null: nullpx
Abusos

"Es un enfermo sexual": declaraciones de pacientes, presuntamente abusadas por un dentista en California

De acuerdo con testimonios de pacientes, el dentista se habría aprovechado los síntomas de la anestesia para abusar sexualmente de sus víctimas dentro de su consultorio.
13 Feb 2019 – 12:01 PM EST

Para dos pacientes del dentista Emad Moawad, la visita a su consultorio, se convirtió en una terrible pesadilla.

Totalmente conmocionadas, cuentan la versión de los supuestos abusos sexuales y la falta de higiene, con que aseguran, opera Moawad, y que ahora forman parte de una denuncia legal contra el doctor.

“No podía moverme, sentía mucho miedo, la verdad. Mi cuerpo se paralizó al sentir lo que estaba haciendo como médico” dijo una de las víctimas, al describir que el dentista, metía sus dedos en su boca y jugaba con su lengua sin utilizar guantes, además asegura, que cuando le pidió al odontólogo que usara protección, este se negó rotundamente.

Otra supuesta víctima, alegó que el dentista bajó la camilla de tratamiento lo suficiente hasta convertirla en una trampa, que la dejó inmovilizada, y aseguró que entre la desventajosa posición y el efecto de los analgésicos, Moawad “manoseaba” sus pechos y partes de su cuerpo. Y ambas declararon, que los genitales del hombre quedaban prácticamente en sus caras, cuando recibieron tratamiento dental.

La descripción de las mujeres son corroboradas, por un video captado con cámara oculta. La iniciativa de grabar lo que allí ocurría, fue de un ex- empleado de Moawad, quien afirma haberse “cansado de los abusos y maltrato del dentista de la Clínica Alegría”.


El ex empleado, asegura que vio lo que hacía su jefe y lo denunció A la policía, sin embargo, la denuncia no prosperó por falta de evidencia. Al tiempo que aseguró, que muchos pacientes le pidieron su ayuda a él, ya que sentenció, que al parecer, los otros empleados del centro dental no se atreven a denunciar las irregularidades, por miedo a represalias.

El ex empleado también asegura, que el dentista no permitía la presencia de un asistente durante su consulta, tal y como lo hacen los dentistas y doctores generalmente. Además, asevera que en el consultorio de Moawad se labora en un clima de hostilidad permanente.

Tanto las dos víctimas, como quien grabó los hechos, aseguran que buscan justicia y no quieren que otras mujeres sean víctimas de un hombre al que han llamado, "un enfermo sexual".


Más contenido de tu interés