null: nullpx
Tráfico de Personas

Esclavas sexuales rehacen su vida diez años después de su liberación

La denuncia de un taxista permitió desmantelar una banda criminal familiar que esclavizaba sexualmente en California a mujeres que secuestraba en Guatemala.
31 Oct 2016 – 08:38 AM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
La red de prostitución operaba en un edificio de Los Ángeles. Crédito: Univision

LOS ÁNGELES, California.- Una operación federal propiciada por el chivatazo de un taxista de Los Ángeles permitió desarticular en California hace una década una red de trata de mujeres para su explotación sexual. Ahora las víctimas han logrado rehacer sus vidas aunque el recuerdo de aquella pesadilla sigue presente.

Aquella investigación policial logró rescatar a más de una decena de mujeres que vivían como esclavas sexuales. Hoy la mayoría reside lejos de Los Ángeles, algunas han formado una familia y todas recibieron la Visa T para víctimas de trata de personas.

Una de ellas habló con Univision Noticias. Tiene 28 años y asegura que su vida ha cambiado mucho.

"Aprendí a leer. Ahora mi sueño es salir adelante y aprender inglés", declaró esta mujer que cuando apenas tenía 12 años fue secuestrada en su Guatemala natal por la banda comandada por Gladys Vásquez Valenzuela, quien desde California dirigía una red familiar que buscaba a sus víctimas en áreas pobres del país centroamericano con la promesa de un futuro mejor.

Cargando Video...
De niña a esclava, una década después

Una vez que entraban en su organización no las dejaban escapar. A esa menor se le acercaron varios homobres y le ofrecieron trabajo como empleada doméstica. Con engaños, fue secuestrada y obligada a prostituirse.

Con 15 años la trajeron a Los Ángeles, donde convivía con otras mujeres en su situación, varias de ellas menores. Las obligaban a prostituirse en los barrios de Westlake y Koreatown.

“Es uno de los casos de tráfico humano con el propósito de comercio sexual más grande que hemos visto en los últimos años y que ha pasado por la corte”, declaró la vocera del FBI en Los Ángeles, Lourdes Arocho.

Para mantener a las mujeres asustadas y que no intentaran huir o ponerse en contacto con alguna autoridad, sus captores les decían que “las iban a cortar en pedacitos”, que su familia iba a pagar las consecuencias e incluso las amenazaban con supuestos actos de brujería.

“Había menores de edad que estaban siendo abusadas, que estaban siendo forzadas a tener abortos, a recibir golpizas”, declaró la vocera del FBI.

Arocho explicó que en Guatemala, un miembro de la familia Vásquez le ofrecía a mujeres la posibilidad de trabajar legalmente como niñeras, así como en restaurantes o joyerías en Estados Unidos.

El taxista, pieza clave

Quienes eran engañadas llegaban a casas donde empezaría la pesadilla. Día y noche eran llevadas por un taxista por las calles recogiendo clientes para volver a los edificios y prostituirse. Fue precisamente ese taxista que durante un tiempo sirvió a los intereses de la banda criminal, quien harto de contemplar los abusos, decidió dar un paso al frente para terminar con la organización.

“Ellas me decían que necesitaban ayuda, que querían huir”, declaró a Univision Noticias el taxista que prefirió no revelar su identidad. El hombre optó por contar hace diez años lo que estaba viendo a Univision Noticias, una denuncia mediática que permitió poner en marcha la operación policial.

Las autoridades abrieron una investigación que consistió en un trabajo de vigilancia para identificar a los integrantes de la red, su modo de operar y a sus víctimas. El taxista llevaba micrófonos escondidos para facilitar el trabajo de inteligencia.

Cargando Video...
Cómo fue el operativo en el que rescataron a esclavas sexuales hace una década

El día de la operación de rescate, el taxista esperaba como de costumbre para recoger a dos mujeres. Cerca de ellos, estaban agentes encubiertos en otro vehículo.

Primero se produjo la liberación de dos mujeres y pasaron varias hasta que se logró sacar de esa red de prostitución a otras 10 y se desmantelara la organización. Se arrestaron a nueve personas de esa banda.

En 2009 se encontró culpable de tráfico internacional de personas con fines sexuales a Gladys Vásquez Valenzuela y a cuatro personas más de su banda.

Se calcula que anualmente hay alrededor de 900,000 víctimas de tráfico humano. En Estados Unidos, existen cerca de 17,000 casos.

“Es esclavitud, no hay diferencia”, declaró David A. Prince, investigador del Departamento de Seguridad Nacional.

Gracias a su colaboraación, el taxista está en proceso de obtener una Visa U, para víctimas de abusos y quienes colaboran con las agencias de orden público en la investigación o prosecución de actividades criminales.

Lea tambien:


Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés