null: nullpx
Elecciones 2016

‘¿Eres buena persona?’ La pregunta que recibe a los indocumentados que cruzan la frontera

Los autores de la obra le piden a Joaquín 'El Chapo' Guzman que la proteja de los vándalos que ya destruyeron su muro fronterizo anti-Trump.
12 Sep 2016 – 3:30 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Desde el pasado fin de semana, los inmigrantes que cruzan la frontera ilegalmente por Jacumba Hot Springs, una pequeña localidad californiana a medio camino entre San Diego y Mexicali, se encuentran con una señal en el desierto que lanza al aire una pregunta inspirada en los discursos de Donald Trump: ‘¿Eres buena persona?’; una obra que trata de llevar a un plano humano el debate sobre la crisis migratoria.

La instalación, que mide 12 pies de altura y 20 de ancho, se pensó para emular el cuestionario de inmigración que rellenan quienes acceden legalmente a EEUU y cuenta dos los pertinentes casilleros para responder ‘sí’ o ‘no’, y funciona en las dos direcciones.

Del lado estadounidense de la frontera, quienes viajen hacia la valla leerán el mensaje ‘¿fuimos buenas con personas?’, una pregunta dirigida a los inmigrantes que retornan a sus a países de origen para que valoren el trato recibido.

"Pensamos que el punto de partida para cualquier relación positiva entre gente de diferentes culturas tiene que ver con la necesidad fundamental de entendernos unos a otros", comentó a Univision Noticias en Los Ángeles Mary Mihelic, coautora de esta instalación.


Obra de arte fronteriza cuestiona la humanidad de los procesos migratorios

Loading
Cargando galería

Su primera obra, destruida

Esta obra fue construida por Mihelic y David Gleeson, dos activistas que recorren Estados Unidos haciendo campaña contra Donald Trump y que en julio ya levantaron en ese mismo sitio –en Jacumba Hot Springs- un muro para mostrar su desacuerdo con los planes migratorios del candidato republicano a la Casa Blanca. Aquella instalación que simbolizaba el sinsentido del muro propuesto por Trump duró pocos días. Alguien fue hasta ese lugar en medio de ninguna parte, la destruyó y se llevó los materiales.

Cuando se enteraron, Gleeson y Mihelic –que residen en Philadelphia y Nueva York, respectivamente- regresaron a California se dedicaron alrededor de una semana a trabajar en un nuevo proyecto que sustituyera al anterior.

En esta ocasión, ya sin el colorido letrero de Trump como reclamo, echaron mano de elementos del entorno para diseñar esa obra que sirve como señal de bienvenida.

Los autores pensaron en cuestionar si los inmigrantes son o no buenas personas en respuesta a los comentarios de Trump, quien en sus discursos se quejó de que México envía a “malas personas” a EEUU, entre ellos “violadores” y gente que “vende droga”.

“Algunos, asumo, son buenas personas”, afirmó Trump en el discurso con el que anunció que se presentaba a la carrera por la nominación republicana para ser presidente de EEUU.

Despistar a 'la migra'

La instalación fue construida con viejas escaleras y bloques de cemento, y de ella cuelgan botines hechos con cuerdas y telas de mantas mexicanas que fabrican los inmigrantes para usarlos a su entrada en EEUU con el fin de no dejar huella cuando pisan los caminos arenosos de la desértica frontera.

Los agentes fronterizos tratan de limpiar los caminos para dejar la superficie lo más lisa posible con el objeto de que queden grabadas las pisadas de quienes pasan por allí, según relató Mihelic. Para barrer las sendas, los patrulleros emplean una estructura formada por una tabla con cuatro neumáticos enganchados. La arrastran con sus vehículos para igualar el terreno.

Siguiendo las instrucciones de Trump, los artistas remitieron una factura al presidente de México, Enrique Peña Nieto, por la construcción y mantenimiento del muro inicial, el que ya no existe. En vista del vandalismo sufrido, ahora piden públicamente el apoyo de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán –dicen que le mandarán una carta- para que se encargue de proteger su monumento fronterizo.

Lea también:


Publicidad