null: nullpx
Tiroteos

Dentro de la suite 32-135: así quedó la habitación desde donde Paddock perpetró la masacre de Las Vegas

Desde su llegada al Mandalay Bay, seis días antes del tiroteo, ningún empleado notó nada extraño en Stephen Paddock. Las camareras no vieron señales de alguna actividad rara, ni sospecharon de sus 10 maletas. Se cree que él mismo introdujo el equipaje a su habitación.
4 Oct 2017 – 8:28 PM EDT

LAS VEGAS, Nevada.- Stephen Paddock, autor de la masacre de Las Vegas, llegó al Mandalay Bay el 26 de septiembre, seis días antes del tiroteo. Se hospedó en la suite 32-135, una de las más grandes del hotel, donde preparó el tiroteo con el que acabó con la vida de casi 60 personas. Su plan incluyó la instalación de cámaras dentro y fuera de su habitación en el piso 32. Tuvo seis días para colocarlas.

Paddock, de 64 años, era residente de Mesquite, a 80 millas de Las Vegas. A menudo visitaba la 'ciudad del pecado' y algunos medios locales señalan que jugaba más de 10,000 dólares por día y en algunas ocasiones hasta más de 20,000 y 30,000. Pero algunos empleados del Mandalay Bay entrevistados por Univision Noticias no lo identificaban como un cliente frecuente, por lo menos de ese hotel.

"Vi su cara por primera vez hasta que apareció en las noticias", contó un hombre que lleva ocho años trabajando en el establecimiento. "Tal vez visitaba otros casinos".

Los movimientos de Paddock durante los días previos a la matanza, el momento de la masacre y el operativo de las agencias se revisan en 67 videos que fueron tomados con cámaras de seguridad del casino, celulares de testigos, cámaras corporales de los oficiales, así como de los dispositivos del pistolero.

El autor de la masacre estaba hospedado en la suite 32-135, la cual tiene dos cuartos y es una de las más grandes del hotel. Tenía una privilegiada vista hacia el aeropuerto, otros casinos, el bulevar Las Vegas y el festival de música country Route 91, que él interrumpió a balazos. Rompió dos ventanas, que casi llegan hasta el techo, para descargar los rifles. Sus miles de víctimas se encontraban a 400 yardas de distancia.


Desde su llegada al hotel, el 26 de septiembre, nadie notó algo extraño en él. Las camareras no vieron señales de alguna actividad rara, ni los empleados sospecharon de las 10 maletas que tenía en su cuarto Paddock. Se cree que él mismo introdujo el equipaje a su habitación, en el transcurso de varios días.

Las autoridades confirmaron que son auténticas las fotografías que se conocieron este martes y se ven en el video del Noticiero Univison, en las que se observa a Paddock tras haber perpetrado la masacre, tendido en el suelo junto a dos armas de estilo militar, incluyendo una con trípode y un cargador.

Las imágenes también muestran otro armamento que tenía disperso en la habitación, los rifles que habría usado y lo que parece ser una nota sobre la mesa. Debido a la filtración de esas imágenes se realiza una investigación interna en la Policía Metropolitana de Las Vegas.

El operativo

Según los reportes oficiales, no hubo un enfrentamiento a tiros entre los guardias de seguridad del casino, los agentes del Sheriff y el autor de la masacre. Cuando llegaron lo encontraron muerto.

Para llegar a su habitación se montó un operativo que fue asegurando cada cuarto entre los pisos 22 y 32 del Mandalay Bay. En total, la Policía encontró 23 armas en la suite 32-135 y 19 más en su casa, así como explosivos. Tenía rifles automáticos, armas estilo AR-15 y AK-47, y cientos de municiones.

"Por el tipo y la cantidad de armas en ese cuarto, estoy seguro que él premeditó todo lo que hizo", dijo este martes el sheriff Joseph Lombardo, de la Policía Metropolitana de Las Vegas.

Pero sobre esos planes es poco o nada lo que se sabe. Sus vecinos en Mesquite lo recuerdan como un hombre que "parecía normal" y su hermano, Eric Paddock, lo describió como alguien que jamás dio indicios de premeditar un acto violento.

Las pistas

En un café de Starbucks cercano a su casa, una empleada contó a Los Angeles Times que le gustaba regañar a su novia, Marilou Danley, de 62 años. Ella, quien se encontraba en Filipinas el día del tiroteo, es considerada una "persona de interés" en el caso. Las autoridades estadounidenses la hicieron regresar al país para interrogarla e intentar quitar el velo de misterio en esta masacre.

Paddock hizo una transferencia de 100,000 dólares a Filipinas días antes del tiroteo, declaró un funcionario estadounidense a la agencia AP, el cual fue informado por las autoridades policiales pero pidió guardar el anonimato porque carece de autorización para hablar públicamente debido a que la investigación está en curso.

Los investigadores aún intentan seguirle el rastro a ese dinero y también es por eso que Danley será fundamental en la pesquisa. "Prevemos que ella nos dará algo de información pronto", afirmó el sheriff Lombardo.

En fotos: Escenas de terror en el ataque durante un concierto en Las Vegas

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés