Abusos

Guardias le tumban carrito y retiran violentamente a un menor que vendía hot dogs afuera de un concierto

Un polémico video captó el momento en que Osman Izaguirre, de 16 años, fue sometido a la fuerza por guardias de seguridad en un centro de eventos en la ciudad de Ontario, California. El joven terminó con golpes y raspones, aseguró su madre, quien indicó que la Policía en lugar de ayudarlos los multó.
2 Ago 2018 – 9:23 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.– La madre de un joven vendedor ambulante que aparentemente fue agredido por guardias de seguridad a la salida de un concierto en California el viernes pasado aseguró que el menor tuvo que ser atendido en un hospital y que la Policía en lugar de ayudarla la multó.

Este incidente quedó registrado en un video que ha sido visto miles de veces en las redes sociales.

En la grabación se observa que Osman Izaguirre se aleja de cinco guardias de seguridad y en un momento uno de estos lo sujeta poniéndole el brazo derecho alrededor del cuello, lo cual derivó en un forcejeó que derribó el carrito con los hot dogs que estaba vendiendo el adolescente de 16 años.

Mientras el joven se resistía e incluso trataba de defenderse con lo que tenía a mano, otro vigilante intervino, le tomó los brazos y después la cintura. Osman, quien vestía unos tenis, una camiseta negra y unos shorts rojos, resbaló entre la cebolla y las salchichas tiradas en el suelo y cayó de costado, aún sometido por los guardias.


"¿Qué te pasa? ¡Es menor de edad! ¡Es mi hijo!", reclamó su madre, Juana Rodríguez, mientras tres vigilantes le impedían que se acercara al joven, según consta en el video.

Osman, afirmó la madre, fue llevado a un hospital cercano porque necesitaba atención: sufrió un raspón en la rodilla izquierda y varias dolencias tras la lucha con los guardias.

Este enfrentamiento ocurrió alrededor de la 11:00 pm del pasado viernes, cuando miles de personas salían del concierto del grupo de música regional mexicana Banda MS y el cantante Christian Nodal, el cual se realizó en el centro Citizens Business Bank Arena de la ciudad de Ontario.

Varios expresaron indignación en las redes sociales por la manera en que sacaron al joven del lugar. "Vender hot dogs sin permiso no amerita ese uso de la fuerza", escribió un usuario en Facebook. "Me enfurece ver cómo maltratan a nuestra gente cuando solo tratan de trabajar", opinó otra persona.

Rodríguez, originaria de Honduras y quien vende comida en la calle desde hace 12 años, aseguró que su hijo estaba obedeciendo al personal de seguridad inmediatamente después de que pidieron a los comerciantes ambulantes que se alejaran de la puerta de salida del establecimiento.

"Él ya iba con su carrito para afuera, pero uno de ellos se le dejó ir encima. Lo empezó a golpear. Yo me acerqué para decirles que lo dejaran, que era un menor de edad, pero no me hicieron caso. Lo estaban ahorcando", contó Rodríguez en entrevista con Univision Noticias.

"Yo les dije: ‘¿por qué solo con él se están ensañando si todos estamos vendiendo aquí’", agregó.

"Nos ven como si fuéramos menos"

Cinco días después de este incidente, Osman sigue con dolencias corporales, dice su madre. "Se la pasa acostado porque le duele la espalda, sobre todo su rodilla. Casi todo el cuerpo le duele porque le dieron vueltas en el suelo", afirmó ella. "Tiene miedo de regresar a vender ahí".

Osman concluyó este verano el décimo grado y es el mayor de cinco hermanos. Desde hace un año vende hot dogs en las calles para ayudar en los gastos de su familia, que vive en el Sur de Los Ángeles. Hace tres meses nació su hermano menor. Su madre es soltera.

Este menor cruzó solo la frontera entre México y Estados Unidos hace tres años, cuando tenía 13, y obtuvo asilo. "Él es el que me ayuda", contó Rodríguez, relatando que durante estas vacaciones su hijo la acompaña a vender afuera de conciertos y competencias deportivas en el sur de California.

Cada noche de venta ellos regresan a su casa con unos 300 dólares. "Andamos juntando para pagar la renta y los biles (facturas)", señaló. "Nunca los guardias nos habían tratado así", aseguró la mujer.

Ella mencionó que denunció lo ocurrido a un agente de la Policía de Ontario, pero este la ignoró. "Yo le dije al policía que hiciera un reporte y me dio una multa. Era como racista, no hizo nada", reclamó.

La Policía de Ontario no ha comentado sobre esta acusación, mientras que la administración del Citizens Business Bank Arena no respondió a los mensajes enviados pidiendo su versión sobre estos hechos.

Rodríguez, quien es residente permanente, cree que los guardias actuaron violentamente porque "son racistas" y pidió a sus patrones que los castiguen. "No es justo lo que le hicieron a mi hijo".

Varios vendedores ambulantes en California han sido víctimas de una ola de robos y ataques, algunos motivados por aparente racismo, durante meses recientes.

Rodríguez lo atribuye a que ciertas personas creen que los comerciantes callejeros no tienen derechos.

"Nos están discriminando. Nos ven como si fuéramos menos. Este es un trabajo honrado. La mercancía que vendemos es saludable. Andamos sin permiso porque no nos quieren dar", advierte.

Mira también:



Vendedores ambulantes quieren legalizar la venta en la calle

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:AbusosHispanosPolicíaCaliforniaLocal

Más contenido de tu interés