Abuso Infantil

Así es la casa basurero habitada por 20 niños en el sur de California

Los menores fueron rescatados el 1 de septiembre aunque se desconoce su estado y qué les llevó a habitar en esa vivienda.
8 Sep 2016 – 5:15 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Pilas de desechos por doquier, un hedor insoportable, heces de perros en cada rincón, un refrigerador vacío y la oscuridad como elemento cotidiano por falta de electricidad hicieron de esta casa en la desértica ciudad de Victorville, en el sur de California, un lugar inhabitable en el que durante meses vivieron 20 niños hasta que fueron rescatados por las autoridades.

Los menores, de edades comprendidas entre los 2 meses y los 17 años, se movían con escasa supervisión por entre el basurero donde habían hecho su hogar cinco mujeres, todas ellas detenidas y cuya relación con los pequeños no está clara. Dos de ellas estaban bajo los efectos de alguna droga.

La Agencia de Control de Animales rescató a 20 perros (dos de estos muertos) que también estaban en la propiedad.

El Departamento del Sheriff del Condado de San Bernardino (SBSD) guarda silencio respecto a este caso que salió a la luz el 2 de septiembre, luego de que el día anterior los agentes acudieran al lugar, una vivienda de la calle Eto Camino de Victorville, para apoyar al Departamento de Servicios Infantiles y Familiares, que tenía previsto hacerse con la custodia de los menores.


Las condiciones infrahumanas de una casa en Victorville

Loading
Cargando galería

Desde el viernes pasado, ninguna información oficial ha trascendido sobre el caso a pesar de los numerosos intentos de Univision Noticias por conocer lo que ocurría en aquel lugar que algunos han llamado ya la 'casa de los horrores'.

No está claro quién fue la persona que reportó las condiciones de la vivienda.

La casa de los horrores

Un cartel en el portón de la cochera advierte que es peligroso habitar esa residencia. Quienes lo intenten estarán cometiendo un delito, se lee en la misiva dejada allí por las autoridades. Casi una semana después del desalojo, un reportero de Univision Noticias en Los Ángeles pudo comprobar que la vivienda era accesible y las puertas no estaban selladas. Entre todo el desorden había ropa amontonada como si alguien aún anduviera por allí.

La casa huele a podrido, una mezcla de hedores de comida en mal estado, moho, y heces. La penumbra domina gran parte de las estancias repartidas en dos pisos. No hay electricidad, agua potable, ni gas. Montañas de basura cubren la sala, los cuartos, la cocina, el garaje y el patio trasero. La alberca, algún día quizás llena de agua, ahora lo está de juguetes viejos, llantas, electrodomésticos inservibles, entre otros desperdicios.

Nadie se encontraba en su interior el miércoles por la tarde, pero los vecinos creen que siguen llegando desamparados, posibles dueños de cuatro coches estacionados alrededor de la propiedad.

“Aquí andaban los niños, sin supervisión, algunos de pañales y otros más grandecitos”, contó Salvador Ochoa, un vecino que notó desde el año pasado que muchas personas habitaban la vivienda.

“Siempre había mucha gente, siempre andaban corriendo los niños. Había varios hispanos y también negros. Unos dormían en sus carros y otros, adentro”, relató.

Otro residente que pidió solo ser identificado como Rick afirmó que también le desconcertó la presencia de adolescentes embarazadas. “Tenían como unos 15 años y estaban embarazadas, ni las podía contar, como a los bebés que corrían en el patio, tampoco los podía contar”, dijo el hombre.


“Era un problema de salud pública”, agregó.

“Los fines de semana aquí había más gente, hacían carne asada, jugaban baloncesto, futbol. A veces entre ellos se peleaban”, contó Ochoa, quien aseguró que algunos vecinos tenían miedo de acercarse a recoger la correspondencia que se depositaba en el buzón comunitario que está frente a la casa.

Por el momento, el Departamento de Menores y Servicios Infantiles del condado de San Bernardino ha guardado silencio respecto a la situación de los menores rescatados. “El condado no puede comentar sobre incidentes específicos”, comentó a Univision Noticias, Marlene Hagen, directora de la dependencia, quien recalcó que su labor es velar por la seguridad de los menores en esa zona.

“El bienestar de los niños en nuestra comunidad es una alta prioridad”, recalcó Hagen.
Por su parte, el Departamento del Sheriff de dicha jurisdicción ha sido más hermético. El viernes, la agencia pedía la colaboración del público para esclarecer el caso.

La crisis del desamparo en Victorville

De acuerdo a la Fundación Time For Change, que desde 2002 asiste a mujeres y niños indigentes, la casa ubicada en la calle Eto Camino no es la única en Victorville, ni en el resto del condado de San Bernardino, que habría sido ocupada por familias que están en el desamparo.

“El problema es que hay mucha gente viviendo en casas abandonadas y eso es grave para los niños, por su salud y porque no van a la escuela”, alertó David Reina, director de desarrollo de esa fundación.

Time for Change, que cuenta con un albergue en la ciudad de San Bernardino, calcula que el 41% de los 1,860 indigentes registrados en dicha jurisdicción viven en las calles acompañados por sus hijos. No se sabe cuántas residencias en San Bernardino albergan indigentes aunque Reina cree que son numerosas. Se estima que unas mil casas en el condado de San Bernardino fueron embargadas tras la última crisis hipotecaria.

Según un conteo oficial, en la ciudad de Victorville hay 264 desamparados, ocupando así el segundo lugar con más alta concentración de indigentes entre las 24 ciudades de ese condado.

“Muchos escogen ese lugar porque está en el desierto y es más fácil entrar a las casas abandonadas”, explicó Reina.

Según datos oficiales del condado de San Bernardino, el inmueble fue adquirido en 2008 por una mujer que sería la única propietaria de la finca. El precio de la casa en el mercado ronda los 150,000 dólares.

También lea:


Publicidad