null: nullpx
Inmigración

Gobernador de California dice que llegó a un acuerdo sobre el envío de la Guardia Nacional a la frontera

El gobernador californiano Jerry Brown aseguró que movilizará a fin de mes a los 400 soldados que aceptó desplegar como parte de la misión militar de la administración Trump para fortalecer la frontera sur del país. Brown señaló que el gobierno federal financiará la operación de sus militares a pesar de que estos no cumplirán labores de inmigración, como lo advirtió desde la semana pasada.
19 Abr 2018 – 12:03 AM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.– El gobernador Jerry Brown informó este miércoles que llegó a un acuerdo con el gobierno de Donald Trump para desplegar a hasta 400 miembros de la Guardia Nacional de California en la frontera y otras partes del estado.

Brown anunció que el envío de tropas está previsto para fines de abril y aseguró que el gobierno federal accedió a financiar su misión propuesta con la Guardia Nacional de California enfocada solo en el combate a las drogas y a los delitos con armas, no en el control de la inmigración.

"Esta será una misión para combatir a las pandillas criminales, traficantes de personas, narcotraficantes y contrabandistas de armas ilegales", dijo el gobernador en un memorando la semana pasada, en el que además precisó que no sería una misión para construir un muro nuevo o " acorralar a mujeres y niños o detener personas escapando de la violencia y buscando una mejor vida".

En un principio, Brown accedió a desplegar soldados como parte de la misión de Trump para enviar tropas a toda la frontera, pero insistió en que los militares en su estado no aplicarán las leyes migratorias ni tampoco harán labores de la Patrulla Fronteriza.

"Los miembros de la Guardia Nacional de California no deberán participar en ningún rol de inmigración o aplicar las leyes migratorias, arrestar a personas por violaciones a las leyes de inmigración, vigilar personas en custodia por supuestas violaciones migratorias o apoyar actividades relacionadas con el cumplimiento de estas normas", dice en la propuesta firmada por el gobernador que estaba a la espera de la aprobación del gobierno federal.

El estado le informó a las autoridades federales que los nuevos soldados no tendrán permiso de reparar vehículos, manejar cámaras de vigilancia o reportar actividades sospechosas a la Patrulla Fronteriza. Además, la Guardia Nacional tampoco podrá operar radios o servir de respaldo a las unidades en sus puestos, en tareas como organización administrativa, compra de gasolina o elaboración de nómina salarial.

Eso desató una discusión entre California y las autoridades federales sobre cómo la Guardia Nacional del estado encajaría en el propósito del gobierno de reforzar la seguridad en la frontera y combatir la inmigración ilegal. Se llegó a escuchar que el estado rechazaba el despliegue de tropas, pero funcionarios de ambos lados confirmaron que estaban aún en conversaciones.

El martes, Brown dijo a reporteros en Washington que su plan era consistente con una frontera más segura. "Eso me suena a combatir el crimen, pero tratar de capturar madres desesperadas y niños o menores sin acompañantes que llegan de Centroamérica, eso me suena a otra cosa", expresó.

Ese mismo día el presidente escribió en su cuenta de Twitter: "Parece que Jerry Brown y California no están buscando seguridad y protección a lo largo de su frontera tan porosa. No pueden llegar a un acuerdo con la Guardia Nacional para patrullar y proteger la frontera. La alta tasa de criminalidad seguirá subiendo".


Luego, en la madrugada de este miércoles, Trump incluso mencionó alterado que el estado estaba rechanzando el plan: "Jerry Brown está tratando de echar para atrás a la Guardia Nacional en la frontera, pero la gente del estado no está contenta. ¡Quieren seguridad ahora!".

Sin embargo, horas después Brown indicó que la administración Trump accedió a financiar la misión de la Guardia Nacional californiana a pesar de las condiciones impuestas. El costo de esta operación no ha sido detallado y dependerá de cómo se usen las tropas exactamente, de acuerdo al diario Los Angeles Times.

La Casa Blanca no se ha pronunciado al respecto desde que el líder estatal hizo este anuncio. Pero la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, confirmó a través de su cuenta en Twitter que habló con el gobernador californiano sobre el despliegue de tropas.

"Se está trabajando en los últimos detalles, pero estamos esperando el apoyo. ¡Gracias gobernador Brown!", escribió Nielsen, quien este miércoles estaba precisamente de visita en la frontera de Caléxico en California, donde se reunió con los agentes de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP).


Los cuatro estados que colindan con México han aceptado que haya más militares en la frontera. Texas, Nuevo México y Arizona ya están enviando a sus fronteras unos 1,600 agentes, según anunciaron sus gobernadores. Actualmente, 900 soldados ya están desplegados en estas zonas, según Reuters citando autoridades.

El estado con más frontera, Texas, cuadruplicó la cifra inicialmente anunciada y mandará cada semana 300 guardias nacionales hasta un cifra mínima de 1,000, según dijo en una entrevista su gobernador, Greg Abbott.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés