null: nullpx
Inmigrantes indocumentados

Dreamers no festejan en el quinto aniversario de DACA: "Nuestros sueños están bajo ataque"

Paulina se acaba de graduar de UCLA y Manuel trabaja en una compañía de tecnología. Sus logros no serían posibles sin haberse beneficiado del programa que le ha dado desde hace cinco años alivio migratorio a miles de jóvenes en todo el país, pero ahora se ven amenazados por la administración Trump y temen regresar a las sombras.
15 Ago 2017 – 7:30 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Paulina Ruiz, una inmigrante mexicana de 26 años, no tuvo este martes el ánimo para celebrar el quinto aniversario del programa que le cambió la vida, la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), pero salió a las calles para unirse a la lucha para que este alivio migratorio continúe vivo.

Ruiz, una dreamer que padece secuelas de parálisis cerebral y por eso está en silla de ruedas, ve un futuro incierto si el presidente Donald Trump decide dejar en el limbo a casi 800,000 beneficiarios de DACA. "Si me quitan DACA mi vida volvería a las sombras y para alguien en mi condición física, que es muy difícil encontrar trabajo incluso con DACA, sería triplemente difícil", dijo.

Ella teme que, entre otras cosas, deje de recibir atención médica adecuada. "He necesitado de muchas cirugías y visitas al doctor, lo cual es muy costoso para un indocumentado", señaló esta joven que llegó al país desde los 6 años y se acaba de graduar de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Por eso, ella se unió a los cientos de dreamers que este martes protestaron y visitaron las oficinas de legisladores federales abogando por la permanencia de DACA.

Estas acciones se presentan un día después de que California demandó al gobierno federal por sus amenazas de bloquear fondos a las ciudades santuario, alegando que ponen en riesgo a la seguridad pública.

"Durante esta administración nuestros sueños se volvieron pesadillas. Nuestros sueños están bajo ataque", dijo por su parte Manuel Jiménez, un dreamer que estudia biología y trabaja en una compañía de tecnología.

"Esta administración no nos quiere aquí, pero nosotros no estamos haciendo nada malo, somos estudiantes y trabajadores, estamos contribuyendo al país", agregó este inmigrante, que este martes también salió a defender DACA.

Nacido en Nicaragua hace 20 años, Jiménez quiere ser un neocirujano y ayudar a su comunidad. Pero según él este anhelo quedaría descartado si el gobierno de Trump elimina DACA. "El programa nos dio aire fresco, nos da un sentido de alivio y nos permite ir a la universidad, realizar los sueños que tuvimos desde niños", dijo.

Inmigrantes indispensables

A lo largo del país, los llamados DACAmentados encabezaron distintas manifestaciones.

En Los Ángeles, ellos tuvieron el respaldo del sector sindical. "No permitiremos que 800,000 jóvenes con estatus legal se vuelvan indocumentados", dijo María Elena Durazo, dirigente del sindicato UNITE HERE Local 11, que representa a 23,000 empleados de hoteles y restaurantes en California y Arizona.

"La prosperidad de las hospederías y el turismo dependen de los inmigrantes", agregó Durazo.

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición ProDerechos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA), coincidió en que la economía del país depende de la continuidad de DACA. "Mantengan el programa vigente y sostengan el sueño de los jóvenes estadounidenses", exigió ella.

En el evento realizado en un parque cerca del centro de Los Ángeles se mostraron carteles con las frases "No toques mi DACA" y "Ningún ser humano es ilegal". En un momento, decenas de dreamers unieron sus voces para pedirle al presidente: "¡Donald Trump haz lo correcto!".

De dreamers a doctores: los jóvenes que quieren estudiar medicina y no tienen papeles

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés