null: nullpx
Salud Infantil

El collar de ámbar para el bebé, una creencia curativa que podría estrangularlo

El reciente caso de un niño que aparentemente murió al estrangularse con un collar de ámbar revive los cuestionamientos sobre este accesorio al que atribuyen propiedades analgésicas.
12 Oct 2016 – 6:18 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Cuando el pasado 5 de octubre Danielle Morin acudió a una guardería de Fontana para recoger a su hijo Deacon Rayn Morin, de 18 meses de edad, lo que encontró fue a paramédicos tratando de revivir a su bebé.

Los encargados de la guardería 'Little Impressions/Marriot' le dijeron que mientras el niño dormía se había asfixiado con el collar de ámbar que llevaba puesto.

Aunque la madre considera que la guardería intenta encubrir su responsabilidad en la muerte del niño, el caso reaviva los cuestionamientos sobre el el uso y la utilidad del collar de ámbar al que le atribuyen propiedades analgésicas para calmar el dolor que padecen los bebés durante la dentición.

No se sabe si hay otros casos de niños muertos por estrangulación o asfixia debido al collar de ámbar, pero tampoco se tiene evidencia científica de que alivie las molestias de la etapa de formación, salida y crecimiento de dientes.


Lo que los pediatras sí tienen claro es que el accesorio representa un peligro para los infantes.

“Es un riesgo doble, de estrangulación y asfixia”, explicó la doctora Natasha Burgert en un artículo del New York Times.

De hecho, recalcó la doctora, el riesgo no es sólo para los bebés en dentición, sino para todos los niños en general, ya que la Academia Americana de Pediatría recomienda no usar ningún tipo de joyería o accesorios en los infantes.

“A veces como padres somos muy quisquillosos sobre lo que nuestros hijos comen, usan, qué medicamentos toman, etc. Creo que deberíamos ser igual de meticulosos y estrictos cuando usamos este tipo de remedios ‘naturales’ que no sirven de mucho y además añaden riesgos que sí son muy reales como un estrangulamiento”, señala la pediatra Isabel Rangel en el blog que publica consejos para el cuidado de los bebés.

El collar de ámbar ha sido prohibido en algunos países europeos, mientras que en 2010 el gobierno de Canadá emitió una alerta a los consumidores sobre el riesgo para los bebés que representa el producto.

Un reciente informe del Centro para el Control de Enfermedades refiere que en Estados Unidos murieron de manera accidental 991 niños menores de un año manera en el 2014, ya sea por asfixia, estrangulamiento o ahogados por ingerir algún objeto. Se estima que cada año unos 7 mil niños menores de tres años llegan a las salas de emergencia de los hospitales por esas mismas causas.



De la medicina a los remedios

Durante la etapa de formación, salida y crecimiento de los dientes, que suele iniciar a los 4 meses y puede extendenderse hasta los 26 meses de nacido, los pediatras recomiendan los juguetes de goma para que los niños muerdan, el masaje de encías o medicamento adecuado para la edad del infante.

Sin embargo algunas mamás o papás han recurrido al llamado collar de ámbar que supuestamente libera una sustancia cuando sus piedras se calientan por la temperatura corporal del bebé, la cual pasa a través de la piel al sangre y alivia el dolor.

Tales propiedades analgésicas se las atribuyen al ácido succínico que contiene el ámbar, algo que los científicos han desestimado.

"El ámbar sí contiene ácido succínico, pero no es muy volátil por lo que habría calentarlo hasta al menos 200 grados Celsius para sacarlo del ámbar y que entre al torrente sanguíneo de un bebé. En términos sencillos, es extraordinariamente poco probable", declaró Allan Blackman, profesor de química de la Universidad de Auckland.

Hay quienes catalogan el uso del collar de ámbar entre esos remedios caseros basados en creencias sin sustento, como solía serlo el voltear a los bebés de cabeza y darle palmaditas en las plantas de los pies para sanar lo que se conocía como 'mollera caída'.


Más contenido de tu interés