null: nullpx
Política

El rechazo a Trump: lo que tiene en común la nueva ola de hispanos que aspiran a cargos públicos

Ocho candidatos a las elecciones locales del 7 de marzo y el 4 de abril en Los Ángeles, inmigrantes o hijos de inmigrantes, decidieron dar el paso a la política por su oposición al presidente Donald Trump.
24 Feb 2017 – 6:41 PM EST

LOS ÁNGELES, California.- Unos cruzaron ilegalmente la frontera siendo niños, otros son hijos de padres que fueron deportados o que viven actualmente atemorizados por las 'redadas'. Se trata de ocho hispanos en Los Ángeles que compiten por un cargo público en las elecciones locales del 7 de marzo y el 4 de abril motivados por su rechazo a las políticas migratorias del presidente Donald Trump.

Esta oleada de hispanos aspirantes a políticos es un fenómeno que recuerda al ocurrido en California hace 20 años, cuando surgieron nuevos líderes latinos en respuesta a las posiciones antinmigrantes del gobernador republicano Pete Wilson.

“El factor Trump es similar al factor Wilson”, señala Antonio González, presidente del Proyecto para la Educación y el Registro de Votantes del Suroeste (SVREP). “Hay una combinación de coraje y miedo en la que hay una cuestión de resistir, que se manifiesta en unos sectores a través de las protestas y, en otros, postulándose como candidatos”, explica.


De ese activismo nacieron las carreras de Kevin de León, actual presidente del Senado; Fabián Núñez, antiguo legislador estatal; de Antonio Villaraigosa, exalcalde de Los Ángeles y candidato a la gubernatura; de Gil Cedillo, veterano legislador y edil angelino, y de Álex Padilla, secretario de estado de California.

“Me recuerda a los años 90, cuando sobrevivimos a la proposición 187”, dijo Padilla a Univision Noticias, en referencia a la iniciativa apoyada por el gobernador Wilson que negaba servicios públicos como la educación y la sanidad a las personas indocumentadas.

También se le atribuye a Wilson y a la 187, que eventualmente fue derrotada en los tribunales, el actual dominio demócrata en California, por el despertar del voto latino.

La nueva ola de políticos hispanos

Univision Noticias entrevistó a estos ocho aspirantes a una curul en el Congreso de EEUU y del influyente Concilio de Los Ángeles, y a pesar de que cada uno tiene propuestas distintas, coinciden en la intención de enfrentar desde su asiento el plan de deportaciones masivas, la construcción de un muro en la frontera con México, la eliminación de alivios migratorios y otras iniciativas del gobierno de Trump.


Ocho hispanos que inician su carrera política como respuesta al triunfo de Donald Trump

Loading
Cargando galería


Aspirantes al Concilio

Olga Ayala, una de las candidatas que surgieron en respuesta a la administración Trump, cuenta que en 1973 cruzó ilegalmente “el cerro”, como le dicen a la frontera entre México y Estados Unidos. Tenía 15 años. Hace poco más de una década logró regularizar su situación.

“Después de 20 años de lucha y retos, de repente sale todo esto. Me di cuenta que los inmigrantes no nos hacemos ciudadanos, ni competimos para puestos políticos”, dice la candidata al Distrito 7 del Concilio, que representa el noreste del Valle de San Fernando, una silla que quedó libre tras la salida del antiguo titular, Felipe Fuentes, quien renunció para trabajar en una agencia de cabildeo.

La hija de un jardinero y una ama de casa, asegura que su experiencia como indocumentada daría un nuevo aire al Concilio. “Tienen que estar en nuestros zapatos para entendernos”, agregó.

David de la Torre tenía ocho años cuando dejó su natal Zacatecas para instalarse con su familia en Los Ángeles, donde llegó como indocumentado sin pensar que algún día estaría compitiendo por el Distrito 13 del Concilio, que abarca el afamado barrio de Hollywood. Recién llegado a este país, en la década de 1980, él vivió en carne propia el drama de una separación familiar.

Un ejecutivo de una empresa en el puerto de Los Ángeles, De la Torre dice que si gana la elección abogaría por un permiso de estancia para los que no tienen papeles. “Que haya un alivio migratorio para que los indocumentados estén sin el temor de ser arrestados y separados de sus familias”. Si bien, las autoridades locales no pueden expedir permisos migratorios, pues es potestad del gobierno federal.

La madre de Carlos Lara toma sus precauciones al salir a la calle, porque teme ser detenida en un operativo de ICE.

“He visto el miedo en mi madre, en familia”, dice este joven de 22 años, que en septiembre pasado, cuando Trump buscaba la candidatura presidencial republicana, decidió registrarse como candidato al Distrito 7 del Concilio angelino.


“Me motivaron para hacerlo mis padres y otros familiares, al verlos preocupados. Trump estaba compitiendo y vi muchas cosas que me hicieron desilusionar de los políticos”, comenta quien trabaja como reclutador para el colegio comunitario Mission College.

Si gana la elección, el promete colaborar con los legisladores federales para defender a los migrantes. “Protegería con todos los recursos a mi disposición para asegurarme de que ICE no se meta en mi distrito”, afirma el joven.

Adriana Cabrera, de 24 años, afirma que busca representar a Sur Los Ángeles, dentro del Distrito 9 del Concilio de Los Ángeles, para ser una voz para "los miles de indocumentados que no tienen voz".

Sus padres, originarios de Puebla y empleados en talleres de costura, no han logrado regularizar su estatus migratorio.

Una de sus propuestas de campaña es que los habitantes de Los Ángeles, sin importar su estatus migratorio, puedan participar en elecciones locales, como ya lo hacen en votaciones para cargos voluntarios en los Consejos Vecinales. “Su voz se ha quedado atrás”, lamenta.

Franki Becerra es hija de un mexicano que cruzó ilegalmente la frontera a la edad de 12 años.

Nacida y criada en el Valle de San Fernando, Becerra afirma que compite por el Distrito 7 del Cabildo para echar abajo las iniciativas antinmigrantes de Trump.

“No he visto que los políticos hablen por la comunidad y eso me rompe el corazón. La gente tiene miedo de salir de sus casas por miedo de que la deporten y no vuelvan a ver a sus hijos”, dice Becerra, de 44 años y gerente de la oficina en Los Ángeles del secretario de estado, Alex Padilla.

Aspirantes al Congreso

Arturo Carmona pensó que era tiempo para concretar lo que él considera “un llamado a un liderazgo migrante”, cuando Xavier Becerra dejó su puesto en el Congreso (Distrito 34) para ocupar el cargo de procurador general de California.

Criado en el suroeste del condado de Los Ángeles, Carmona, de 38 años, asegura que le nació el deseo de ser legislador federal tras el triunfo de Trump. “La elección de Trump deja claro que se necesitan oficiales electos que realmente estén comprometidos con las comunidades más vulnerables, con los indocumentados”, comentó.

Los padres de Carmona, ambos de origen mexicano, llegaron a este país sin documentos migratorios y eventualmente se legalizaron. Si le favorece el voto, dice, luchará por los más 11 millones de almas que viven bajo las sombras. “Vamos a trabajar con todo para derrotar la agenda de Trump”, comentó.


Sara Hernández, otra aspirante a la silla que dejó vacante Becerra, no titubea al decir: “Mi campaña es para luchar contra Trump”.

Hija de padres oriundos de Guanajuato, ella promete luchar para que finalmente se concrete una reforma migratoria, una iniciativa que choca con las acciones de la actual Administración.

“Con la elección de Donald Trump nuestras comunidades están bajo ataque, sean indocumentados o no”, mencionó la candidata.

Mientras que María Cabildo, en la misma contienda, relata que después del triunfo de Trump se enojó tanto que tomó la decisión de enfrentarlo cara a cara, en el Congreso.

De 49 años, la aspirante se ha comprometido en campaña a frenar los planes de expulsiones masivas de la nueva administración. “Estoy muy preocupada por la política migratoria de Trump, su plan de contratar a más agentes de la Patrulla Fronteriza y encontrar vías para que policías locales deporten a más personas”, dijo.

Más contenido de tu interés