búsqueda fue el miércoles por la noche, cuando las autoridades les dijeron que creían que unas 14 personas podrían estar vivas entre los escombros.

"Que nos informen", dijo. "Porque yo creo que eso es lo que más nos mata: la desesperación de que no sabemos nada".

En las últimas horas surgieron rumores de que las autoridades buscaban usar maquinaria pesada, lo cual podría provocar nuevos derrumbes que afectarían a cualquier sobreviviente. "Se nos hace injusto, porque todavía hay gente viva adentro y no se vale", dijo Fernández sobre esas versiones.

"Creo que deben de esperarse a sacar hasta el último", añadió.

En un intento de disipar los rumores, el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, señaló en su cuenta de Twitter que ninguna autoridad estaba usando maquinaria pesada en las labores de búsqueda y rescate.

El ruego de muchos

En otro punto de la ciudad, en la colonia Condesa, estaba Libia Albarrán Luna al frente de otro edificio de oficinas donde esperaban sacar con vida al menos a 45 personas. Su petición no es diferente a la de los demás: tener alguna idea de qué pasó con su familiar: Karina Gabriela. Ella reclama que hay confusión e informaciones contradictorias sobre el estado de las víctimas.

"Ruego que las autoridades nos mantengan informados, porque realmente no nos informan bien, nos dan un dato unos, otros datos otros. Toda mi familia está acá y del otro lado donde podamos tener también información, pero luego no nos dan algo con certeza", dice angustiada Albarrán.

"Necesitamos información fidedigna por parte del gobierno", suplica.


Por su parte, el matrimonio de Yolanda y Antonio Pérez Guzmán, permanecen desde el día del terremoto acampando en la misma esquina donde escribieron el nombre de su hijo en una lista improvisada que cuelga entre árboles de la calle Salamanca, en Condesa. Ellos creen que Juan Antonio, de 47 años, estaba en el cuarto piso del edificio de seis plantas, donde trabajaba como contador.

"A dios le pido que salga con vida mi hijo", le dijo en medio del dolor Yolanda a Norma Roque, quien reporta desde Ciudad de México para Univison 34.

"No hay certeza de nada"

Adriana, madre de una de las niñas desaparecidas tras el desplome de la escuela Enrique Rébsamen, donde se produjo toda la confusión sobre el rescate de la niña 'Frida Sofía', asegura que no sabe nada de su hija Mónica desde el día del sismo.

Cuando el martes empezó a temblar, un grupo de alumnos de segundo de primaria, entre los que se encontraba la pequeña, intentó evacuar el edificio por las escaleras del lado izquierdo del inmueble. "Fue justo la zona de colapso inmediato", explica a la agencia EFE la madre. Su otra hija, en un curso más avanzado, logró salir del edificio por el lado opuesto, y se encuentra bien.

Acompañada de sus primos, sus cuñados y su marido, Adriana espera que haya más noticias, aunque estas cada vez tardan más en llegar porque las tareas de rescate son cada vez más delicadas.

Si los niños sacados de los escombros no son identificados, conocer su paradero se hace prácticamente imposible. En los hospitales "no te dejan ver a los niños", y en el Ministerio Público "no te dejan ver el cuerpo" para saber si es o no un familiar, a no ser que el nombre coincida con el registrado.

Adriana reconoce que la esperanza de encontrar a Mónica con vida "es mínima". Del grupo que iba con ella, "al menos seis chiquitos ya fallecieron, y una maestra", dice.

El granito de arena de cada mexicano que expresa su solidaridad por el terremoto en México

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés