null: nullpx
Inmigración

Dos madres están varadas en México acusadas de ser 'coyotes' por traer a sus hijos indocumentados

Un cambio en la política migratoria mantiene a dos mexicanas alejadas de sus familias, pues recientemente les negaron la entrada a este país a pesar de que fueron pedidas por sus esposos con papeles, acusándolas de tráfico humano por facilitar que sus hijos ingresaran ilegalmente a Estados Unidos.
18 Abr 2018 – 05:27 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

LOS ÁNGELES, California.– María Saldívar y Claudia Cisneros, dos madres mexicanas que vivieron en Los Ángeles durante varios años, no se conocen, pero comparten una historia similar. Ambas acudieron a una cita en un consulado estadounidense en México con la esperanza de obtener una residencia permanente a través de sus esposos, pero allá –según ellas– las acusaron de ser traficantes de personas por haber traído a sus hijos ilegalmente a Estados Unidos y les negaron la entrada al país.

María, madre de cinco hijos, se quedó en México desde su entrevista con un agente migratorio el 2 de enero; mientras que Claudia, quien tiene tres hijos, está varada en la frontera desde el pasado 12 de marzo.

"Me trató como si yo hubiera sido una 'coyote' por pasar a mi hijo (a EEUU). Pero yo siento que no hice nada malo, porque yo mandé por mi hijo y para mí eso no es un delito", dijo Claudia en una entrevista con Univision 34, en la cual mencionó que un agente federal le afirmó que en la base de datos estaba registrado que era responsable de que su hijo pasara la frontera sin papeles a la edad de 6 años.

"Le dije que yo no lo había llevado y me dijo que él tenía todo en la computadora", relató esta mujer. "Decía que yo tenía un castigo de 10 años", agregó.

Claudia fue a la cita en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, con su hijo mayor, Bryan Vega Cisneros, ahora de 17 años, y su bebé de 8meses, quien nació prematuramente en EEUU y por ello necesita constantes revisiones. Al salir de la sede diplomática, ya con la mala noticia a cuestas, esta madre y sus dos hijos se fueron a casa de unos parientes en Tijuana. Ahí han estado desde entonces.

Su esposo, Moisés Vargas, quien se quedó con su hija de 10 años en Riverside, aseguró que su bebé ha perdido citas con su pediatra, que considera importantes por su delicado estado de salud, debido al fallido trámite migratorio de Claudia. "Tenía que ir ayer (lunes) y no pude ir por él", lamentó este hombre quien tiene residencia permanente y por eso pidió a su esposa.

Bryan, cuyo proceso migratorio también fue rechazado, contó con pesar que su vida ha dado un giro negativo. "Desde chiquito he estado acostumbrado a vivir allá (en California) y lo más importante, mi escuela. Yo tenía muchos sueños, yo quería ser un cirujano", dijo el adolescente en una videollamada con Univision.

Desde febrero de 2017, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) advirtió que presentaría cargos de tráfico humano contra los padres de menores traídos ilegalmente a este país, con el objetivo de "interrumpir y desmantelar de extremo a extremo los caminos ilícitos utilizados por organizaciones criminales transnacionales y facilitadores de contrabando humano".

En total, 4,605 menores no acompañados fueron detenidos en la frontera EEUU-México del 1 de octubre de 2017 al pasado 31 de marzo, abarcando el primer semestre del año fiscal 2018, de acuerdo a estadísticas de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP). Esta cifra representa un descenso del 12% comparado con la primera mitad del ciclo 2017.

Los grupos más grandes de niños que terminaron bajo custodia migratoria provenían de Guatemala (2,274), Honduras (845), El Salvador (446) y México (931).

En ese periodo, los funcionarios de la Patrulla Fronteriza también detuvieron a 24,446 unidades familiares, un aumento del 22% respecto al año fiscal 2017. La mayoría fueron interceptados en los sectores de Laredo y El Paso (Texas), así como en el de San Diego (California).

El gobierno de Trump asegura que el 90% de los niños detenidos en la frontera son entregados a familiares en EEUU y que investigaciones han confirmado que estos "han contratado los servicios de organizaciones criminales de contrabando humano".

"Nuestro mundo cambió instantáneamente"

A María, quien era maestra en una iglesia, se le vino el mundo encima un día después de la celebración por la llegada del Año Nuevo. Su familia asegura que en el consulado estadounidense en Ciudad Juárez le impusieron un castigo de 10 años porque en 1989 cruzó ilegalmente la frontera con sus tres hijos, entonces de cuatro y dos años, así como un bebé de apenas 9 meses.

Ahora ella vive con familiares en Guadalajara, esperando pronto reunirse con los suyos.

"La pérdida de su presencia diaria no solo se siente con nosotros, sino también dentro de nuestra comunidad, donde ella era una voluntaria dedicada", expresó su hijo mayor, Héctor Saldívar Jr., de 32 años y quien abrió una cuenta en la página GoFundMe para cubrir los gastos legales de este caso. A la fecha han recaudado más de 8,300 dólares.

"Ella es nuestra brújula moral, nuestro sistema de apoyo y nuestra luz guía", dijo Saldívar Jr.

La petición para los documentos que permitan legalizarse a María la hizo su esposo, Héctor Saldívar Sr., quien se convirtió en ciudadano estadounidense hace cuatro años. Al poco tiempo de obtener su certificado de naturalización comenzó el proceso migratorio para su esposa.


La familia Saldívar pasó la Navidad en su casa en Los Ángeles y un día después los padres viajaron a Ciudad Juárez con la esperanza de que María finalmente estuviera legalmente en EEUU. Pero en México recibieron la mala noticia.

"Estuvimos conmocionados, entristecidos y enojados cuando nuestro padre llamó desde México la mañana del 2 de enero de 2018 para decirnos que nuestra madre no regresaría como se esperaba", contó Saldívar Jr. "Nuestro mundo cambió instantáneamente y nuestra familia ha estado luchando para que regrese. Nos preguntamos: ¿Cómo pudieron hacerle esto a nuestra madre?", agregó.

Según abogados, los casos de estas mujeres podrían dar un viraje sometiendo perdones migratorios por haber vivido ilegalmente en el país durante más de un año y por haber colaborado para que sus hijos ingresaran al país sin documentos. Por eso, recomiendan buscar el asesoramiento de un experto legal antes de acudir a citas migratorias en México.

"Si se dan cuenta que tuvo un hijo en el extranjero y que el niño entró ilegalmente a Estados Unidos entonces le imponen este castigo a los padres", explicó la abogada Noemí Ramírez, quien mencionó que al someter los perdones migratorios la estancia en México se puede reducir a un año y medio.

En el caso de Claudia, quien tiene un bebé con problemas de salud, ella podría solicitar una visa humanitaria para que este reciba tratamiento médico en este lado de la frontera, dijo Ramírez.

Desde Tijuana, su hogar temporal, esta madre confía en que su familia volverá a estar unida en Riverside. "Esperemos que pronto podamos estar juntos", señaló en una videollamada.

Vea también:


Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés