null: nullpx
Marihuana

California ante el 'boom' económico de la marihuana

La legalización del cannabis para uso recreativo crearía un negocio similar al del café o el alcohol en este estado.
27 Sep 2016 – 10:11 AM EDT

LOS ÁNGELES, California.- El negocio de la marihuana en California podría igualar al del café y el del alcohol si finalmente los electores votan en noviembre a favor de legalizar esta droga en el estado más rico de EEUU, según explicaron los analistas que asistieron a la conferencia de dos días 'El Estado de la Marihuana' que comenzó el lunes en Long Beach.

El evento congregó a políticos, investigadores, empresarios y activistas que conversaron sobre las perspectivas de un sector que está a las puertas de una revolución económica que implicará creación de empleos e ingresos millonarios. Los opositores a legalización aseguran que la regulación del cannabis en California sería un riesgo para la seguridad en las carreteras, para la salud y facilitaría que más jóvenes se iniciaran en el consumo.

Será la tercera vez que los californianos tendrán en la boleta electoral una propuesta que permitiría poseer, transportar y consumir hasta una onza (28 gramos) de cannabis y cultivar hasta seis plantas. Pero en esta ocasión la propuesta 64 llega con el apoyo del 60% de los votantes (según una encuesta), del vicegobernador Gavin Newson, del influyente rotativo Los Angeles Times, entre otros.

“Las ganancias económicas serán enormes, enormes”, afirmó Susan Soares, organizadora de la tercera conferencia anual El Estado de la Marihuana, que este lunes y martes se realiza en el barco Queen Mary en Long Beach, donde en 2012 se prohibió la venta de la hierba para fines medicinales.


“Se ha dicho que la industria de la marihuana en California igualará a la del café”, agregó Soares.

El impacto económico que se experimentaría aquí se calcula en base a lo observado en los cuatro estados que ya permiten el consumo del cannabis con fines placenteros: Colorado, Washington, Alaska y Oregón. Se anticipan ganancias de 15,000 millones de dólares o más por año y se espera que la generación de impuestos sea similar a la de la venta de bebidas alcohólicas.

“Se empezará de cero y se avanzará a proporciones masivas”, expresó Nate Bradley, director ejecutivo de la Asociación de la Industria del Cannabis en California (CCIA), quien participó como moderador en la ponencia ‘Qué se espera en enero de 2018’, planteando la entrada en vigor de la Propuesta 64.

Bradley expuso que si la medida es favorecida por los electores la venta de la hierba pasaría de generar los actuales 100,000 empleos, por la distribución de cannabis con fines medicinales, legal desde hace 20 años, a un millón de puestos de trabajo en los cinco años posteriores a su implementación.

Empleos que huelen a marihuana

CCIA estima que en los primeros años las ganancias serían de hasta 7,000 millones de dólares y vaticina que podrían subir a 20,000 millones para el año 2025.

“Se crearán trabajos en varios sectores: en ventas, transporte, bodegas, construcción, diseño gráfico y muchos más”, dijo Bradley, quien subraya que se derrumbaría el cultivo ilícito ahora controlado por los carteles de la droga. “Ahora ese dinero llega a ‘El Chapo’ Guzmán (líder del cartel de Sinaloa)”.

A decir de Stephen DeAngelo, fundador del dispensario de marihuana Harborside Health Center de Oakland, considerado el más grande del país, el mercado del cannabis crecerá tanto que sería inevitable que el capitalismo tome partida y desplace a los pequeños productores.

“Esa colisión monumental entre el mundo de la marihuana y el de las corporaciones no se podrá evitar, porque para estar en el mercado principal de Estados Unidos se debe pasar por el mercado de la comercialización”, mencionó DeAngelo. “El éxito de la industria es alentador y motivador”, agregó.


Algunos de los temas que se analizaron en la conferencia fueron la participación de los gobiernos locales en la regulación de la hierba, los retos financieros y legales que traería la Proposición 64, la injerencia de la administración federal ante dicha iniciativa, entre otros.

“La regulación es la mejor manera de proteger a nuestra gente”, comentó Jeannine Pearce, concejala de Long Beach, donde en noviembre los votantes también elegirán dos medidas: una que propone reabrir los colectivos de la hierba para uso médico y otro que pide aplicar un gravamen al cannabis.

En el evento también participó el edil angelino Paul Koretz, otro simpatizante del uso de la marihuana como paliativo para males como el cáncer y el VIH. El concejal, quien siendo legislador estatal redactó la norma que regularizó a los dispensarios, también apoya la idea de que se consuma por placer.

“El mejor argumento a su favor es que ayuda a que la gente esté viva y sana”, dijo Koretz.

Lea también:


Publicidad