Incendios

"De las cenizas renaceremos": así se recupera el barrio más calcinado por el fuego en California

Miles de estructuras han colapsado por los fuegos en Santa Rosa, California. Pero se ensañaron con un vecindario: Coffey Park, que hoy parece una zona de guerra. Mientras buscan con coladores lo que queda de sus pertenencias entre las cenizas, los residentes agradecen que la vida les haya ofrecido una segunda oportunidad.
16 Oct 2017 – 8:13 PM EDT

SONOMA, California.- Bill Davis observa la calle Coffey como si intentara despertar de una pesadilla. A unas cuadras hacia el norte están los restos del hogar que habitó durante 23 años. Ni la chimenea quedó en pie la madrugada del 9 de octubre, cuando el infierno tocó a su puerta. La casa de los Davis y muchas otras en el barrio Coffey Park, en Santa Rosa, fueron devoradas por el fuego Tubbs, el más mortífero entre una veintena de incendios activos desde hace una semana en el norte de California.

“Cuando abrimos nuestro garaje ya había fuego y humo en nuestra calle. Nos tomó media hora avanzar tres cuadras en nuestros coches: fue aterrador”, dijo a Univision Noticias, Davis, recordando detalles de una amarga experiencia que aún no logra superar.

“De mi casa solo quedaron cenizas, hasta la chimenea se desintegró. Sigo en shock”, comentó este hombre que se gana la vida repartiendo correspondencia. Davis, de 55 años, asegura que dos de sus clientes están en la lista de 22 muertos identificados hasta ahora en el condado de Sonoma, el más afectado por los fuegos, de un total de 40.

En varios lugares de la ciudad de Santa Rosa alguien ha pegado hojas blancas con la frase: “De las cenizas renaceremos”. Davis cree que el lema refleja el sentir de su comunidad. “Creo que el sol volverá a salir para nosotros. Ha sido una experiencia dramática, pero sentimos que este es un nuevo comienzo en nuestras vidas”. Su vivienda tenía 1,500 pies cuadrados y estaba valorada en más de medio millón de dólares. Una aseguradora le reconstruirá la casa; en tanto rentará un apartamento.


Las primeras imagenes que dieron un adelanto de la magnitud de los daños causados por estos incendios fueron las del barrio Coffey Park en ruinas y zonas cercanas en Santa Rosa. Un cineasta que la filmó con su dron comparó la destrucción a una “zona de guerra”. La mayoría de las casas ahí se quemaron por completo.

Pero el drama no ha concluido en esa zona. Miles de nuevas evacuaciones se ordenaron en Santa Rosa este fin de semana, después de que fuertes vientos avivaron las flamas, que alcanzaron comunidades que habían librado el peligro. Tres incendios (Tubbs, Pocket y Nuns) se han ensañado con esa región, calcinando más de 92,000 acres y miles de viviendas.


Fuego y solidaridad

En las calles de Santa Rosa se sigue respirando humo y el constante andar de camiones de bomberos y patrullas recuerdan que sigue la emergencia, pero también es palpable la solidaridad.

Cerca del derrumbado barrio, un lote de estacionamiento se ha convertido en un tianguis gratuito donde los damnificados escogen ropa y zapatos.

A unas cuadras, un taller mecánico regala coladores improvisados que se elaboraron con marcos de madera y una malla metálica. Esperan que sirvan para separar artículos de valor (monetario o sentimental) que hayan quedado bajo los escombros y las cenizas.


“Quizás haya joyería o algunas otras cosas: espero que esté el anillo de matrimonio de mi esposo”, dijo Nancy Stone, cuya casa en Coffey Park quedó reducida a polvo. Ella aún lamenta que durante la evacuación no logró salvar a su mascota. “Salimos en menos de 10 minutos. Dejamos todo atrás. Ni siquiera pude agarrar mi celular: perdimos nuestro gato”, contó con lágrimas.

Stone, de 61 años, había vivido en esa casa desde 1980. Ahora confía en que pronto tenga una nueva. “Estamos resurgiendo de las cenizas, estamos agradecidos de estar vivos”, dijo.

Afuera de un supermercado de productos hispanos, el mexicano Isidro Farías, de 75 años, asegura que Santa Rosa es una comunidad “bendecida” y que saldrá pronto de esta mala racha. “Nos vamos a reponer”, expresó. Su hija también se quedó sin hogar por el fuego. “La lumbre venía de casa en casa, el viento la empujó. Y así le llegó a su casa. Era de dos pisos”, mencionó.

Frente a una pila de ropa usada, la mexicana María Aguilar buscaba alguna prenda para sus hijos. Ella y su familia fueron evacuados durante la madrugada del lunes. Un centro comercial ardió en pocos minutos y las flamas alcanzaron una habitación de la casa que alquilan los Aguilar. “No se podía respirar. Abrí la ventana de la sala y empezó todo peor. Cuando salimos ya estaban cayendo bracitas”, dijo.

Los Aguilar ahora viven en una pequeña casa móvil que les prestaron. Perdieron la ropa y un colchón, pero agradecen que están vivos. "A otra gente le fue peor", dijo María Aguilar. "Nosotros estamos bien, gracias a Dios”

Fotos: Coffey Park, el barrio más calcinado por el fuego en California

Loading
Cargando galería


Más contenido de tu interés